Acusan al Gobierno de fracaso en planes de descontaminación

Según entidades ecologistas, el Gobierno no ha considerado una auditoría externa que se realizó a la iniciativa y que entregó resultados "lapidarios" con respecto a la eficacia de las medidas implementadas para bajar los niveles de contaminación de la capital.

04 de Mayo de 2001 | 16:00 | Francisca Prieto, emol.com
SANTIAGO.- Organizaciones ecologistas, en compañía del senador independiente Antonio Horvath y el diputado PPD Leopoldo Sánchez, señalaron hoy que las medidas aplicadas en el Plan de Descontaminación de Santiago han sido un fracaso.

Según afirmaron representantes del Foro Ciudadano Ambiental y de la agrupación "Defendamos la Ciudad", una auditoría realizada a la iniciativa entre septiembre y diciembre de 1999 entregó resultados "lapidarios", los cuales no han sido considerados por el Gobierno.

El estudio, cuyo costo alcanzó los $60 millones, fue hecho por un grupo de cuatro expertos -tres extranjeros y un chileno- y derivó en un informe que el 25 de enero del año 2000 fue entregado a la Comisión Nacional del Medio Ambiente (CONAMA).

Resultados de la auditoría

Según explicó Antonio García, miembro de la agrupación "Defendamos la Ciudad", el primer punto destacable de la investigación realizada hace dos años, es que los expertos no pudieron tomar muestras de contaminación directas, ni hacer mediciones químicas, físicas y médicas. Además, se les permitió sólo hablar con autoridades y partes interesadas en el tema medioambiental.

Asimismo, la auditoría estableció que la excesiva cantidad de organismos que administran el Plan de Descontaminación de Santiago, ha sido un gran obstáculo para su éxito. Por esta razón recomienda la creación de un Ministerio del Ambiente, que funcione como única autoridad en este ámbito. "De esta manera se evitaría que distintos ministros agreguen a los distintos decretos que están en tramitación, disposiciones en beneficio de sus ministerios o de sectores privados", explicó García.

Con relación al monitoreo, el estudio afirma que éste no funciona y que las cifras entregadas no son confiables. Agrega además que no existe ninguna estación ubicada en algún lugar de alta contaminación, es decir, las estaciones están ubicadas en zonas donde está garantizado que van a medir bajos niveles de contaminación.

En este sentido, los expertos recomendaron instalar una estación de monitoreo en alguna calle principal de alto tráfico y otra en la zona sur de Santiago, que mida los efectos de la industria del cobre sobre la capital.

"Según el Colegio Médico, el arsénico que llega a Santiago proveniente de Caletones produce altos índices de cáncer al pulmón entre los santiaguinos", puntualizó el representante ecologista.

Agregó que a su juicio el intendente de Santiago, Sergio Galilea, realiza una "publicidad engañosa" al momento de entregar las cifras de contaminación ambiental a la ciudadanía, por lo cual los ecologistas solicitaron a la Cámara de Diputados que investigue los datos que entrega la autoridad y que exija al Gobierno que se realicen las mejoras necesarias para que el sistema de monitoreo arroje resultados confiables.

Orígenes de la contaminación

En tanto, con respecto a los orígenes de la contaminación en la Región Metropolitana, según la auditoría entre las listas de industrias contaminantes que presenta el Gobierno, no hay nada que justifique la altísima contaminación en las comunas de Pudahuel, El Bosque y La Florida. Y agrega categóricamente que los principales responsables de la polución capitalina son los autobuses.

Según las agrupaciones ecologistas, esta situación es paradójica, ya que "sabiendo que los principales contaminadores del aire son los autobuses, se invierte el dinero en determinar cuánto contaminan los automóviles".

Asimismo, el estudio afirma que los recursos invertidos en la limpieza de calles, son recursos malgastados, porque el aseo de vías no permite recoger el material particulado más dañino para la salud de las personas.

Desarrollo está en regiones

Ante los dramáticos resultados arrojados por el estudio, el senador Antonio Horvath y el diputado Leopoldo Sánchez, ambos miembros de la denominada Bancada Verde, no dudaron en afirmar que a su juicio la solución para los problemas de Santiago está en las regiones.

"La solución de Santiago parte por mirar a las regiones. Las regiones van a salvar a Santiago y en la medida que eso no se entienda, las autoridades van a seguir dando 'palos de ciego' en este tema", dijo Sánchez.

Según explicaron los parlamentarios, las organizaciones ecologistas entregaron a la comisión del Medio Ambiente del Senado una serie de antecedentes en los cuales se plantea un DFL2 industrial, mediante el cual podrían salir de la Región Metropolitana alrededor de 2.000 empresas contaminantes y llevar a regiones 300 mil nuevos empleos.

"Con esto queda demostrado que el plan de activar 1.600 industrias dentro del anillo Américo Vespucio y generar 70 mil nuevos empleos, es exactamente una medida en el sentido incorrecto", enfatizó Horvath.

El parlamentario agregó que las conclusiones de la auditoría demuestran que "las medidas son erróneas, las estaciones de monitoreo resultan ser una farsa y, por lo tanto, las decisiones que se están tomando (...) están demostrando que aquí hay una política ambiental de fondo para Santiago que es errada".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores