Chile rechaza diferenciar entre países ricos y pobres en misiones de la ONU

El embajador de Chile en Naciones Unidas, Juan Gabriel Valdés, señaló hoy que "rechazamos la idea de que se establezca una división del trabajo, en donde los países ricos provean la tecnología y los países pobres envíen los soldados".

07 de Junio de 2001 | 14:55 | EFE
NUEVA YORK.- Chile se expresó hoy contrario a que haya diferencias entre los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo a la hora de participar en las misiones de paz de la ONU.

"Rechazamos la idea de que se establezca una división del trabajo, en donde los países ricos provean la tecnología y los países pobres envíen los soldados", dijo el embajador de Chile en la ONU, Juan Gabriel Valdés.

El diplomático fue el promotor de un seminario en el que una veintena de militares y políticos de su país se han reunido con expertos y responsables de misiones de paz de la ONU para discutir la participación de Chile en esas operaciones.

Valdés se mostró satisfecho de que "nuestras autoridades civiles y militares hayan escuchado a estos expertos en Nueva York, ya que un encuentro de esta clase no hubiera sido posible organizarlo en Santiago".

Aunque Chile participa desde 1949 en misiones de paz de la ONU, no empezó a enviar tropas y efectivos militares hasta 1999, cuando integró las operaciones de paz con efectivos policiales en Bosnia y en el Pacífico, concretamente en la isla de Timor.

"Anteriormente, nuestra participación era a nivel de oficiales del Estado Mayor, mientras que ahora estamos involucrados de forma más real y para ello es necesario organizarnos también internamente y crear una comisión interministerial entre defensa y exteriores para tomar decisiones eficaces en este sentido", indicó Valdés.

En el seminario, que concluye hoy, está previsto que participe el argelino Lakhadar Brahimi, representante especial del secretario general de la ONU para las operaciones de paz y que en agosto pasado dio a conocer un informe de evaluación de las misiones de los cascos azules.

"Nosotros respaldamos firmemente el informe que realizó, en el que proponía un mayor fortalecimiento del secretariado de las Naciones Unidas y darle más capacidad para la dirección de las operaciones de paz", señaló el diplomático.

Valdés mencionó los retrocesos en la capacidad política de la ONU ante conflictos como el de Kosovo y anotó que la ONU "en estos días se encuentra con mayores dificultades para afrontar un mundo cada vez más complejo y lleno de conflictos, violaciones de derechos humanos, genocidios en países en vías de desarrollo".

Además de la diferencia en la participación en las misiones de paz de los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo, otro de los puntos importantes que se pusieron sobre la mesa fue el trabajo regional.

"Hemos hablado de analizar cómo países como Chile, Argentina, Uruguay y Brasil, que han participado en estas operaciones, podrían multiplicar sus esfuerzos e intercambiar experiencias, así como incluso la posibilidad de llevar a cabo acciones conjuntas", explicó Valdés.

Los participantes también hablaron de la participación en las decisiones del Consejo de Seguridad.

Para el diplomático chileno, es necesario un triángulo básico formado por los países que proveen tropas, con el Secretariado y el Consejo de Seguridad para que las operaciones funcionen y se "evite una especie de mercenarización" de las naciones que envían efectivos militares.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores