Pasajeros disconformes con servicio de la locomoción colectiva

El 70% de los usuarios de la locomoción colectiva que a diario se traslada por las calles de la capital, criticaron los malos tratos y la falta de seguridad del transporte público.

11 de Abril de 2001 | 13:26 | Agencias
SANTIAGO.- Malos tratos y falta de seguridad en el transporte público es la opinión del 70 por ciento de los usuarios de la locomoción colectiva que a diario se traslada por las calles de la capital, según reveló una encuesta aplicada por la Fundación Futuro para ver las fallas y proponer soluciones para mejorar el servicio.

El estudio encargado por la Corporación de Beneficencia para los Accidentados de Tránsito (Corbat), reveló que si bien la población encuestada reconoce un avance en la calidad del funcionamiento de las máquinas, considera que utilizar este medio de transporte no es seguro.

Sobre este punto, las personas argumentan que la agresividad con el trato de los choferes hacia los escolares, como también la forma de manejar, son las causas por las cuales los pasajeros no pueden viajar tranquilos.

El informe entregado esta mañana por el director de la Fundación Futuro, Sebastián Piñera, la directiva de la Corbat y el diputado (DC) Jaime Jiménez al ministro de Transportes, Carlos Cruz, revela la mayoritaria insatisfacción del público usuario al referirse al objeto del estudio denominado "las micros".

El 70 por ciento de las 448 personas encuestadas usa este medio para trasladarse, de las cuales un 42,8 por ciento lo hace para dirigirse hacia sus trabajos, un 12,6 por ciento para ir de compras y el 11,6 lo usa para realizar trámites diversos, opción a la que se suman un 11,3 por ciento que lo usa para ir al colegio y el 10,1 para trasladarse a las universidades e institutos.

El sondeo profundizó en que tan seguro es el transporte en los vehículos, revelando que frente al 34,6 por ciento que afirmó que es seguro en caso de protagonizar un accidente de tránsito, el 62,9 por ciento, en su mayoría mujeres menores de 45 años, considera que es inseguro en caso de correr ese riesgo.

En cuanto a la amabilidad o la descortesía brindada por los conductores hacia sus clientes, el 58,8 por ciento opina que el trato de éstos dista mucho de ser cortés, en especial con los hombres menores de 44 años y a medida que disminuye el estrato socioeconómico, mientras que el 31,4 por ciento de los pasajeros afirma que sí son amables y el 9,7 por ciento se abstuvo de responder.

En contraparte a estas opciones, la encuesta arrojó que el 57,9 por ciento advierte que la modernización y calidad de los microbuses ha mejorado en forma considerable, en tanto que el 37,1 por ciento señala lo contrario.

En ese sentido, el estudio muestra que el 68,2 por ciento de los encuestados cree que los cobradores automáticos entorpecen el flujo de los pasajeros al ingresar a las micros, incomoda en la forma de pago y critica que muchos no operan actualmente sobre el 28,9 por ciento que piensa todo lo contrario.

Respecto a la conducción de los choferes, los entrevistados mencionaron la existencia de "situaciones perversas" que se dan desde que el bus inicia la marcha hasta el destino final del pasajero. El poner en marcha el vehículo antes de subir o descender es la más mencionada con un 80 por ciento de las opiniones, cifra igualada por el entorpecimiento del flujo de los pasajeros a causa de los cobradores automáticos y la aglomeración de pasajeros en las micros.

A éstas le siguen viajar con las puertas abiertas (79 por ciento), maltrato a escolares (76 por ciento), frenar intempestivamente (75 por ciento), conducir a exceso de velocidad (72 por ciento), realizar maniobras peligrosas (71 por ciento), descenso o toma de pasajeros en paradas no autorizadas (66 por ciento) y la misma acción en segunda fila (62 por ciento).

Otras faltas y actitudes de los conductores percibidas por los pasajeros son la no entrega del boleto y que está cansado con el 48 por ciento de las opciones. Además la mayoría señaló que el timbre del bus generalmente está en mal estado, que no se respetan las vías habilitadas para su tránsito y que el chofer está drogado o bajo la influencia del alcohol.

Sobre el conocimiento y uso del seguro obligatorio que protege a los pasajeros de un bus en caso de producirse un accidente de tránsito, el 61,3 por ciento dijo desconocerlo versus el 38,7 por ciento que afirmó tener conciencia de su existencia pero no estar informado completamente de la forma en que éste opera.

En cuanto al hecho de haber estado en un accidente de tránsito en el cual haya estado una micro involucrada, el 20 por ciento de las personas consultadas dijo que protagonizó uno, en tanto, el 79,9 por ciento aseguró que no ha vivido un hecho de esa naturaleza.

Asimismo, el 38,3 por ciento declaró haber sido él o alguien de su familia víctima de un hecho de ese tipo.

Ante este panorama, Piñera, los representantes de la Corbat y el diputado Jiménez, fueron enfáticos en decir que se requiere trabajar en una normativa que regule la situación que enfrentan día a día choferes y pasajeros.

Para ello, se comprometieron con la autoridad del Transporte a formar una comisión de trabajo que permita profundizar y avanzar en la corrección de los vicios mencionados, en especial los que tienen que ver con el comportamiento de los conductores.

Mientras, expusieron al ministro Cruz la necesidad de que se analice el tema de los sueldos de éstos, ya que las bajas remuneraciones los impulsan a no entregar a veces los boletos y a maltratar a los escolares, hechos que según Jaime Jiménez se traducen en "la ley de la selva" y que para evitarla tanto ellos como la autoridad deben avanzar para que los trabajadores puedan tener la tranquilidad de prestar un servicio como corresponde y no sientan a los pasajeros enemigos de sus pasajeros.

"Hay que profesionalizar y modernizar estos servicios y eso significa que los empresarios deben entender que los choferes son socios de la prestación de transporte y por lo tanto, tienen que buscar las mejores condiciones para que esos socios también puedan trabajar y prestar un mejor servicio a la comunidad", expresó el parlamentario.

Por su parte, Sebastián Piñera indicó que para conseguir dichas mejoras se requiere diálogo entre todos los actores relacionados con él, de modo que haya un acercamiento y una trabajo de mejora a fondo.

Así también, expuso los cambios que el gobierno debe impulsar, como la capacitación de los conductores, mejorar el parque del transporte público, la inteligencia de la red vial de Santiago y mejorar la relación entre conductores y usuarios.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores