Empresaria Nora Goldenberg asesinada por venganza

"Soy inocente", gritó el el acusado de asesinar a la empresaria el 29 del mes pasado, Hugo Antonio Vivanco Alcántara. La policía civil lo puso hoy a disposición de los tribunales a su detenido, señalando que si bien el hombre no ha reconocido su participación en el crimen, entregó elementos importantes de prueba.

15 de Febrero de 2001 | 17:25 | La Segunda
SANTIAGO.- La Policía de Investigaciones dio como policialmente resuelto el caso del misterioso asesinato de Nora Goldenberg, empresaria y presidenta de la fundación Leopoldo Donnebaum, quien murió durante la madrugada del 29 de enero, luego de recibir tres tiros en la cabeza. Hugo Antonio Vivanco Alcántara (de 48 años), quien fue detenido el lunes pasado, sería el responsable del crimen y habría operado movido por un afán de venganza.

De acuerdo a lo que informa textualmente La Segunda, "esta mañana el sujeto abandonó el cuartel de la policía civil ubicado en calle Borgoño (lugar en el que permaneció retenido) y fue trasladado a la Brigada de Homicidios (BH), fuertemente escoltado por personal de la institución".

Entre sollozos: "No he matado a nadie"

El vespertino explica que Vivanco iba vestido impecablemente (polera gris y pantalón café claro), pero demacrado y cabizbajo, en medio de algunos sollozos enfrentó por primera vez a la prensa y descartó a viva voz ser el autor del crimen. "Soy inocente, no he matado a nadie, no hice nada", dijo una vez que fue subido a la camioneta que lo llevó después al 21o Juzgado del Crimen de Santiago, lugar en el que hasta el cierre de esta edición comparecía ante la jueza Olga Fernández.

La magistrada daría a conocer mañana su decisión en torno al caso; es decir, si deja en libertad al individuo o resuelve iniciar un proceso en su contra por los cargos de homicidio con arma de fuego, homicidio frustrado y robo.

Entregó elementos de prueba

Tres días le tomó a la BH precisar la responsabilidad de Vivanco en los hechos de sangre que conmocionaron al barrio de calle Príncipe de Gales, en la comuna de La Reina. Luego de ser detenido el lunes, se vio obligado a prestar declaraciones en extensas rondas interrogatorias en las que -según fuentes de la policía civil- nunca "cooperó" ni confesó abiertamente el asesinato, pero sí entregó elementos de prueba "lo suficientemente contundentes" como para determinar su responsabilidad en el episodio.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores