Alan White, baterista de Yes: "Tenemos a gente de tres generaciones viniendo a nuestros shows"

Uno de los músicos fundamentales del grupo inglés de rock progresivo habla del show con que Yes mostrará en Chile tres de sus discos más históricos de los años '70, este 28 de mayo en el Teatro Caupolicán.

SANTIAGO.- Son tres discos de los años '70 en la historia de Yes, tocados completos y nota por nota, según garantiza aquí el baterista del grupo. El quinteto inglés de rock progresivo vuelve a Santiago para poner en escena en vivo sus trabajos The Yes album (1971), Close to the edge (1972) y Going for the one (1977) este 28 de mayo en el Teatro Caupolicán.

El de Yes es uno de los nombres fundamentales de la corriente progresiva o sinfónica que ganó protagonismo en la historia del rock desde fines de los años '60 y sobre todo en la primera mitad de los '70. Pero su actual show es prueba de que esta música también es sinónimo de grandes éxitos, pese a estar caracterizada por composiciones extensas y complejas.

Con esos argumentos, The Yes album (1971) contiene auténticos impactos como "Starship trooper" y "I've seen all good people", mientras Close to the edge (1977) no le va en la zaga con hits como el propio "Close to the edge" y "And you and I", todas ellas composiciones de larga duración y formadas por diferentes partes.

Los álbumes elegidos son respectivamente el tercero, el quinto y el noveno del grupo, y serán recreados por su actual alineación: Jon Davison (voz), Steve Howe (guitarra), Chris Squire (bajo), Geoff Downes (teclados) y Alan White (batería). Davison ocupa el lugar del cantante original de Yes, Jon Anderson, y los demás son todos históricos: Squire es fundador del grupo en 1968, Howe y White llegaron en 1970 y 1972 y Downes se unió a fines de los '70.

"Fue bastante fácil en realidad", explica Alan White, por teléfono desde EE.UU. y días antes de emprender viaje a Sudamérica con el grupo. "Simplemente nos escribimos por correo electrónico entre todos y dijimos 'ok, salgamos con este concepto de tocar los discos completos', y decidimos tocar tres. Lo estamos disfrutando de verdad, es muy amistoso: tocamos los tres del mejor modo posible".

-¿Tocan las canciones en el orden original o con cambios?
-Los tocamos disco por disco, y las canciones van en el orden en que fueron puestas en cada disco. Así que por ejemplo tocamos "Close to the edge" y "And you and I" y "Siberian khatru" (del disco Close to the edge), en ese orden.

-¿Y son nuevos arreglos, o están tocados nota por nota como las versiones originales?
-Sí, es bastante nota por nota, como en el disco. Volvimos a ensayar los arreglos que hacíamos y los hacemos exactamente como fueron grabadas, en algunos casos. En todos los casos, de hecho.

-¿Qué dirías que representan estos tres discos en la historia de Yes?
-Close to the edge es un verdadero hito en la historia de la música, creo, en lo que concierne a la música progresiva y a probar con cosas diferentes. Estábamos haciendo cosas muy distintas y Close to the edge fue un gran paso en esa dirección. Ha sido llamado un "disco de concepto", pero, más que eso, lo que el grupo siempre quiso fue diferenciarse de todos los demás. Por eso es que no encuentran muchos grupos "clones" de Yes, ¿no? Porque es difícil de tocar.

-A propósito de dificultad, Chris Squire ha dicho que "Turn off the century", una de las canciones del disco Going for the one, es especialmente compleja de tocar. ¿Es así?

-Sí, sé que Chris dijo eso. Es porque en algunas partes de la canción no hay un compás definido: en esos momentos no tienes un metrónomo conduciendo al grupo, es mucho más una sensación entre los instrumentos. Tocar eso en el escenario puede ser difícil, pero en el grupo lo resolvemos bien.

-¿Y es cierto que "A venture", de The Yes album, nunca la habían tocado en un concierto?
-Bueno, en realidad cuando llegué al grupo por primera vez, en 1972, sí la tocamos por un breve período, un par de semanas. Pero no calzó bien con el show en vivo de ese tiempo. Pero aparece en el disco, así que está incluida. Y ahora es un agrado tocarla, una de las canciones más fáciles de hacer en vivo.

El nuevo cantante: "Conoce el material muy bien"

Cuando Alan White se unió al grupo ese año de 1972, Yes ya había grabado sus dos primeros discos, en los primeros pasos de una carrera extensa que llega hasta la actualidad.

Desde entonces han pasado por fases como sus inicios en el rock progresivo, los impactos radiales "Owner of a lonely heart", "Love will find a way" y "The rhythm of love" que consiguieron en los '80 con sus discos 90125 (1983) y Big generator (1987), y una larga secuencia de reencarnaciones desde los '90 a la fecha.

Fue una de esas versiones recientes la que estuvo en Santiago para tocar en el mismo Caupolicán en noviembre de 2010, esa vez con una formación integrada por Squire, Howe y White junto a otro cantante, Benoit David, y otro tecladista, Oliver Wakeman, hijo del emblemático tecladista de Yes, Rock Wakeman.

-¿Cómo recibe el público este repertorio tan específico en la carrera del grupo?
-La reacción al show aquí en Estados Unidos ha sido excepcional. Ya hemos dado muchos conciertos y el público disfruta el concepto de los tres discos, lo aprecian muy bien.

-¿Tal vez por su naturaleza este show está más orientado a fans conocedores del grupo, de la vieja escuela?
-En realidad no tanto. Tenemos a gente de unas tres generaciones viniendo a nuestros shows ahora. You know, después del concierto hay adolescentes que vienen a decirnos "éste es mi grupo favorito de siempre". Es bastante increíble ver a gente de una variedad tan grande de edades disfrutando nuestra música.

-¿Qué recuerdos tienes de la visita sudamericana de 2010?
-Me encanta tocar en Sudamérica, he estado muchas veces allá, en Brasil, Perú, Argentina, Chile y siempre lo hemos pasado bien. Es gente muy cálida que gusta de la música de Yes.

-Esta vez vienen con otro cantante, y con Geoffrey Downes en los teclados. ¿Qué diferencia marca eso?
-Jon Davison es un cantante muy talentoso y conoce el material realmente muy bien desde antes de unirse al grupo. Con su voz hace un trabajo fantástico en vivo. Y Geoffrey es un gran tipo, un tecladista muy talentoso y un gran amigo.

-Aparte de que él es igualmente conocido por un grupo tan pop como Buggles.
-Sí, con "Video killed the radio star" (el hit máximo del dúo Buggles, formado en 1979 por Downes junto a Trevor Horn, un productor asociado luego a grupos más modernos como Frankie Goes to Hollywood entre muchos otros). Pero también tocó en el disco Drama (1980), que fue un muy buen disco de Yes, y ha sido parte de nosotros por largo tiempo.

-¿Es atractivo tocar con gente capaz de desenvolverse en distintos tipos de música, como él?
-Por supuesto, Geoff disfruta mucho la música, lo pasa muy bien haciéndola, y escribió gran cantidad de material para el último disco que hemos hecho, Fly from here (2011).

-Finalmente, ¿qué impresión tienes del período de Yes en los '80, con éxitos como "Owner of a lonely heart", "Love will find a way", discos como "Big generator"…?
-Sí, y con el disco "90125"… Bueno, fue un muy buen período en la vida del grupo. "90125" es de hecho el disco más exitoso que hemos hecho nunca, creo que vendió algo así como cincuenta millones de copias. Obviamente canciones como "Owner of a lonely heart", y toda esa era, representan un gran hito en la carrera del grupo.

-En la visita anterior de ustedes, Steve Howe se mostró más contrario a esa época "pop" del grupo.
-Es un período distinto, definitivamente. Pero estamos orgullosos de esos discos, también fueron muy buenos para el grupo. En el futuro, tal vez en algún momento, ta nos aventuremos más en ese terreno. Tenemos que verlo.

Yes se presenta este martes 28 de mayo a las 21.00 horas en el Teatro Caupolicán, de calle San Diego 850, Santiago (2699 1556, 2697 3883), con boletos cuyos precios van desde $70.000 a $18.000 y están en venta en el sistema Ticket-Express.

Por David Ponce, Emol
Viernes, 10 de Mayo de 2013, 11:18
Comentarios mejor valorados en Magazine
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion