"Parvularios" cuentan que hasta los han echado de la casa por estudiar una carrera de mujeres

En la universidad las profesoras los miraban con desconfianza y las compañeras dudaban de su sexualidad. Pero los "tíos" sortean los malos ratos con humor y son furor entre los niños.

SANTIAGO.- "'Joven, usted está equivocado, retírese que no tiene nada que hacer aquí', me dijo la profesora. Yo le dije 'profesora, pero si yo soy de esta carrera'. 'No quiero chistositos', me dijo. Hasta que la convencí de que revisara la lista y vio que yo estaba inscrito. Ahí cambió su actitud y le dijo a mis compañeras 'chiquillas, ¿sabían que van a tener un compañero?', me abrazó y pidió que me dieran un aplauso".


Así recuerda Ricardo González (58) su primer día de clases en la Universidad de Concepción. Era 1973 y él era el único hombre que estaba en la sala, en medio de 200 mujeres que se aprestaban a estudiar Educación de Párvulos.


Pero a Ricardo no le extrañó ese recibimiento. Poco antes, cuando le contó a su padre que iba estudiar esa carrera, tuvo el primer rechazo. "Yo soy de Lota, de una cultura machista, y mi papá me dijo altiro que no, que cómo era posible". Luego lo trataron de disuadir en la propia universidad. "Me dijeron ¿estás seguro?, no vayas a perder tu plata". Pese a todo, postuló a Educación de Párvulos y quedó seleccionado en el tercer lugar.


Ahora dice, con orgullo, ser uno de los primeros hombres que estudió esa carrera en la Región del Biobío. Y su decisión no estuvo lejos de ser una hazaña, ya que Educación de Párvulos es, por lejos, la carrera en que se matriculan más mujeres que hombres. Según datos del Consejo Nacional de Educación, en 2012 sólo el 1% de quienes cursan esa carrera son de sexo masculino, lo que equivale a 171 personas en todo el país.


Ricardo supo su vocación cuando estaba en el colegio. "Siempre me gustó el mundo de los niños pequeños, porque son energéticos, son vitales, transparentes y uno se llena de energía cuando se rodea de ellos". Primero pensó en estudiar Psicología, pero necesitaba el contacto directo con los niños.


Ya en la universidad, confiesa que muchas veces debió recurrir al humor para evitar que lo molestaran y sacarse de encima los prejuicios que tenía la gente. "Cuando me veían en los pasillos, las mujeres de otras carreras me decían 'tío, tío, quiero ir al baño', y yo les contestaba 'ya, venga para acá' y les tomaba la mano. Me molestaban y yo lo tomaba a la chacota. Entonces así después la gente me dejó de molestar", afirma. 


También tuvo complicaciones con algunas profesoras. "No me miraron con buenos ojos al comienzo, porque pensaron miles de cosas, y me empezaron a fregar, a ponerme más exigencia, en los certámenes me sacaban del grupo y me ponían en la mesa del profesor porque, según ellas, mis compañeras me soplaban, pero yo era el que les soplaba a ellas", afirma. 


Eso fue cambiando con el tiempo. "Al año se dieron cuenta de que yo estudiaba, que me iba bien, que aprobaba mis ramos, y cuando me titulé era el regalón de todas mis profesoras".


Se cambió de Ingeniería en Minas a Párvulos


Una experiencia similar tuvo Carlos Herrera (52), quien también estudió Educación de Párvulos, pero en La Serena. Cuenta que siempre quiso estudiar esa carrera, "pero yo sabía que era sólo de mujeres". A eso se sumaba que en su familia paterna todos eran mineros "y yo tenía que ser igual". Así que entró a estudiar Ingeniería en Minas, casi por "obligación".


Tenía buenas notas, pero no soportó las salidas a terreno. "Me complicó la vida del minero, estar en los cerros, cómo se relaciona la gente, tan brusca, y yo prefería trabajar con niños".


Entonces tomó la decisión. Abandonó la carrera, dio en secreto la Prueba de Aptitud Académica (PAA) y quedó seleccionado en segundo lugar en Educación de Párvulos en la sede La Serena de la Universidad de Chile.


Cuando su padre se enteró, lo echó de la casa. "Cuando le conté casi se cae de poto. Me dijo 'que soy maricón, ¿tú crees que con eso vas a poder financiar a una familia? Yo no te voy a mantener así'". Entonces se fue a vivir con unos amigos.


En la universidad también tuvo momentos complicados y mucha gente pensaba que era homosexual. "Entonces vino la fiesta mechona y, para romper todas esas cosas, me disfracé de mujer. Toda la gente se reía y se dieron cuenta de que yo era muy extrovertido más que homosexual. Tuve que ganármelos por el humor, es como mi herramienta", afirma.


Pero no todo fue malo rodeado de mujeres. "Era súper regalón de mis compañeras, porque me veían como un hermano y todas las niñas me cuidaban un montón y me ayudaban", recuerda. Fue un excelente alumno, hizo ayudantías, tomó ramos paralelos de Arte e incluso conoció a su actual esposa, quien era una de sus compañeras de carrera.


"Todos esperaban una tía y apareció un hombre"


Después de titularse, ambos tuvieron que seguir abriéndose espacios en un área dominada por mujeres. Tanto así, que hasta la vestimenta estaba pensada en ellas. Carlos cuenta que él mismo se tuvo que diseñar una chaqueta verde para usarla en lugar del delantal de las educadoras. "Era como un vestón, pero tenía unas pinzas para moverme mejor", dice.


El primer trabajo que consiguió Carlos fue en Pisco Elqui, en Valle del Elqui, donde tuvo que formar el primer kínder de la localidad. "Era un pueblo chico, conservador, y todos esperaban a una tía y, sin embargo, apareció un hombre, y fui casa por casa buscando alumnos para formar el kínder". Dice que trató de hacer muchas actividades con los niños junto a la comunidad, para que lo conocieran. "Me acerqué mucho a la gente y en un año tenía al pueblo ganado", afirma.


Luego trabajó en Sotaqui y Ovalle, donde se desempeña hasta ahora. Y aunque ama su carrera, reconoce que siempre se ha tenido que esforzar un poco más para ganarse la confianza de la gente. Una de las fórmulas que ha hallado es sacar mucho a los niños a la calle, hacerlos actuar en público y trabajar estrechamente con los padres. "Ésa ha sido mi forma, he tenido que ganarme a la comunidad, que sepa cómo trabajo, siempre he tenido que esforzarme un poco más", afirma.


Tampoco ha estado ajeno al impacto de los casos de abusos sexuales en los jardines infantiles, por lo que ha debido tomar medidas. "Antes, si un niño se hacía pipí yo lo lavaba, lo cambiaba, a los apoderados les pedía ropa interior para tener en caso de emergencia. Pero en estos últimos años lo que hago es llamarlos a ellos para que vengan a solucionar el problema". También mantiene la puerta de su sala abierta y cualquier persona puede entrar a mirar su clase.


Este año cumplió 30 años trabajando con párvulos, siempre en escuelas municipales. "Ahora mi kínder es el más numeroso de Ovalle, tengo de alumnos a hijos de ex alumnos. La comunidad me sigue, me respeta y sabe mi pega". Le han ofrecido trabajos administrativos, pero no acepta. "Yo prefiero ser de aula, la paso bien con los niños, me entretengo. Todavía juego con ellos, corro y salto. Todavía me queda tanto, espero seguir con buena salud y con ganas", afirma.


"¿Educador de Párvulos? ¿Me está tomando el pelo?"


Ricardo González siguió un camino distinto. Tras hacer su práctica con párvulos discapacitados en la Escuela Especial de Lota, trabajó dos años con niños de kínder haciendo un reemplazo. "Fue una experiencia linda, yo siempre traté de ser un educador distinto, de hacer cosas distintas, porque las colegas educadoras siempre están como más pasivas, en cambio yo me tiraba al suelo, las mamás venían a la sala y me encontraban en el suelo trabajando con los niños", recuerda.  


Sin embargo, cuando terminó el reemplazo le fue difícil conseguir trabajo, por lo que empezó a hacer clases en un colegio técnico formando Asistentes de Párvulo. Un día llegó el seremi de Educación a visitar la escuela y se sorprendió cuando supo que Ricardo era Educador de Párvulos. "Me está tomando el pelo", le dijo. Pero luego se convenció. A la semana siguiente lo llamó y le ofreció ser el coordinador de Educación Parvularia de la región, cargo que ejerce hace 31 años.


Ricardo dice ser "un agradecido de la vida" y no duda en que haber estudiado esa carrera siendo hombre le jugó a favor. "Siempre digo que llegué a la seremi por ser el único hombre que se atrevió a estudiar Educación Parvularia. Ése fue mi mayor mérito en ese momento. Porque si hubiera estudiado cualquier otra cosa a lo mejor no habría llegado aquí", afirma.


Dice que si más hombres estudiaran esa carrera aportarían a la formación de los niños y aminorarían el machismo. "A los niños tenemos que presentarles la figura femenina y masculina. Se está contribuyendo al machismo al tener solamente mujeres frente a los niños", sostiene. Afirma que esa carrera "ya dejó de ser un terreno exclusivamente de mujeres" y que ofrece más opciones aparte de la docencia, como la investigación, capacitación y diseño de materiales didácticos.


Por su parte, Carlos considera que falta difundir la necesidad de que haya hombres en la educación inicial y le encantaría poder ir a dar charlas a colegios sobre el tema. "Los hombres también tienen hartas condiciones para trabajar con niños, pero socialmente no estamos criados así. Cuando ando con mi señora en la calle y se cae una niñita yo soy el primero en ir a recogerla, porque tengo eso más desarrollado. Y estoy seguro que eso que llaman instinto maternal no existe", afirma.

Por Natacha Ramírez, Emol
Sábado, 16 de Marzo de 2013, 11:10

Las profesiones más preferidas por hombres y mujeres

Carreras con más mujeres
Nombre Mujeres Hombres
Educación Parvularia 99% (16168) 1% (171)
Educación Diferencial 94% (10363) 6% (656)
Diseño de Vestuario 94% (1666) 6% (103)
Obstetricia y Puericultura 91% (3834) 9% (376)
Nutrición y Dietética 89% (12006) 11% (1556)
Psicopedagogía 89% (10510) 11% (1241)
Fonoaudiología 84% (9801) 16% (1819)
Enfermería 83% (30398) 17% (6176)
Trabajo Social y similares 80% (18759) 20% (4556)
Pedagogía Básica y menciones 77% (14709) 23% (4304)
Carreras con más hombres
Nombre Hombres Mujeres
Ingeniería en Mecánica Automotriz 98% (8937) 2% (140)
Ingeniería en Computación e Informática y similares 89% (17964) 11% (2330)
Ingeniería Civil en Computación y/o Informática 87% (6638) 13% (984)
Ingeniería Civil en Obras Civiles y similares 87% (5326) 22% (1519)
Construcción Civil 84% (6168) 16% (1164)
Ingeniería en Construcción y similares 82% (9700) 18% (2149)
Ingeniería Civil Plan Común 79% (8318) 21% (2162)
Ingeniería Civil Industrial 72% (16420) 28% (6294)
Ingeniería Agrícola y Agropecuaría 72% (1261) 28% (502)
Pedagogía en Educación Física y similares 71% (12582) 29% (5178)
Fuente: Consejo Nacional de Educación
Emol en facebook
img
conectar
Vincula a emol.com con tu cuenta de Facebook para que veas qué noticias leen tus amigos.
Emol en facebook
¿Deseas activar la funcionalidad de compartir automáticamente las noticias que lees en tu biografía (timeline) de Facebook?

Posteriomente, si quieres desactivar esta funcionalidad, haz click en "Desactivar".

Haciendo click en "Actividades recientes", podrás revisar tu navegación y eliminar artículos de tu biografía.
Emol en facebook
Felicidades! ya estas usando Emol Social.

Ya está activa la funcionalidad de compartir automáticamente las noticias que lees en tu biografía (timeline) de Facebook.

Si quieres desactivar esta funcionalidad, haz click en "Desactivar".
Comentarios mejor valorados en Nacional
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion