Nuevas drogas antisida parecen atacar virus resistentes

Una nueva generación de medicinas contra el sida pudiera acabar con la misteriosa capacidad del VIH de volverse resistente de las drogas comunes.

15 de Febrero de 2001 | 17:10 | Agencias
CHICAGO.- Una nueva generación de medicinas contra el sida pudiera acabar con la misteriosa capacidad del VIH de volverse resistente de las drogas comunes.

Los medicamentos en desarrollo son una forma de inhibidor de proteasa, el principal ingrediente de las mezclas de medicinas que han revolucionado el tratamiento del sida.

Un problema fundamental con esas drogas actualmente utilizadas es que pierden poder cuando el virus desarrolla mutaciones que son resistentes a ellas. Una vez que eso sucede, es mucho más difícil tratar el sida.

Diversas variaciones de un nuevo inhibidor de proteasa que están siendo desarrolladas en los laboratorios Tibotec, en Maryland, parecen atacar esos virus resistentes. Los medicamentos fueron descritos hoy en la Conferencia Anual de Retrovirus en Chicago.

Las medicinas lucieron prometedoras en estudios de laboratorio, pero las pruebas en humanos acaban de empezar, y nadie sabe si darán resultado ni si resultarán seguras.

No obstante, el doctor David Ho, del Centro Aaron Diamond de Investigaciones del sida en Nueva York, dijo que "tenemos por primera vez un inhibidor de proteasa muy, muy poderoso que pudiera eliminar a los virus resistentes. Eso es muy impresionante".

John Erickson, de Tibotec, dijo que un prototipo, llamado TMC-126, demuestra una capacidad extraordinaria para evitar que el virus se reproduzca en los tubos de ensayo, y funciona en todo el amplio espectro de variantes del sida que son resistentes a muchos inhibidores de proteasa.

Además, la droga parece suprimir el desarrollo de nuevas variedades de virus resistente. Erickson calificó la combinación de esas dos propiedades como "repelencia de resistencia".

La proteasa es una enzima viral esencial para que el virus pueda obligar a las células humanas a producir nuevas copias de VIH.

Erickson dijo que, al parecer, el TMC-126 se adjunta sólidamente a la proteasa y al mismo tiempo es lo suficientemente flexible como para atacar formas ligeramente diferentes de la enzima.

Añadió que si la droga pasa las pruebas, pudiera ser utilizada para ayudar a enfermos de sida que no han mejorado con otros tratamientos, además de ser la terapia de primera línea en pacientes a los que se acaba de diagnosticar la infección.

Más noticias de Tecnología
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores