Pareja estadounidense desistió clonar a su hijo muerto

Mark Hunt y su esposa habían decidido patrocinar un laboratorio secreto instalado por la química francesa Brigitte Boisselier, en el cual se clonaría a su hijo de diez meses Andrew muerto luego de una intervención quirúrgica.

07 de Agosto de 2001 | 14:22 | AFP
WASHINGTON.- Una pareja de padres estadounidenses renunció por el momento a que la secta de los raelianos -movimiento que atribuye a los extraterrestres el origen de nuestra civilización, instalado en Canadá- clone a su bebé muerto debido a la repercusión mediática que tomó el caso, informó el diario local Sunday Gazette-Mail.

Brigitte Boisselier junto a Severino Antinori, otro de los científicos que se manifiesta a favor de la clonación humana. Mark Hunt, abogado de profesión y ex representante local de Virginia Occidental, y su esposa habían decidido patrocinar a un laboratorio secreto instalado por una química francesa de 44 años, Brigitte Boisselier, directora científica de Clonaid, una sociedad ligada a los raelianos, e instalada en un antiguo Liceo de Nitro (Virginia Occidental).

Se trataba de una "gran aventura, pero habíamos guardado el secreto (sobre el proyecto) porque su trascendencia mediática lo habría puesto en peligro", declaró Hunt al periódico en su última edición dominical, precisando que había invertido 500.000 dólares en el caso.

Luego de haber sido interrogado por investigadores de la Agencia Federal de Control de Alimentos y Medicamentos (FDA), que allanaron el laboratorio de los raelianos y requisaron documentos, Hunt anunció que había hecho cambiar las cerraduras del laboratorio y renunció a continuar con el proyecto porque Boisselier daba demasiadas entrevistas y se había convertido en una "vedette en la prensa".

Temía además que hubiera un intento de atentado con bomba contra el laboratorio secreto luego de las revelaciones sobre su existencia.

Hunt perdió su bebé de diez meses, Andrew, luego de una intervención quirúrgica realizada para corregir una malformación cardíaca.

"A los 38 años fui padre y fui bendecido con un pequeño varón perfecto", explicó en una carta anónima leída por Boisselier frente a una subcomisión del Congreso de Estados Unidos el 29 de marzo.

En realidad, el bebé no era "perfecto". Sufría de una rara malformación en el corazón que requería de una operación a corazón abierto en el correr de su primer año de vida.

"Los médicos nos aseguraron que tenía 94% de posibilidades de salir bien, pero luego de 17 días de lucha y sufrimientos, nuestro dulce bebé sucumbió y lo perdimos", continuaba el entonces anónimo Hunt.

"Para padres como nosotros, no hay nada peor. Era devastador. Lloramos. Rezamos (...) Es peor que la depresión. Es dolor físico", contó el padre al diario.

Fue entonces que la pareja pensó en recurrir a la clonación para producir "una copia sana, un gemelo" de su hijo. "Decidimos, por primera vez en la historia de la humanidad desde que Jesús resucitó a Lázaro, trascender el gran abismo de la muerte y traer a nuestro bebé de vuelta a casa".

La secta de los raelianos fue fundada por un ex corredor de automóviles y periodista francés, que se hace llamar Raël, y cuyo verdadero nombre es Claude Vorilhon. Sus miembros profesan que la vida sobre la Tierra fue establecida por extraterrestres que llegaron en un plato volador hace 25.000 años y sostienen que los propios humanos son clones.

Para Raël, la clonación debería permitir a la humanidad acceder a la "vida eterna".

A pesar de su renuncia, Hunt, que no pudo ser contactado este martes, continúa apoyando la clonación.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores