Gendarmes reclaman por pésimas condiciones de cárceles chilenas

Según la directiva de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios (ANFUP) la idea de expulsar del país a reclusos extranjeros tendrá un impacto menor en el colapso de los recintos penitenciarios, debido a que se trata de un grupo muy reducido.

24 de Mayo de 2001 | 17:17 | Orbe
SANTIAGO.- La directiva de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios (ANFUP) advirtió sobre la negligencia de las autoridades del país en cuanto a aplicar medidas efectivas para superar los problemas que se viven en el interior de las cárceles del país, donde existe un alto nivel de hacinamiento, afirmando que se espera que ocurran hechos como la muerte de 26 presos en Iquique para corregir este tipo de problemas.

Según los dirigentes Manuel Riquelme, Balbino Carrasco, Carlos Donoso y Boris Henríquez, la idea de expulsar del país a reclusos extranjeros tendrá un impacto menor en el colapso de los recintos penitenciarios, debido a que se trata de un grupo muy reducido.

Asimismo, insistieron en que el sistema de reclusión chileno "está colapsado" debido a la falta de recursos y a que las condiciones de vida de los internos "son caóticas".

Además, criticaron la "insensibilidad" de las autoridades y, en particular, al Ministerio de Hacienda por negarse a ampliar el presupuesto de Gendarmería para contratar 3 mil 500 vigilantes más y paliar la falta de recursos y equipos.

Señalaron, al respecto, que muchos gendarmes - especialmente aquellos que cubren guardias armadas en garitas - trabajan más de cien horas por semana, es decir, más del doble de la jornada que se exige por ley y que asciende a las 48 horas.

Al mismo tiempo, explicaron que en nuestro país existen 6 mil gendarmes para atender a una población penal de casi 35 mil reclusos, pero muchos de esos vigilantes cumplen labores de carácter administrativo en policlínicos, vigilancia en tribunales, en el Ministerio de Justicia e incluso algunos cumplen labores de guardaespaldas de diferentes autoridades.

Sobre las condiciones de vida de los reos, los dirigentes explicaron que son "caóticas", añadiendo que los reos primerizos a veces no tienen donde dormir por la falta de colchonetas. Asimismo, en el caso de los baños, explicó que un pabellón para 80 reclusos sólo tiene un lavadero, tres o cuatro "sillas turcas", que es un hoyo en el suelo que sirve de WC, y dos duchas que no siempre están en óptimas condiciones.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores