Opinión de una ciudadana: ¿Alguien cambió su voto?

Me pregunto ¿es necesario otro debate para escuchar lo mismo? ¿Qué marca las diferencias? ¿El vestuario? ¿Los periodistas?...

05 de Enero de 2006 | 00:26 | Gabriela Gayani, El Mercurio en Internet
SANTIAGO.- Me pregunto ¿es necesario otro debate para escuchar lo mismo? ¿Qué marca las diferencias? ¿El vestuario? ¿Los periodistas? Sin duda no las respuestas, que hasta el cansancio giran en torno a los mismos temas con los que nos han bombardeado desde el principio del proceso eleccionario.

Así que mejor, vámonos a lo más superficial, o frívolo, si así quieren llamarlo. Primero, los candidatos.

Michelle Bachelet marcó la diferencia de género ahora también en su vestuario, adornos y lenguaje. Un bonito traje de seda de llamativo color que le queda muy bien con su nuevo tono de pelo; anteojos que le permiten mirarla a los ojos; un collar y unos aros muy femeninos; accesorios que hasta ahora la candidata no había usado casi en ninguna ocasión. Tampoco perdió en ningún momento el tono suave y femenino, incluso para expresar sus opiniones más fuertes o para enfrentar a su contendor. Entregó cifras, no esquivó preguntas y reaccionó de inmediato a las interpelaciones de Piñera. Gracias a Dios, respetó siempre sus tiempos y no volvió sobre lo mismo de la pregunta anterior.

Sebastián Piñera, de colleras, camisa celeste y una curiosa corbata amarilla con pintas ¿naranjas?, correcto y bien peinado, como siempre, partió como acostumbra, seguro y “discurseador”, pero parece que se fue molestando, poniendo un poco nervioso, ¿le pesarían los hombros que los movía tanto?

El constante recuerdo a sus padres, el volver sobre las preguntas ya hechas, el hablar tantas veces de Lagos. Su gran dote de comunicador quedó de manifiesto, como siempre, pero parece un profesor haciéndole clases a sus alumnos. Muy evidente su búsqueda del voto DC.

¡Tantas promesas! ¿Serán posibles de cumplir? No siento diferencias importantes que puedan hacer que los indecisos tomen posturas; más bien, me parece que cada uno de ellos hizo que sus partidarios sintieran ganador a su propio candidato.

Vamos ahora a los periodistas. Dos extranjeros, con buenas preguntas; pero, por favor, Amaro, aprende de una vez a hablar en chileno, que tanto seseo molesta. Guillier defendiendo la libertad de expresión, aunque con un traje que salía completamente del contexto. ¿Constanza Santa María? Simplemente brillante: contrapreguntando, segura, asertiva.

Me faltaron cámaras que mostraran las caras de un candidato, mientras el otro hablaba: también importan las reacciones físicas para formar una opinión.

En resumen, no mucha diferencia… ¿Sirven los debates para cambiar opiniones o sumar votos? No me parece, al menos, como ciudadana.
Ranking Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores