Historias de otras sectas que hicieron noticia en Chile

Los casos de los "profetas" de Peñalolén y Pelequén vuelven a la memoria con la aparición de una secta en Pirque, donde cerca de 30 personas conviven de una manera poco común.

02 de Mayo de 2007 | 11:36 | El Mercurio Online

SANTIAGO.- La aparición de la autodenominada "Comunidad Ecológica Cristiana de Pirque", donde hace algunos días fue hallado el cuerpo de una joven profesora de danza enterrado de manera ilegal, hace recordar otros casos de extraños "grupos religiosos" que han surgido en el país. A continuación, dos de los más famosos.


Hugo Muñoz: El "profeta" de Peñalolén


Saltó a la fama en marzo de 1995, cuando se descubrió que vivía con cuatro mujeres –hermanas entre sí- como si fueran sus esposas. Jacob, como era conocido entre sus seguidores, aseguraba que había recibido la misión de purificar –a través de las relaciones sexuales- el alma de las mujeres y conseguir así la salvación de sus almas.


Muñoz fue denunciado por el padre de las mujeres y puesto a disposición de la Justicia. Después de pasar algunos días en la ex Penitenciaría, el "profeta" quedó en libertad incondicional por falta de méritos, ya que todas sus "esposas" estaban con él por propia voluntad. Posteriormente pasó a vivir en la clandestinidad.


Ricardo Badani: El "profeta" de Pelequén


Vivó en Chile hasta 1996, año en que fue expulsado del país tras ser acusado de prácticas reñidas con la moral y de liderar una secta sadomasoquista. El peruano vivía en una parcela de Los Maquis, cerca de San Fernando, en Santa Rosa de Pelequén, junto a seis esposas. Se declaraba seguidor del dios hindú Ganesha y postulaba, entre otras cosas, que la mujer debía subyugación absoluta al hombre.


Durante un allanamiento policial a su residencia se encontraron mancuernas, cadenas, picanas, yelmos, lanzas, mazos, guantes, látigos y abundantes folletos llamando a la esclavitud de la mujer.


Actualmente vive en Lima donde creó una página web y hasta un escudo propio: una silueta masculina rodeada de seis sombras femeninas. También tuvo un programa de televisión titulado "Las noches de Badani", en el que enseñaba "didácticamente" todo lo referente al sexo. Sin embargo, el show sólo duró dos meses, y fue eliminado a petición del Arzobispado y gobierno peruanos.