Farkas regaló otro capítulo a la historia "freak" del Festival

El millonario revivió a su naftalínico "hombre orquesta" para ofrecer un show desconcertante, que fue recibido con una mezcla de simpatía, estupefacción y burla.

VIÑA DEL MAR.- Había unos pocos exponentes. Estaban Joey Travolta, Onda Vaselina, Titanic y David Hasselhoff, entre otros. Pero, a partir de hoy, la parte incomprensible de la historia del Festival tiene otro nombre en sus filas, que las próximas generaciones que jueguen a la trivia festivalera sin dudas atesorarán: Leonardo Farkas.

El excéntrico millonario ofreció un show simplemente desconcertante, que se paseó por el obsoleto "hombre orquesta" (que no consiste en algo más difícil que acudir a los distintos sonidos que hoy tiene cualquier teclado) y por escenas tan impresentables como su interpretación de "We will rock you" con una muy gastada voz, junto a un cuerpo de bailarinas con casco de minero. O como haber cantado "El rock del Mundial" en el orden que simplemente se le antojó.

El aplauso simpático que en un principio recibió a este hombre de billetera suelta y propinas generosas, dio paso a la mirada desconcertada mientras cantaba "Qué será", y a la celebración algo burlona tras el himno mundialero. Se escucharon algunas rechiflas también, pero fueron lejanas: No hay que olvidar que el hombre tiene 15 mil sandwiches comprometidos.

Farkas se llevó la antorcha porque un sector la pidió, y podrá decir que fue aplaudido en Viña, más allá de la intención de ese aplauso. El tipo podrá seguir generando simpatía con sus excentricidades y sus regalos desde la ventana de una limusina, pero una cosa es clara: En un escenario no tiene absolutamente nada que hacer.

Que siga entreteniendo a sus invitados en el living de su casa, y lo pase bien cantando canciones del recuerdo, alternando violines y trompetas en su teclado, pero por favor, que no vuelva a la Quinta Vergara, sólo por decir el último escenario en que desenfundó su insólito show.

Que se rompa el círculo de una buena vez. El millonario será un llamativo personaje, pero no puede tener permiso para todo. ¿Por qué Farkas puede estar aquí y no el tecladista del Hotel O'Higgins, por ejemplo, que es definitivamente mejor que él? Esperemos que el poder no sea la respuesta. Se supone que el Festival está para comprar espectáculos de calidad, no para vender cupos en escena, real o simbólicamente.

Sebastián Cerda, enviado especial a Viña del Mar
Jueves, 26 de Febrero de 2009, 00:50
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Magazine
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion