Juicio a inculpado en asesinato de Carlos Prats y su esposa Sofía

Con la lectura de los requerimientos y cargos que pesan sobre Enrique Arancibia Clavel se inició este lunes el juicio oral por el asesinato del ex-comandante en jefe del Ejército de Chile, Carlos Prats y su esposa, Sofía Cuthbert, ocurridos en Buenos Aires en 1974.

10 de Octubre de 2000 | 08:40 | UPI
BUENOS AIRES.- Con la lectura de los requerimientos y cargos que pesan sobre Enrique Arancibia Clavel el magistrado José Martínez Sobrino inició este lunes el juicio oral por el asesinato del ex-comandante en jefe del Ejército de Chile, Carlos Prats y su esposa, Sofía Cuthbert, ocurridos en esta ciudad en 1974.

En la ocasión, los tres jueces del Tribunal Oral Numero 6 de Buenos Aires escucharon del acusado una sola y enfática respuesta: "soy inocente y llevo cinco años secuestrado", según expresó Arancibia Clavel, único procesado en la causa.

En el requerimiento, los fiscales dijeron que el homicidio del matrimonio Prats fue "ordenado, planeado y ejecutado por la Dirección de Inteligencia Nacional de Chile (Dina)" y que tal Dirección constituía "una asociación ilícita que operaba dentro y fuera de Chile".

Asimismo, precisaron que la Dina realizó una verdadera "caza" de opositores políticos al régimen; que Arancibia Clavel formó parte de esa asociación ilícita, "encubriendo sus actividades en Buenos Aires con un inexistente cargo en el Banco del Estado de Chile"; y que Arancibia Clavel "ha sido partícipe necesario en el doble homicidio calificado del matrimonio Prats".

Pese a lo contundente de la argumentación de la fiscalía y siguiendo el patrón de la defensa en los distintos procesos en materia de derechos humanos, el acusado negó tener relación con la Dina y la policía secreta del régimen militar.

Los primeros testigos en declarar serán las hijas del matrimonio asesinado: Sofía, María Angélica y Cecilia Prats Cuthbert, con lo que se finalizará la sesión del lunes.

Esta primera parte del juicio oral se extenderá hasta mañana miércoles, 11 de octubre. Para las semanas siguientes (17-19 de octubre, 23-25 de octubre, 30 de octubre al 1 de noviembre), se solicitó la declaración de unos 80 testigos, según fuentes del tribunal oral.

Entre los testigos se hallan personas vinculadas a la Embajada chilena en Argentina antes y después del golpe militar en septiembre de 1973, que tendrán que responder sobre, por ejemplo, por qué se dilató por siete meses -y hasta su muerte- la entrega de los pasaportes al matrimonio, que quería salir del país tras recibir constantes amenazas.

Para la semana del 23 de octubre, deberán atestiguar el ex secretario general del Partido Socialista de Chile, Carlos Altamirano; el ex asesor de la Junta Militar chilena, Federico Willoughby; el general (r) Joaquín Lagos, y el abogado Jorge Correa Sutil.

Durante la semana del 30 de octubre declararán los estadounidenses Lawrence Barcella y Eugene Propper, partícipes en la investigación sobre el asesinato de Orlando Letelier en Washington, D.C. en 1976, también a manos del Departamento Exterior de la Dina.

En medio del juicio oral, y si los jueces así lo estiman, podrán pedir diligencias adicionales, llamar a nuevos testigos, u ordenar careos, entre otros, en la medida que surjan nuevos antecedentes o potenciales evidencias a raíz de las declaraciones.

El tribunal luego tendrá un plazo no mayor de cinco días para dar a conocer su veredicto, por lo que se espera una resolución para la primera semana de noviembre, en el proceso de un caso declarado imprescriptible para la justicia argentina.

Este fallo puede ser apelado ante la Cámara de Casación, pero como es poco habitual que un tribunal superior revierta la decisión de un tribunal oral, Arancibia Clavel podría enfrentar una sentencia de 25 años, o incluso cadena perpetua.

Entre los otros implicados se incluyen el ex director de la Dina, Manuel Contreras, su segundo, Pedro Espinoza, y los agentes civiles y militares de la Dina, José Zara, Armando Fernández Larios, Michael Townley y Mariana Callejas.

Corona la lista de implicados el general Augusto Pinochet, como responsable ulterior de las acciones de la Dina. La familia Prats en Chile ya anunció que solicitará el procesamiento de Pinochet y de otros oficiales militares chilenos por el crimen.

Según el abogado de las hijas Prats Cuthbert, Luis Moreno Ocampo, es muy factible llegar hasta Pinochet, si se sigue la cadena de responsabilidades en el juicio.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores