Furiosos Ciclistas, el movimiento que irrumpe en la capital y desafía a los automovilistas

El grupo que ya cumple más de 20 años promoviendo el uso de las biclicleta como transporte urbano, apuesta a seguir creciendo con activas manifestaciones. Y advierten "si a alguien no le parece, lo sentimos mucho".

07 de Diciembre de 2013 | 10:28 | Por Leonardo Núñez, Emol

SANTIAGO.- César Garrido recuerda que ya en el colegio peleaba por el derecho de andar en dos ruedas. "Me prohibieron llegar a clases en bicicleta. Entonces, amarré la bici a la puerta del estacionamiento para que no entrara ningún auto. Fue mi primera protesta".

De eso han pasado más de 20 años. Garrido pedalea hoy todos los días pedalea desde su hogar en La Reina hasta su trabajo en La Dehesa. Además es uno de los voceros y miembro fundador de Furiosos Ciclistas, movimiento que en 1994 inauguró un tipo de manifestación que ya es una tradición entre los capitalinos: reunir a los pedaleros el primer martes de cada mes en Plaza Italia para promover el uso de la bicicleta.

Este martes no fue la excepción. Cerca de 4 mil ciclistas llegaron a la convocatoria -en otras ocasiones la cifra ha superado los 9 mil-, provocando tacos y una que otra molestia entre los conductores. Tan explosivo ha sido el fenómeno que ya se extendió a otras ciudades del país, como La Serena, Coquimbo, Valparaíso, Talca, Concepción y Temuco.

Este movimiento, uno de los que más adherentes mueve en Chile -sólo en Twitter tiene 13 mil seguidores- nació y se organizó con el fin de tomarse las calles para plantear sus demandas, inspirados en un grupo estadounidense llamado "Masa Crítica".

Claro que las primeras cicletadas no lograban entusiasmar a muchos santiaguinos, por lo que requirió tiempo y trabajo movilizar a la ciudadanía.

"Somos caleta, andamos en bicicleta"

Hoy son un fenómeno. Realmente se toman las calles. Sin pedir autorización, desde distintos puntos de Santiago en familia o en solitario, se dejan caer en el centro neurálgico de la capital sin temor a expresarse. Entre gritos como "¡somos caleta, andamos en bicicleta!", bocinazos o incluso disfrazados, es imposible que pasen desapercibidos. Las bicicletas refaccionadas con figuras de todo tipo, desde baterías a barcos piratas, son un espectáculo aparte.

Pero después de 20 años y más de 215 cicletadas ¿han conseguido algo?

Garrido lo explica a su manera: "Estamos en un momento fabuloso, con varias cicletadas simultáneas en todo el país, con miles de personas reunidas en una manifestación que no cuenta con ningún permiso, y sin generar accidentes. Pero no sé si ya nos consolidamos, o si lo estamos o lo estaremos".

"Como somos un movimiento y no una organización formal, es difícil definir en qué momento estamos -agrega-. Ni siquiera tenemos directorio. Nuestra pega tiene que ver con ciudadanía activa movilizándose socialmente, en este caso, en temas de transporte. Queremos que más gente participe, porque entendemos que esto puede seguir creciendo. ¿Hasta dónde llegar? Es difícil definirlo".


Santiago, una de las ciudades más seguras para pedalear


El vocero del grupo también se apura en aclarar que tiene una mirada optimista sobre el ciclismo urbano en Chile y asegura enfático que la supuesta falta de seguridad en la capital para movilizarse en dos ruedas es "un gran mito". "Santiago es una de las ciudades más seguras para pedalear en el mundo, incluso supera a algunas de países desarrollados. Los datos señalan que cada vez es más seguro andar en bicicleta; habiendo más ciclistas, cada vez hay menos accidentes", sostiene.

"Nuestra mirada es muy desde el ombligo, somos muy disconformes. Si miras los datos formales, Santiago es una de las diez ciudades del mundo donde más se está pedaleando, y no recreativamente sino que como forma de transporte urbano. Estamos lejos de Ámsterdam, super lejos de Viena, pero muy por sobre casi todas las ciudades de América y sobre Barcelona, que nos parece icónica", agrega.

Ante esto, el desafío del movimiento es presionar, trabajando a la par con los gobiernos de turno, pero siempre teniendo como pilar el poder de la ciudadanía movilizada. Y no se trata de victimizarse, dice Garrido, quien rechaza algunas formas de protestar como la que se registró recintemente en Londres, donde miles de ciclistas simularon su muerte para reclamar por los accidentes que los afectan o la violenta manifestación protagonizada por ciclistas encapuchados en el Costanera Center.

"Nosotros tenemos como discurso la no victimización, y por eso precisamente le hacemos el quite a las cicletadas desnudos. Nuestras acciones están orientadas a hacer modificaciones en la ciudad. La otra vez pintamos en la Alameda una ciclovía en la pista izquierda, desde Plaza Italia hasta República. Por decirlo de alguna manera, buscamos construir los espacios que creemos que necesitan y merecen los ciclistas urbanos. Y vamos a seguir por esa línea de trabajo", dice Garrido.

Sin embargo, lo que no modificarán por ningún motivo serán las cicletadas del primer martes de cada mes. "La marcha es un acto puntual en el que sé que dejamos la embarrada y que puede causar alguna mala onda, porque con 4 mil manifestantes los cortes de intersección pueden durar más de 20 minutos. Si a alguien no le parece amigable, lo siento mucho, pero es una manifestación y no tienen por qué caerle bien a todo el mundo", finaliza.

Demandas a corto plazo

Las prioridades del Movimiento Furiosos Ciclistas son aumentar los estacionamientos de bicicletas; rebajar de 60 a 40 km/h la velocidad máxima de circulación en la ciudad; entregar más y mejor educación vial en los colegios; ampliar la intermodalidad en el transporte, ya sea con el Metro o el Transantiago, y finalizar con la segregación vial que se hace insegura las ciclovías.

Mientras tanto seguirán activos. Para la peregrinación de Lo Vásquez, voluntarios paramédicos y mecánicos de bicicletas prestarán ayuda a los fieles durante el trayecto, y en la segunda vuelta presidencial repetirán la implementación de estacionamientos gratuitos en el Estadio Nacional para los que vayan a votar en dos ruedas.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores