Funcionarios municipales rechazan proyecto que modifica ley orgánica constitucional

Según los trabajadores, la iniciativa que establece que las municipalidades podrán crear y suprimir empleos, y fijar remuneraciones, "es un burdo intento de entregar a los alcaldes y concejales el poder absoluto (...) para despedir funcionarios y trabajadores municipales en todo el país".

29 de Mayo de 2001 | 10:30 | ORBE
SANTIAGO.- La directiva de la Asociación de Funcionarios Municipales de Santiago, en conocimiento de la propuesta gubernamental de modificar la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades, formuló un llamado de alerta a sus dos mil asociados como, asimismo, al Parlamento en orden a rechazar este proyecto.

Al mismo tiempo, convocó al Gobierno del Presidente Ricardo Lagos y a la Asociación Chilena de Municipalidades a respetar los acuerdos firmados el año 1997 por Eduardo Frei y Jaime Ravinet, y a la Confederación (Asemuch) a negociar de cara a los trabajadores, "a ponerse los pantalones y no a dar explicaciones sobre hechos consumados y negociaciones mal hechas".

El texto del comunicado de prensa de la entidad gremial, dado a conocer esta mañana, indica que "la directiva de la Asociación de Funcionarios Municipales de Santiago ha tomado conocimiento de la propuesta del Gobierno para modificar la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades con el objeto de regular lo establecido en el artículo 110 de la Constitución Política del Estado, el cual establece que las municipalidades podrán crear y suprimir empleos, y fijar remuneraciones".

"El proyecto del Gobierno -negociado de manera reservada por la Confederación Nacional de Funcionarios Municipales de Chile (Asemuch) y la Asociación Chilena de Municipalidades desde el mes de marzo del año 2000 hasta la fecha- es un burdo intento de entregar a los alcaldes y concejales el poder absoluto, y omnímodo, sin ningún contrapeso, para despedir funcionarios y trabajadores municipales en todo el país", añade.

"Tras este proyecto, que pretende materializar la tan manida modernización de los municipios, se esconde -cual caballo de Troya- el fantasma de la cesantía para miles y miles de trabajadores municipales", recalca.

"Para nadie es un misterio que la gran mayoría, por no decir todos, de los alcaldes de cualquier partido político hubiese despedido a un gran número de trabajadores si hubiesen tenido las herramientas legales para hacerlo", asegura.

"Junto con lo anterior, esta propuesta termina con la carrera funcionaria establecida en el artículo 38 de la Constitución política de la República al establecer que sólo tendrán derecho al ascenso los funcionarios de los escalafones auxiliar y administrativos, y el resto deberá concursar los cargos vacantes", sostiene.

"Asimismo, el proyecto indica que las municipalidades podrán establecer la estructura interna del municipio a su libre albedrío, obligándola sólo a una estructura mínima que contemple las funciones de la Secretaría Municipal, la dirección de Control Interno, Obras Municipales y Secretaría de Planificación, y establece que estos cargos y demás direcciones que se creen serán de confianza exclusiva del alcalde, con excepción de Obras Municipales y el Control Interno", asevera.

Finalmente, enfatiza que "todo lo anterior es un atentado al derecho a la estabilidad y a la carrera funcionaria. Por ello, este directorio hace un llamado a los 2.000 funcionarios de Santiago a estar alertas; al Parlamento a rechazar dicho proyecto; al Gobierno de Lagos y a la Asociación Chilena de Municipalidades a respetar los acuerdos firmados el año 1997 por Frei y Ravinet y a nuestra Confederación a negociar de cara a los trabajadores, a ponerse los pantalones, y no a dar explicaciones sobre hechos consumados y negociaciones mal hechas".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores