Cerca de 250 mil personas cerraron año jubilar en Parque O'Higgins

Más de 200 mil personas clausuraron este domingo el Congreso Eucarístico Nacional en una misa oficiada por el enviado del Papa Juan Pablo II, el cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos, en el Parque O'Higgins de Santiago, junto a todos los obispos chilenos.

26 de Noviembre de 2000 | 21:49 | AFP
SANTIAGO.- Más de 200 mil personas clausuraron este domingo el Congreso Eucarístico Nacional en una misa oficiada por el enviado del Papa Juan Pablo II, el cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos, en el Parque O'Higgins de Santiago, junto a todos los obispos chilenos.

"Le diré al Santo Padre que he encontrado un pueblo con voluntad histórica de reconciliación", expresó el enviado de la Santa Sede al culminar su homilía.

"El Santo Padre quiere que la Eucaristía sea no sólo el sacramento, sino que ese sacramento, de esa presencia del amor de Cristo, sea signo y realidad de reconciliación, de amor fraterno en Chile y que la fe se renueve desde el sacramento", señaló a la multitud el cardenal Castrillón, prefecto de la Congregación para el Clero.

El mensaje papal llega en momentos en que la sociedad chilena admite la necesidad de un reencuentro, a la luz del gesto histórico protagonizado el viernes pasado por la Iglesia Católica de pedir perdón por los pecados cometidos por sus pastores y fieles, señaló sacerdote Joaquín Alliende, vicepresidente de la Comisión Jubileo.

Durante el acto, el arzobispo de Santiago, monseñor Francisco Javier Errázuriz, realizó un llamado a la unidad de los chilenos y a enfrentar en paz y reconciliación este milenio.

Bajo el lema "Con Cristo al Tercer Milenio", la clausura fue un momento privilegiado "para expresar nuestro júbilo por los 2.000 años de la Encarnación del Hijo de Dios y rendir culto a la Eucaristía, sacramento a través del cual Jesucristo vuelve a encarnarse en medio de nosotros", dijo el Obispo presidente de la Comisión Nacional del Jubileo 2000", monseñor Pablo Lizama.

PREPARACION DURANTE AÑOS

Este acto le sigue a otros once de la misma característica que se han realizado en el país entre 1904 y 1980, año en que la Iglesia llamó a los fieles a participar en el Congreso Eucarístico con el lema "No teman, Abramos las puertas a Cristo", recogiendo las primeras palabras que pronunció Juan Pablo II cuando asumió su pontificado.

En esa oportunidad, la actividad tuvo por objeto asumir hechos significativos que el catolicismo debía asumir como el Concilio Vaticano II y las conferencias de Medellín y Puebla, el inicio de una nueva era cultural, las graves tensiones con países hermanos y el deterioro de la estructura familiar.

Por estos días, la Iglesia recoge el llamado del Santo Padre a que este Congreso sea intensamente eucarístico, teniendo esta vez como lema "Con Cristo en el Tercer Milenio", donde el máximo ícono es la figura del Cristo Peregrino, altar que ha recorrido varios hogares junto a su cruz para unir a la familia y compartir el pan de amor.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores