Caso Ema Pinto: Los sueños de Juana de Arco

La defensa de Ema Pinto asimiló sus sueños premonitorios, además de su empeorada situación ante la justicia, a lo que sucedió con esta heroína francesa. ""No se puede privar de libertad a una persona a causa de un sueño", dice el abogado Sapiaín en un alegato que recoge el libro de Ziller.

21 de Junio de 2000 | 18:06 | El Mercurio Electrónico
Volver al artículo principal

SANTIAGO.- El propio abogado defensor, Edwing Sapiaín, comparó a Ema Pinto con la heroína Juana de Arco, quien, gracias a sus sueños premonitorios y conversaciones directas con el Altísimo, llevó a su pueblo a triunfos y más triunfos guerreros.

En medio de una solicitud de libertad ante la Corte, el profesional se refirió al sueño de Ema, en que describió de manera cercana el lugar del crimen. "No se puede privar de libertad a una persona a causa de un sueño. La premonición es una facultad real en determinadas personas y Ema concluye que existen carcaterísticas similares a la realidad del crimen presentes en su sueño y las relaciona con su esposo y su amante...", dice en el libro.

Y añade en su alegato: "Antes, un tribunal de la Inquisición, (obligó a Galileo Galilei) a renunciar a sus teorías, que era ridículo haber pensado de esa manera (...) Del mismo modo ocurrió con Juana de Arco. Ella tuvo sueños premonitorios, equivalentes a visiones y la Inquisición la condenó a morir en la hoguera"

Así también, el escritor Ziller da cuenta de algo que le sucedió con la afectada: "Como una semana antes del traslado del expediente a otro tribunal ella me cuenta que tuvo un sueño en el cual se incendiaba el tribunal donde estaba su expediente. Del siniestro sólo se salvó una foto de su tío Antonio y un álbum de fotografías personales, el expediente se quemó".

Consultó a un amigo sicólogo, quien le explicó sobre las premoniciones mientras se duerme. "Los sueños en el ámbito onírico producen imágenes que hay que interpretar, como las del faraón con las siete vacas flacas en la Biblia. Entonces, detrás del sueño es claro que va a ocurrir algo, un término, fin, punto de quiebre, es lo que premoniza el sueño", asevera.

Y prosigue con el recuerdo: "A la siguiente visita se lo comento a Ema, y ella cree lo mismo. Al lunes siguiente sale en la prensa sobre la incompetencia del juez de la causa, por lo que se decreta el traslado físico del expediente a otro tribunal".

¿Motivo? La empresa de espionaje industrial que había entregado las cintas a Ema sobre conversaciones telefónicas entre su ex marido y su actual amante, enfrentaba otro juicio en otro tribunal, causa mucho más antigua que el homicidio de Casanueva.

Ante tal dictamen, Ema Pinto no se amilana y escribe al juez: "Usted que conoció todo mi caso, usted que según se dice domina el contenido de un expediente de casi dos mil quinientas páginas, usted que interrogó a todo tipo de personas relacionadas con el caso y a familiares míos, usted que creyó en todos los argumentos del detective Ramírez, en los argumentos de los siquiatras y sicólogos, los de mi ex esposo, los de su amante y de muchas otras personas. Usted que los vio a todos ellos con sus ojos y no pudo percibir ningún atisbo de error, confusión, mentira o engaño, ¿se declara ahora incompetente?".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores