Lavín defendió venta de aguas ante comisión de diputados

Alcalde de Santiago insistió en que el traspaso de los derechos a Aguas Andinas, por un total de 6.500 millones de pesos, fue "un gran negocio".

14 de Agosto de 2002 | 18:29 | Mauricio Campusano, EMOL
VALPARAISO.- El alcalde de Santiago, Joaquín Lavín, defendió esta tarde ante una comisión especial investigadora de la Cámara de Diputados el negocio firmado por la municipalidad que encabeza con la empresa Aguas Andinas, según el cual le transfiere los derechos de consumo de agua contra el pago de 6.500 millones de pesos, los que serán destinados a iniciativas de carácter social y de infraestructura para la alcaldía capitalina

Lavín llegó a la comisión que preside la diputada del PPD Carolina Tohá armado de transparencias con cifras y argumentos técnicos, con los que intentó demostrar que al vender las aguas realizó un buen negocio para el municipio. La sesión especial se inició exactamente a las 15.45 de esta tarde ante una decena de diputados.

Según explicó Lavín a los integrantes de la instancia parlamentaria, la decisión para hacer este cuestionado negocio se tomó sobre la base de tres realidades: la complicada -aunque manejable, según aclaró- situación económica de Santiago; la necesidad de velar por el bien de los vecinos de la comuna mediante proyectos sociales y de infraestructura; y el peligro de que por medio de una puga judicial la Municipalidad de Santiago perdiera los derechos de gratuidad de este bien.

En virtud de este último punto -que dijo por lo demás haber sido el que tuvo mayor incidencia a la hora de sellar el negocio con la sanitaria- en algún minuto Aguas Andina podía plantear a través de recursos judiciales la exigencia de la devolución de los derechos, ante lo cual Santiago podría perderlos, y en vez de los 6.500 millones que recibió, hubiera recibido cero.

Además, en su alocución aprovechó de objetar las críticas que han hecho algunos personeros concertacionistas en el sentido de que el municipio pudo haber obtenido a lo menos unos 18 mil millones de pesos por la venta de los derechos del agua.

En este punto, Lavín defendió el precio final del negocio al argüir que cuando Aguas Barcelona compró la empresa Emos en 1997, lo hizo sobre la base de pagar US$2.2 por metro cúbico, lo que traducido al negocio que selló la Municipalidad de Santiago, Aguas Andinas a lo sumo debió haber pagado sólo 4 mil 300 millones de pesos, y nos los 6 mil 500 millones de pesos en que lo hizo.

Por ello, y ante la necesidad de generar recursos para financiar los proyectos que la comunidad necesitaba, Lavín explicó que después de varios análisis la alcaldía llegó a la conclusión de que si bien el agua es un activo rentable, es menos rentable que otros proyectos sociales que necesita la comuna en el mediano plazo.

Además, refutó a quienes lo criticaron por haber amarrado un pago mínimo de consumo de 700 millones de pesos -equivalente a 1 millón 800 mil metros cúbicos-, por cuanto señaló que en la actualidad la municipalidad tiene un consumo de alrededor 2 millones 800 mil metros cúbicos, y que éste, de acuerdo a los estudios y la realidad actual, jamás será menos y no se pagará de más por el agua.

Finalmente, el alcalde de Santiago explicó que en el futuro las cuentas de agua de todos habitantes de la capital deberán disminuir, gracias a que éstos dejarán de subsidiar el dinero que Aguas Andina dejaba de percibir por el derecho de gratuidad que beneficiaba a la comuna de Santiago.

Satisfacción por su concurrencia

A la salida de la reunión, el alcalde expresó su satisfacción por haber colaborado a esclarecer las dudas de los diputados y calificó como un buen negocio la cuestionada venta de los derechos de agua de la municipalidad.

"Pienso que la reunión se desarrolló en un ámbito tranquilo... le agradezco a la diputada Tohá por esto. Creo que fue transparente. Todos los diputados preguntaron y se respondieron sus preguntas y me voy contento con el resultado".

A renglón seguido, calificó como un "buen negocio" para la municipalidad y sus vecinos la transacción hecha con la sanitaria capitalina, debido a que pronto se concretarán los proyectos que la propia comunidad eligió en la consulta ciudadana realizada hace dos semanas.

"Es un gran negocio para la municipalidad de Santiago, es un gran negocio para los vecinos de Santiago, porque va a permitir desarrollar un gran plan de obras de aquí a diciembre y los vecinos van a ver directamente los beneficios", puntualizó.

No obstante haber asistido a la comisión especial, los diputados concertacionistas, encabezados por el DC Jaime Jiménez, ya adelantaron que volverán a citar a Lavín para la próxima semana, pues -según dijeron- quedaron algunas preguntas pendientes sin responder.

Según la interpretación de la ley orgánica del Congreso que hace el diputado Jiménez, Lavín está obligado, en su calidad de funcionario público, a concurrir las veces que sea citado a la comisión especial investigadora.

"Han quedado preguntas pendientes, y por lo tanto, habiendo preguntas sin responder, el alcalde será citado nuevamente. Tenemos las atribuciones para citar a todos aquellos funcionarios que tienen la calidad de funcionarios públicos, y como el alcalde es un funcionario público de un órgano más de la administración pública, tiene la obligación de asistir bajo apercebimiento constitucion", dijo el legislador democratacristiano.

Al respecto, el edil capitalino -quien se encontraba rodeado de parlamentarios de la UDI y de RN, dio a entender que está dispuesto a concurrir nuevamente en aras de la trasparencia que él desea darle a la investigación que lleva adelante la comisión especial.

"En realidad todos los diputados preguntaron, todas las respuestas las tuvieron...ahí se verá, si necesitan más antecedentes ahí se verá... (porque) yo por transparencias no me cierro a nada", dijo Lavín en los pasillos del Congreso Nacional.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores