Continúan investigaciones por millonario fraude aduanero

La banda estaba encabezada por los libaneses Nouhad y Rabih Toufic, quienes conformaron su agrupación con integrantes de su familia y otros colaboradores, alcanzando el número de 16.

29 de Junio de 2001 | 15:33 | Agencias
VALPARAISO.- Los cuatro chilenos detenidos por el fraude aduanero liderado por 16 ciudadanos libaneses, pasaron hoy a disposición de los tribunales de justicia de la Quinta Región.

Los arrestados corresponden al contador auditor de 35 años identificado con las iniciales R.M.F., quien se encargaba de las principales operaciones del grupo; el egresado de derecho G.B.B., también de 35 años, que actuó como abogado en varias acciones; y los representantes de Ronitel -la principal empresa que manejaba el grupo- identificados como C.M.A., de 43 años, y J.G.R., de 47.

El subcomisario de la Brigada de Delitos Portuarios (Bridepor), Juan Llanos, explicó hoy que la banda que cometió delitos de fraude en una estafa que podría alcanzar a los 30 millones de dólares, estaba encabezada por los libaneses Nouhad y Rabih Toufic, quienes conformaron su agrupación con integrantes de su familia y otros colaboradores, alcanzando el número de 16.

Todos ellos abandonaron el país, quedando únicamente los detenidos chilenos y entregándose ahora los antecedentes del caso a la Brigada de Delitos Económicos (Bridec) y a la Interpol, para que continúen con las diligencias.

Llanos señaló que "iniciaron sus operaciones en Chile con la empresa de telas Ronitel, que partió con un capital inicial de 10 millones de pesos y al cabo de poco tiempo aumentó en forma considerable. La empresa funcionaba como importadora, exportadora y reimportadora, y también se dedicaba a la venta de telas en el medio nacional. Captó la atención de la industria textil y del medio financiero por sus grandes logros económicos a tal punto que fue catalogada por empresas financieras especialistas con triple A, lo que les dio una cobertura de créditos que aprovecharon para aumentar sus ganancias".

Explicó que la primera pista fue el fraude aduanero en la declaración de las importaciones del grupo, que declaraba precios más bajos que los reales. De ahí surgió la orden de investigar de parte del tribunal aduanero, la que se amplió con los primeros antecedentes de fraude.

También aprovechaban el tiempo que tenían para internar la mercadería a Chile y reimportar lo que no era vendido en el mercado nacional.

Respecto a los fines de los dineros obtenidos a través del fraude, el subcomisario indicó que si bien no se puede descartar que se haya utilizado para comprar armas para apoyar la lucha islámica, tampoco es algo que esté confirmado.

Asimismo, señaló que hay numerosas instituciones bancarias afectadas por las estafas del grupo, las que se encuentran sacando sus cálculos para entregar los montos a la policía que investiga el fraude, donde hubo a lo menos cinco empresas involucradas, correspondiendo a Ronitel, panadería Samar, Salimas S.A., Pacific USA, Marcotex y Ronifan.

El mismo grupo ha efectuado operaciones fraudulentas en el extranjero, informándose de acciones en Estados Unidos, México, China, Venezuela y Panamá.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores