Estación Espacial Internacional ya cuenta con su brazo robot

El aparato, de 17,6 metros de largo y 1.800 kilos de peso, servirá para seguir montando los módulos de la ISS.

23 de Abril de 2001 | 11:01 | DPA
CABO CAÑAVERAL/MOSCU.- La tripulación del transbordador espacial Endeavour celebró hoy el montaje del gigantesco brazo robot Canadarm 2, que fue colocado en la pared exterior de la Estación Espacial Internacional (ISS) y permitirá que sus tripulantes manipulen desde el interior cargas de hasta 116.000 kilos.

El equipo del Endeavour entró por una compuerta abierta a la ISS y se abrazó con la tripulación de la estación. "¡Ey!, ustedes son geniales", felicitó el astronauta James Voss a los visitantes, dos de los cuales realizaron la maniobra de colocar el brazo robótico en una caminata espacial de seis horas y 45 minutos.

El comandante del transbordador, Kent Rominger, dio un par de volteretas de alegría. Ambos equipos hicieron fotos para el álbum para mostrar en la Tierra.

El Endeavour ya había atracado el sábado en la ISS, pero la compuerta fue abierta sólo cuando se igualó la presión en el interior del transbordador y la estación. La presión del aire del Endeavour había sido rebajada por motivos de seguridad antes de la salida al espacio abierto de los dos astronautas que montaron el brazo robótico.

Scott Parazynski (Estados Unidos) y Chris Hadfield (Canadá) completaron exitosamente la misión de colocarlo en la pared exterior. El Canadarm 2 permanecerá siempre en la ISS, puede fijarse en varios puntos de anclaje para alcanzar los extremos y sus uniones pueden rotar 570 grados.

El brazo, de 17,6 metros de largo y 1.800 kilos de peso, servirá para seguir montando los módulos de la ISS. El Canadarm 2 fue conectado mediante un cable eléctrico a la estación espacial, de modo tal que los residentes de la ISS podrán controlar el artefacto desde el interior.

La tarea de conectar los cables del brazo deberá continuar mañana martes. En caso de que algo no salga según lo esperado, es posible que se realice una tercera caminata espacial. Esta salida se realizó según estaba previsto y sin contratiempos importantes más allá de algunos problemas con el apretado de algunas tuercas, informó la agencia aeroespacial estadounidense, NASA.

A pesar de la capacidad de levantar fuertes pesos, el brazo también podrá realizar trabajos muy delicados. Para ello, en una futura misión del transbordador, se le colocará otro pequeño robot móvil a modo de "mano". Además del Canadarm 2, la tripulación del Endeavour llevó a la ISS equipamiento técnico y alimentos para los habitantes de largo plazo de la estación orbital.

Hadfield, que se convirtió en el primer canadiense en realizar una salida espacial, y Parazynski también portaron una antena de alta frecuencia para establecer contacto entre la estación ISS y los astronautas que realicen caminatas en el cosmos, y mejorar la comunicación con el transbordador.

Este fue el "paseo" en el vacío número 63 en la historia de los vuelos espaciales tripulados y el número 19 desde que entró en servicio la ISS.

La construcción del brazo Canadarm 2 costó unos 900 millones de dólares y constituye la principal contribución de Canadá al proyecto de la ISS.

El astronauta italiano Umberto Guidoni obsequiará a los actuales tripulantes de la ISS algo especial: unas palabras del Papa, que serán transmitidas durante un contacto televisivo con Italia el 25 de abril, si es que la NASA lo aprueba.

Para complementar el mensaje espiritual con algo más "terrenal", Guidoni portó también un trozo de queso parmesano y un disco compacto con obras del compositor Giuseppe Verdi.

Entretanto, la NASA dio luz verde finalmente para el viaje del multimillonario estadounidense Dennis Tito, de 60 años, que el 28 de abril será transportado a las 07:37 GMT por un transbordador ruso y se convertirá así en el primer turista que visite la estación ISS.

Tito viajó hoy de Moscú al cosmódromo de Baikonur, en Kazajstán, para ultimar los detalles de su lanzamiento al espacio a bordo de la cápsula rusa Soyuz. En Baikonur el empresario completará los últimos exámenes médicos y ejercicios de entrenamiento junto a sus compañeros.

El multimillonario tuvo que asegurar que si algo sale mal, ni él ni sus herederos tendrán derecho a reclamar a la NASA ninguna indemnización por daños. También deberá hacerse cargo de los posibles daños que pueda causar.

En un principio la NASA se había resistido a transportar a Tito, ya que no estaba entrenado y no era considerado competente, pero al final accedió. Tito pagó a los rusos 20 millones de dólares por el viaje.

El transbordador ruso se acoplará a la Estación Espacial Internacional el 30 de abril, dos días después de su salida, y la tripulación regresará a la Tierra el próximo 5 de mayo.

Durante meses, Tito ha estado entrenándose como si fuera un auténtico astronauta para poder salir al espacio, aunque no tendrá ninguna ocupación específica en la ISS más allá de hacer fotos y grabar videos para su uso personal.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores