La música del futuro no se comprará en CDs, sino online

Gran parte de la música que la gente comprará en el futuro no estará en los discos compactos, sino en almacenes digitales a los cuales se conectarán los consumidores vía Internet, aseguraron varios expertos del entretenimiento.

13 de Junio de 2001 | 11:31 | Por Carlos Alberto Quiroga, Reuters
MIAMI.- Gran parte de la música que la gente comprará en el futuro no estará en los discos compactos, sino en almacenes digitales a los cuales se conectarán los consumidores vía Internet, aseguraron varios expertos del entretenimiento.

La tecnología ya existe y sólo falta que la industria discográfica y los consumidores terminen de adaptarse a la nueva realidad ''online'' para que el mercado digital de la música se masifique en un plazo de pocos años, tal vez sólo cinco, dijo Charly Alberti, fundador del sitio web argentino yeyeye.com.

Alberti fue uno de los participantes en la primera de las 11 conferencias que precedían a la ceremonia de entrega de los premios Bilboard de música latina, programada para el jueves en Miami Beach.

El ex integrante del popular conjunto roquero Soda Stéreo, ahora empresario del sitio musical yeyeye.com, dijo que tiene certeza de que la Internet será parte esencial de la industria musical del futuro, incluso sin haberse determinado hasta ahora cuál será el formato de archivo dominante.

Alberti y sus compañeros de panel Iván Parron, de Ritmoteca.com, y Javier Rabago, de Latinoise.com, coincidieron en que las casas disqueras seguirán jugando un papel decisivo, pero la tecnología ampliará el campo de acción de productores y artistas independientes.

"Este juego recién empieza, todavía no se sabe qué formato de música digital se va a utilizar masivamente", dijo el músico y empresario.

Sostuvo que el modelo actual de negocio de la música, centrado en la venta de discos, tiene un alcance limitado en Latinoamérica, aunque esto podría cambiar con la Internet.

Alberti dijo que en muchas ciudades y pueblos del ''interior'' de los países latinoamericanos donde no es posible ahora comprar cualquier disco de música, sino unos muy escasos títulos, los sitios de la Internet pueden ofrecer catálogos completos.

Pero advirtió que no se trata de comprar discos que luego lleguen al usuario por correo, sino de que la música pueda ser escuchada directamente a través de la Internet, y eventualmente bajada a una computadora para ser archivada, todo mediante el pago del valor económico que se establezca.

Uno de los cambios más notables, remarcó, será que el consumidor no podrá tener en sus manos el producto, como ocurre con un disco digital, sino simplemente escucharlo.

"En América Latina la tecnología es una puerta abierta al mundo", afirmó Alberti, admitiendo, sin embargo, que el desarrollo de los portales de la Internet que venden música, como yeyeye.com, está supeditado a las políticas de las casas disqueras.

"Nuestro destino como portales depende de lo que los sellos (musicales) nos dejen hacer", señaló.

Explicó que actualmente las casas disqueras cobran ''cifras imposibles'' a los portales que quieren acceder a sus catálogos digitales y no se puede pronosticar qué pasará si esas grandes firmas mundiales deciden instalar sus propios portales de venta "online".

Los actuales portales pioneros de la venta de música a través de la Internet podrían sufrir un colapso si las disqueras les recortan sus márgenes de ganancia, pero aún así hay mucho camino por delante, insistió.

Parron apuntó que las casas disqueras seguirán jugando un papel decisivo, porque son las que tienen la capacidad de "hacer estrelllas" y "marcar el mercado".

Las disqueras, sin abandonar el mercado tradicional, están ingresando en el negocio online forzadas por los consumidores, añadió Rabago.

Los panelistas y los moderadores de la firma de investigaciones Jupiter Media Metrix parecieron ignorar el fenómeno del intercambio gratuito de canciones desarrollado por la empresa Napster, ahora en líos judiciales, y dieron por sentado que toda la música "online" del futuro será a cambio de dinero.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores