Plan de Transportes redujo en un 13% niveles de contaminación en Santiago

Según el director de la Corema, Gianni López, la baja en la concentración de material particulado se debe también a la utilización del denominado diesel ciudad y a la desaparición de la gasolina con plomo. Sin embargo, indicó que la influencia de estas dos variables será más clara a partir de esta semana.

17 de Abril de 2001 | 14:21 | Francisca Prieto, emol.com
SANTIAGO.- El director de la Comisión Regional del Medio Ambiente (Corema), Gianni López, informó hoy que desde que comenzó el 26 de marzo pasado la aplicación del Plan de Transporte Urbano de Santiago -que incluye la implementación de vías exclusivas, segregadas y reversibles-, se ha registrado una disminución de un 13% en los niveles de contaminación en relación al mismo período del año 2000, cifra que aumenta a un 15% si se compara con igual período de 1999.

En este sentido, López afirmó que dado que, a diferencia de los años anteriores, durante el 2001 las únicas medidas adoptadas para la reducción de emisiones contaminantes en Santiago son las comprendidas en el Plan de Transporte Urbano, los beneficios que se registran hasta ahora se deben en gran medida a esta iniciativa.

No obstante precisó que es posible que se estén comenzando a observar los efectos del uso del diesel ciudad y de la desaparición de la gasolina con plomo, aunque se espera que esos efectos sean más claros a partir de esta semana.

"Vemos que con las medidas tomadas a tiempo estamos consiguiendo tener un invierno más limpio y en ese sentido esperamos que cuando las condiciones meteorológicas se compliquen, las medidas que hemos puesto en marcha y a las que ahora se les van a sumar las mejoras en los combustibles, nos van a permitir enfrentar de mucho mejor forma este período más complejo que se nos viene encima", aseveró el director de la Corema.

Plan de Transporte Urbano

Por su parte, el ministro (s) de Transportes, Patricio Tombolini, realizó un nuevo balance de la aplicación por tercera semana consecutiva de las medidas contempladas en el Plan de Transporte Urbano para Santiago.

Tombolini, indicó que las cifras confirman una disminución en los promedios de tiempos de viaje, principalmente en el caso de la locomoción colectiva.

Específicamente en el caso de las vías segregadas, estos promedios se siguen manteniendo en una cifra cercana al 36%. En tanto, en las vías reversibles y exclusivas, la cifra alcanza a un 43 y 13%, respectivamente.

Tombolini agregó que las vías donde más ahorro de tiempo han experimentado quienes han utilizado la locomoción colectiva en la zona sur-oriente de Santiago son el eje Vicuña Mackenna (36%), San Pablo (25%), Gran Avenida (23,7%) y Santa Rosa (16,7%).

En el caso de las vías reversibles, la calle Portugal es la que ha registrado una mayor disminución en los tiempos de viaje, ahorro que alcanza a un 70,6%. Le siguen Bascuñán (57,6%) y Salvador (40,2%).

El ministro (s) de Transportes recordó que "este esfuerzo por descongestionar Santiago y tener una ciudad más amable con sus habitantes, tiene como objetivo en los períodos de alto riesgo como es el invierno, proteger la salud de todos los habitantes de Santiago".

Asimismo anunció que se realizará un esfuerzo adicional en la fiscalización de los vehículos, para generar un mayor cumplimiento de las medidas.

En este sentido, el jefe del departamento de Fiscalización de la Subsecretaría de Transportes, Mario Parada, informó que en las vías segregadas se han registrado 6.400 placas de vehículos que han ingresado en forma no autorizada al eje y que en estos momentos se están estudiando los tramos que recorrieron para cursar las infracciones que correspondan.

Parada agregó que ya se han enviado 160 infracciones empadronadas a los Juzgados de Policía Local, los que deberán realizar las citaciones respectivas a los infractores.

En el caso de las vías exclusivas, el jefe del departamento de Fiscalización indicó que se han cursado 915 infracciones directas, es decir, con detención de los vehículos, y se están procesando otros 1.000 registros empadronados.

En tanto, 103 buses del transporte público han sido sancionados por circular con sus puertas abiertas y otros 80 por exceso de velocidad.

Restricción a catalíticos

A juicio del director de la Corema, Gianni López, durante los últimos días ha habido mucha información muy apresurada por parte de los sectores que son detractores de la restricción a los vehículos catalíticos. Sin embargo, según afirmó, hasta el momento la entidad que dirige no ha visto ningún estudio que avale lo que plantean.

Según explicó López, cuando la gente critica la medida aplicada a los automóviles catalíticos argumenta que estos vehículos aportan muy poco a los niveles de contaminación de Santiago, porque sólo consideran al polvo como material particulado.

Sin embargo, en un filtro de medición se puede constatar que sólo un 5% de los materiales corresponden a polvo "y nadie se enferma por respirar polvo".

El director de la Corema explicó que de los agentes responsables de la formación de material particulado fino en el aire, las fuentes móviles con sello verde aportan un 30%, por lo que los vehículos catalíticos que hoy están exentos de restricción, influyen decisivamente en los niveles de contaminación de Santiago.

"Entonces, cuando alguien evalúa la restricción a los catalíticos y dice que no aporta nada porque reduce poco el polvo, está cometiendo un error muy grave desde el punto de vista de la comprensión del problema de la contaminación y, sobre todo, del impacto en la salud que tiene", aseguró López.

Con respecto a la promesa que en su momento realizó el gobierno a las personas, instándolas a comprar autos catalíticos porque a ellos nos se les aplicaría restricción, Gianni López afirmó que hay que considerar que esa promesa se hizo hace nueve años, cuando los automóviles con sello verde que circulaban por las calles eran escasos.

"Hoy día, de un parque de 960 mil automóviles, 600 mil tienen sello verde y están exentos de restricción vehicular. Los automóviles con sello verde tienen un 10% de las emisiones de monóxido de carbono y de hidrocarburos que un automóvil tradicional, pero tienen más del 30% de las emisiones de óxido de nitrógeno. Y si se ve la cantidad de vehículos que hay en las calles, se va a encontrar que el 75% de los flujos están compuestos por automóviles con sello verde. Entonces cuando sumas todo eso y piensas que cuando se tomó esta decisión no se había visto en la calle ningún auto con sello verde y hoy día el 75% son con sello verde, es absolutamente contundente aceptar que participan en la contaminación", finalizó López.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores