El 2010 se verán resultados concretos de la reforma a la salud

El gobierno se planteó metas específicas para los próximos diez años; habrá desde cambios en las materias escolares hasta reforzamiento de conductas en postas, consultorios y hospitales, para que los chilenos cambien conductas y se hagan responsables de su propia salud. El médico encargado de elaborar el proyecto, Héctor Sandoval, revela los alcances, costos y pormenores del anuncio que el Presidente Lagos hará el 21 de mayo.

10 de Mayo de 2001 | 10:00 | Juan Carlos Muñoz, emol.com
SANTIAGO.- El secretario ejecutivo de la comisión encargada de elaborar el nuevo proyecto de salud del gobierno, doctor Hernán Sandoval, afirma que el tema fundamental, a su juicio, es que "independientemente del interés que se ha generado por el tema del financiamiento, lo que se ha logrado definir en este tiempo de trabajo es que en el futuro el gobierno va a trabajar en torno a objetivos nacionales de salud. Y estos objetivos van a señalar metas específicas para los próximos diez años de mejoramiento de salud para los chilenos".

La idea no es nueva. Las bases de propósitos concretos de salud ya se implementaron en el año 1958. "En esa década se implementaron sistemas de cobertura y se crearon puestos de médicos generales de zonas, lo que permitió enviar doctores a todos los rincones de Chile. Se crearon también las postas y hospitales rurales, permitiendo llevar salud a mucha gente que en ese tiempo no tenía opción de atención médica".

Al entender del facultativo, lo anterior fue muy eficaz "porque se disminuyó la mortalidad materna, que era muy elevada, se disminuyó la mortalidad infantil, se mejoró la nutrición infantil y se lograron coberturas muy importantes como el entorno de la atención sanitaria".

Lo que se pretende lograr en este nuevo proceso de reforma de la salud es impactar sobre enfermedades crónicas no transmisibles como "la hipertensión arterial, diabetes, las cardiovasculares, depresión, consumo de alcohol y drogas, las enfermedades osteomusculares de columna y extremidades", que a juicio de Sandoval son las que van a producir la mayor cantidad de "disminución de años de vida saludables y la mayor cantidad de muertes prematuras", y para las cuales nuestro actual sistema de salud no está preparado.

La idea es cambiar la orientación que ha tenido la salud en las últimas tres décadas, es decir, "hay que hacer un giro; de priorizar la salud de la madre y el niño a ser capaz de satisfacer las necesidades que plantean este nuevo tipo de enfermedades.

Para aterrizar lo anterior es necesario, según explica Sandoval, desarrollar una atención primaria que sea muy resolutiva, cercana a la gente, que sea amable acogedora y que apoye a las personas. "Si un paciente comienza a ser diabético a los cincuenta años, tiene esperanza de vida hasta los setenta y cinco u ochenta, es decir, si en estas dos décadas la persona logra seguir las indicaciones en cuanto a estilos de vida, y toma regularmente los medicamentos, puede llega a tener una esperanza de vida igual a una persona no diabética. Pero esto requiere de un gran esfuerzo de educación".

Los más peculiar del nuevo proyecto trazado, es que no necesitaría más dinero para materializarse, según el médico. "El dinero es necesario si no se hace lo anterior, porque es necesario para atender las complicaciones de insuficiencia renal, las dificultades de la marcha, los trastornos neurológicos y todas las complicaciones que surgen cuando uno no trata bien una diabetes. Mejorar esto pasa por estar acerca de la gente, educarla, apoyarla, reforzarla en todos los mecanismos que significa cambiar sus hábitos alimentarios, incrementar sus hábitos de ejercicios físicos, mantener la movilidad de las personas de la tercera edad y que sean autosuficientes para desplazarse".

Pero no sólo se trata de educar sino prestar un servicio mucho más completo que el actual. Para hacer todo esto una realidad se requiere un proceso que a lo menos tardará diez años. Tiempo en el que se debieran diseñar políticas de educación para que los niños incorporen los cambios a su sistema de vida.

Sandoval precisa que actualmente se gasta 1 billón 300 mil millones de pesos, que se originan de cotizaciones e impuestos generales. "El tema que el aporte fiscal sea mayor o menor no me parece que sea lo más importante a discutir. Lo relevante es discutir cómo lograr el financiamiento suficiente para las tareas que vamos a emprender, y cómo este financiamiento se genera a partir de medidas distributivas, es decir, no generando mayor esfuerzo para los que tienes menos ingreso, sino por los que tienen más".

Para tal efecto, la comisión multisectorial encargada de elaborar la reforma, no consideró las condiciones económicas que vive el país: "Cuando uno habla de una reforma habla de un proceso, que una vez consolidado dure al menos dos o tres décadas. Por eso nos proyectamos en el futuro, en lo que posiblemente crecerá la economía en los próximos años". Y agrega: "Porque podemos prever cuál va a ser la conducta de las enfermedades desde el punto de vista epidemiológico y también podemos saber cuáles serían las intervenciones más eficaces para que las enfermedades no se comporten de manera de causar más muerte entre los chilenos. Por eso tenemos que proyectarnos sobre una base de crecimiento sostenido".

El médico dice que nunca fue objetivo perjudicar a los privados. "No hay intencionalidad de hacer desaparecer a las isapres, nunca estuvo dentro de nuestros cometidos hacer desaparecer a estas entidades, lo que se nos encomendó es que las coberturas sean reales, que tengan que ver con las patologías prevalentes en el país y que sean muy transparentes para que los usuarios tengan muy claro el seguro que contratan".

Sandoval no cree que las isapres desaparezcan, pero "sí creo que tendrán que ser más eficientes al menor costo posible", con lo que queda de manifiesto que estas entidades, al menos, ya no estaría obteniendo las mismas utilidades que hoy.

Este 21 de mayo el Presidente Lagos sólo dará los lineamientos generales, los caminos por donde se desplazará la reforma a la salud. "En este momento no podemos entrar en detalles porque ello es parte de un diseño fino. Lo que se acordó recién es el lineamiento. Lo demás se verá en el debate político que se generará con los sectores interesados: gobierno, políticos, trabajadores, seguros privados, clínicas, etcétera".

Para que el proyecto sea realidad deberá recorrer un sinuoso y largo camino. Porque no se trata sólo de preparar un proyecto de ley y enviarlo al Congreso para su promulgación, "habrá intervenciones a niveles normativos, legislativos y constitucionales".

La percepción del cambio tampoco será inmediata, "quizá a nivel de las mejores coberturas de las enfermedades sí, en aquellas donde opere el seguro garantizado, que posiblemente será pronto, pero el impacto real sobre la salud de la población se produce en la medida en que todo lo que uno desarrolle para la prevención de enfermedades se haga y se incorpore en el sistema de vida de cada uno.

Sobre el financiamiento, Sandoval prefiere dejar que la ministra del ramo sea la que explique de dónde se recolectarán los recurso para sustentar la reforma, sin embargo, asegura que sí habrá un fondo solidario, que los que ganan más deberán ayudar a los que ganan menos, que es posible redestinar el 3 por ciento de las imposiciones a las isapres, e incluso el 7 por ciento, al nuevo plan de salud, y que más que recursos lo que se necesita es un cambio de mentalidad radical en la conducta de las personas.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores