Iglesia pide al Gobierno aplazar compra de F-16 y reorientar gasto

Obispos coinciden en que este no es un gasto "de inmediata necesidad", si se toma en cuenta que el desempleo ha subido y actualmente se ubica en una tasa del 8,8 por ciento.

11 de Mayo de 2001 | 16:18 | EFE
SANTIAGO.- Los obispos chilenos pidieron hoy al Gobierno aplazar la compra de cazabombarderos para la Fuerza Aérea y reorientar el gasto fiscal para crear más empleos.

"Hay gastos que se estaban pensando hacer, pero que no son de inmediata necesidad", afirmó el arzobispo de Santiago, cardenal Francisco Javier Errázuriz, al término de la 81 asamblea plenaria de obispos de Chile.

Esta reunión se centró en la búsqueda de fórmulas para reanimar la solidaridad y la esperanza en el país, ámbito en el que requirieron urgentes medidas del Estado, empresarios y particulares para crear nuevas oportunidades de trabajo y cumplir con la justicia social.

Chile anunció a fines de diciembre pasado su decisión de renovar la flota de combate de la Fuerza Aérea con aviones estadounidenses F-16, de la empresa Lockheed Martin, con la cual iniciaron negociaciones este año.

Los obispos coincidieron en que este no es un gasto "de inmediata necesidad", si se toma en cuenta que el desempleo ha subido y actualmente se ubica en una tasa del 8,8 por ciento.

El cardenal Errázuriz formuló una dura crítica a los empresarios, con cuyos dirigentes ha tenido varios desencuentros en las últimas semanas.

"Constatamos que existe un incremento de un fuerte individualismo que se manifiesta en exigir derechos sin considerar los correspondientes deberes, en particular respecto del bien común y también en un afán desmedido de poder y lucro en algunos sectores", afirmó.

En este encuentro también se debatió la posición de la iglesia en materia de derechos humanos.

En la declaración oficial del pleno se precisó que la Iglesia Católica "busca entregar esperanza a cuantos están sedientos de verdad, justicia, arrepentimiento y perdón", y aclaró que sólo sobre ese fundamento sólido se podrá "edificar a Chile como una casa común".

De este modo se zanjó la polémica que crearon unas declaraciones del cardenal recién investido en Roma en las que señaló que "una excesiva justicia puede devenir en una injusticia" y además se opuso a la presentación de querellas por torturas.

El cardenal aseguró haber sido "malentendido", pero la tensión que se generó con los feligreses -que incluso le enviaron una "carta crítica"- motivó que su portavoz, sacerdote Joaquín Alliende, hiciera una declaración días atrás rectificando sus dichos.

En ese sentido, el secretario de la Conferencia Episcopal, Camilo Vial, afirmó que el camino de reconciliación que plantea la iglesia se basa en los cuatro ejes de verdad, justicia, arrepentimiento y perdón, por lo que consideró "injusto juzgar las palabras del cardenal en torno a una expresión que fue tergiversada en Roma".

La corriente de laicos cristianos "Somos Iglesia" acusó al cardenal Errázuriz de "promover el chantaje al perdón cristiano", por lo que le exigieron pedir perdón a los familiares de las víctimas de la represión y a los chilenos.

Además, le recordaron que el perdón cristiano "no se compadece con la impunidad ni se alegra con la injusticia, sino que supone el castigo para los autores de crímenes simples y de los horrendos, como lo demostró el Papa Juan Pablo II al perdonar a su agresor, Alí Agca, sin impedir el ejercicio de la justicia italiana y la turca".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores