Discurso de inauguración del año judicial 2001(Labor de la Corte de Apelaciones)

01 de Marzo de 2001 | 12:26 | emol.com
LABOR DE LAS CORTES DE APELACIONES

La labor de estos tribunales se encuentra especificada en un cuadro estadístico que señala, en cifras totales, el número de ingresos de causas durante el año judicial 2000 para cada uno, la existencia pendiente anterior y los fallos que dictaron para el año que se informa y la cantidad de causas que quedó pendiente. Estos datos se agregan al final, como anexos, para aquellos que se interesen en conocerlos en detalle.

Para evaluar la labor de las Cortes de Apelaciones durante el período del 1 de enero al 31 de diciembre de 2000, los antecedentes estadísticos demuestran que fallaron un total de 336.284 asuntos, lo que significa que se produjo un aumento de 20.005 causas más, que las resueltas en el mismo período del año judicial 1999, que ascendió a 316.279 fallos.

Las Cortes de Apelaciones de Arica, La Serena, Talca y Chillán, tuvieron un ingreso el año pasado mayor que el del año anterior y, lo que aparece satisfactorio, es que dictaron más fallos que en el año 1999, logrando así reducir su existencia pendiente.

Las Cortes de Apelaciones de Iquique, Antofagasta, Valparaíso, Santiago, San Miguel, Concepción, Valdivia y Punta Arenas fallaron más causas que en el año anterior, pero su existencia pendiente aumentó, siendo también mayor el incremento de su ingreso en relación con el año 1999.

Las Cortes de Apelaciones de Copiapó, Rancagua, Temuco y Coyhaique incrementaron su existencia pendiente durante el año pasado, y no obstante que su ingreso fue menor, fallaron menos causas que el año 1999. Estas Cortes deben poner especial preocupación en orden a rebajar su existencia de causas pendientes.

La Corte de Apelaciones de Puerto Montt disminuyó su existencia pendiente el año 2000 en 152 causas, pero falló menos causas que en el año anterior, no obstante que su número de ingreso también fue inferior, por lo que debe prestar atención para superar este estado.

La situación de la Corte de Apelaciones de Santiago merece una mención especial, puesto que las estadísticas de estos últimos años revelan un aumento considerable de su ingreso de causas, lo que es preocupante, además que el número tradicional de sus Ministros, que son 25, se ha mantenido sin variación hasta hoy.

Esta Corte tuvo el año 1998 un ingreso de 86.000 causas y el año 1999, éste alcanzó a 96.000, en cifras redondas, y el año 2000 subió a 106.946 causas, de las cuales falló 101.516, lo que deja en evidencia el esfuerzo encomiable desarrollado por los señores Ministros de este tribunal, que es justo destacar. El aumento relativo que experimentó su existencia pendiente, en relación con el año anterior, resulta justificado por los datos anteriormente consignados.

La excesiva carga de trabajo existente en la Corte de Apelaciones Santiago me mueve, igual que lo señalara en mi cuenta del año pasado, a llamar la atención respecto de la urgente necesidad de crear, por lo menos, otras dos Cortes de Apelaciones para la Región Metropolitana, como manera de aliviar el recargo actual de trabajo y mejorar su capacidad de gestión jurisdiccional. Sabemos de la preocupación que en este sentido ha tenido el señor Ministro de Justicia y a través de una Comisión que se conformó en ese Ministerio, en la que esta Corte participó, representada por el señor Ministro don Ricardo Gálvez Blanco, se logró un proyecto de ley para crear otras Cortes de Apelaciones para la Región mencionada, iniciativa que confiamos se pueda concretar en un tiempo razonable.

En este sentido, resultó encomiable y deseo destacarlo, el acuerdo adoptado por el Pleno de la Corte de Apelaciones, de 17 de mayo de 2000, que dispuso el funcionamiento de una Sala extraordinaria para conocer causas tributarias y posteriormente la extendió al conocimiento de artículos en materia criminal, dado el atraso existente, desempeñando una efectiva labor en audiencias que se realizaron fuera del horario ordinario de funcionamiento.

Esa Sala extraordinaria estuvo conformada por Ministros de esa Corte que voluntariamente estuvieron dispuestos a cooperar, respecto de los cuales hemos tomado debido conocimiento.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores