Ricardo Lagos: Chile no está empeñado en ninguna carrera armamentista

El Presidente de la República aclaró que la adquisición por parte de Chile de nuevos aviones, submarinos, fragatas y tanques corresponde a una "situación de reemplazo", ya que el país durante aproximadamente veinte años no compró nada. De esta manera, negó categóricamente que Chile esté intentando una carrera armamentista en el cono sur.

29 de Mayo de 2001 | 10:10 | DPA
SANTIAGO.- El Presidente de la República, Ricardo Lagos, negó categóricamente que Chile esté intentando una carrera armamentista en el cono sur de América, como se ha insinuado en algunos medios de comunicación en el exterior, indicando que lo que el país hace es renovar material obsoleto de hace veinte años.

"Chile está muy lejos de querer iniciar cualquiera cosa en esa dirección, no tiene sentido, además, dicho francamente, tenemos temas que son mucho más importantes y significativos que éstos", declaró a la Agencia Alemana de Prensa (DPA) en una entrevista exclusiva realizada en el avión presidencial, cuando éste volaba rumbo al mineral de cobre "La Escondida", a 3.150 metros de altura en la Cordillera de Los Andes.

"Lo único que diría sobre esto es que estaríamos felices de poder iniciar una política de distensión o de poder plantear algún tipo de fórmulas que eviten el tener que hacer este tipo de gastos", dijo.

Agregó que lo que se está haciendo en Chile es reponer aquello que con el paso de los años deja de ser útil. "Pero nos gustaría también pensar en una fórmula latinoamericana para avanzar en esta dirección", subrayó el Presidente al corresponsal de DPA en Chile.

"Lo que ocurre es que el país durante aproximadamente veinte años no compró nada. Los aviones últimos son del año setenta y en consecuencia lo que se está haciendo es la mantención de una situación de reemplazo", aclaró.

Según estimaciones extraoficiales, el actual programa chileno de renovación de material militar se acercaría a los 2.350 millones de dólares, con la adquisición de 10 aviones F-16 en Estados Unidos (600 millones de dólares), dos submarinos "Scorpion" encargados a un consorcio franco-español (400 millones de dólares), cuatro fragatas del tipo Meko 200 alemanas (950 millones de dólares) y unos 200 tanques Leopard (unos 400 millones de dólares).

De todas estas compras, la de las fragatas alemanas es la única enmarcada en un plan, denominado Tridente, que incluye desarrollo y transferencia tecnológica. Este consiste en la construcción para Chile de cuatro fragatas del modelo Meko 200, en el marco de un acuerdo de cooperación entre los astilleros chilenos Asmar y los alemanes Blohm&Voss.

De las cuatro unidades, la primera sería construida completamente en Hamburgo, Alemania, y estaría terminada en el año 2006. Las otras tres se construirían en Chile bajo la asesoría alemana hasta el año 2010.

Cada una de las unidades, con una dotación de 140 hombres y capacidad de operar con helicópteros pesados, será "multipropósito", lo que significa estar capacitadas para desarrollar misiones de guerra de misiles de superficie, defensa antiaérea, artillería y defensa antisubmarina, según informaron fuentes de la Armada en Chile.

El ministro alemán de Defensa, Rudolf Scharping, quien visitó Chile la semana pasada y se reunió con el Presidente Lagos, subrayó que esta negociación formaba parte de "nuestra cooperación en materia de política de seguridad que es global, lo que significa que no abarca solamente el plan 'Tridente', sino la mayor parte posible de áreas en Chile".

"Esto puede llevar como resultado al desarrollo en Chile de una industria de astilleros muchísimo más competitiva" gracias a las compensaciones económicas o "offset de cien por ciento" que comprende el paquete de negociación.

Un "offset de cien por ciento" significa una compensación alemana en un cien por ciento de la inversión que realice Chile en estas fragatas.

Lagos, en la entrevista con DPA, destacó en este tema que la operación con Alemania significaba, junto con una adquisición que implicaba ponerse al día en la defensa en Chile, la adquisición y generación de "know how", lo que permitirá crear puestos de trabajo.

El Mandatario destacó que lo más importante era poder colaborar en el desarrollo de una industria significativa, porque más que comprar fragatas, lo que se está planteando es aprender a hacer este tipo de buques o aprender a hacer barcos en una escala mucho mayor y en eso "podemos tener un flujo de intercambio con Alemania muy significativo".

En este contexto, el Presidente Lagos dijo a DPA que él no estaba de acuerdo con la Ley Reservada del Cobre promulgada durante el régimen militar que encabezó Augusto Pinochet. Esta disposición destina a las Fuerzas Armadas el 10 por ciento de las ganancias que obtiene Chile por la venta de cobre en el exterior, mineral que comprende ingresos anuales que bordean los 7.000 millones de dólares.

Sin embargo, Lagos dijo que había que destacar que las compras programadas son en virtud de la Ley Reservada del Cobre, pero la Concertación "ha señalado que lo lógico sería que las decisiones en esta materia estén en el presupuesto ordinario de la Nación y llegado el caso yo puedo evaluar hacer un intento para una modificación en este sentido".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores