Las primeras historias del rock en Chile llegan a la Feria del Libro

En "Prueba de sonido" David Ponce resume la evolución del género en nuestro país, desde 1956 a 1984. El libro ya está a la venta en la Filsa, donde será presentado este domingo.

Las primeras historias del rock en Chile llegan a la Feria del Libro
El libro llega este viernes a las librerías, pero ya se puede adquirir en la Feria del Libro ($16 mil), donde Arlette Jequier (MediaBanda) y Juanita Parra (Los Jaivas) lo presentarán este domingo (18:00 horas).
Foto: Ediciones B
Los integrantes de Aguaturbia en la clásica portada de su disco homónimo. Una imagen también impresa en la completa colección de fotografías con que Ponce ilustra sus ''primeras historias del rock en Chile''.
Los integrantes de Aguaturbia en la clásica portada de su disco homónimo. Una imagen también impresa en la completa colección de fotografías con que Ponce ilustra sus ''primeras historias del rock en Chile''.
Foto: Arena

SANTIAGO.- Según los tiempos que corran, hay ciertas sensaciones ambientales y ondas nostálgicas que inundan la atmósfera, y que a la hora del revisionismo hacen marcar cierta tendencia. De este modo, hoy por hoy la hegemonía la tienen innegablemente los 80.

Así, no sólo se rellenan happy hours y sobremesas con el ya reiterativo comentario —con mezcla de sorna y vergüenza— en torno a elementos como pantalones amasados, cabelleras escarmenadas, mocasines y chasquillas antigravitacionales. También salen a colación diversidad de bandas, desde el punk más under de los Pinochet Boys hasta los problemas colegiales de Engrupo, más todos los que engrosen el set list de alguna fiesta "80's forever" este fin de semana.

Pero antes de eso, Chile ya estaba lleno de rock. Un estallido que se remonta a los 50, cuando comenzaron las primeras importaciones del sonido tras el boom de Bill Haley and his Comets. Ésa es la historia que rescata el periodista David Ponce en su libro "Prueba de sonido", recién publicado por Ediciones B y cuyo lanzamiento será este domingo 16 de noviembre (18:00 horas, sala Pedro Prado) en el cierre de la Feria del Libro.


De este modo, Ponce —quien cuenta con más de 15 años de trabajo en periodismo musical, con particular interés en la producción nacional— recorre la historia del rock en Chile en un período que comienza en 1956 y que concluye precisamente en los 80, previo a la irrupción arrasante de Los Prisioneros en 1984, y a partir del testimonio que los propios protagonistas le entregaron en más de 200 entrevistas.

Así, se suceden en el libro nombres trascendentales y otros del recuerdo, como The Ramblers, Los Rockets, Los Blue Splendor, Los Mac's, Los Vidrios Quebrados, Aguaturbia, Congreso, Los Jaivas, Frutos del País, Arena Movediza, Tumulto y Florcita Motuda, hasta rockeros más contemporáneos como los pesados Dorso y Panzer, entre muchos otros.

Los distintos nombres han sido agrupados por el periodista según criterios temporales, de rol desempeñado, principios encarnados y estilos que representaron. De esta forma, figuran en categorías como "ancestros", "coléricos", patronos", "mutantes" y "metálicos", por nombrar sólo algunos (ver recuadro).

Rock and roll, año cero

La colección de crónicas está ordenada en una línea de tiempo que, curiosamente, da la largada con una agrupación que la historia recordaría más ligada a sonidos tropicales como mambo, conga y chachachá: La Orquesta Huambaly. Así lo cuenta en el libro el baterista José Luis "Lucho" Córdova: "Varios en la Huambaly éramos locos por el jazz (...). Pero cuando salió Bill Haley fue una furia. Y en seguida aparece Elvis Presley. Y luego aparecen Los Beatles. Entonces la ola que venía era tan potente que en el sello nos dijeron: Oye, ¿y ustedes no pueden tocar una cosita con ritmo de rock and roll? Porque eso es lo que se está vendiendo".

Así nacieron temas como "Rock del Mono" y "Huambaly rock", dos canciones que Córdova califica como una "excepción absoluta" en la historia del grupo, y que dieron forma a un particular preámbulo del rock and roll en Chile. "Porque el rock and roll jamás se tocó con tres trompetas y cuatro saxos", cuenta el baterista.

Es parte de la historia del desembarco del rock en nuestras latitudes. Un desembarco con ciertos rasgos mestizos, como otros en nuestra historia y nuestra cultura, y que luego sabría de aquellos coléricos, mutantes y metálicos. Toda una era de características y evoluciones particulares, y que David Ponce se encarga de resumir y ordenar con pulcritud y contundencia.

El Mercurio Online
Martes, 11 de Noviembre de 2008, 14:54

Las tribus según Ponce

Los ancestros: William Reb y los Rock Kings, Harry Shaw y los Truenos, The Ramblers, Pat Henry y sus Diablos Azules, Luis Dimas y sus Twisters, Los Red Juniors, Los Rockets, Los Blue Splendor.

Los coléricos: Los Mac's, Los Jockers, Los Picapiedras, Los Vidrios Quebrados, Beat 4, Larks, Los Sonny's.

Los patronos: Los Jaivas, Congreso, Blops.

Los silvestres: Embrujo, Congregación, Música del Jardín, Frutos del País, En Busca del Tiempo Perdido, Almandina, Combo Xingú.

Los periféricos: Teyker's, Arena Movediza, Tumulto, Yerba Seca, Millantún.

Los mutantes: Los Trapos, Miel, Santiago, Espejismo, Florcita Motuda, Leña Húmeda, Banda Metro.

Los transilvestres: Agua, Llaima, Viento del Sur, Fusión Latina, Sol y Medianoche.

Los metálicos: Arrecife, Feed Back, Spectro, Turbo, Callejón Oscuro.

Los transeúntes: Fusión, Aquila, Lunallena, Quilín, Amapola, Cometa, Evolución, La Banda del Gnomo.

Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Magazine
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion