Contaminación del aire es agente directo de muerte

Estudio que será divulgado mañana revela que la polución proveniente de tubos de escape y de chimeneas está matando a la población del planeta. Una de las ciudades usadas para obtener este resultado fue Santiago de Chile.

16 de Agosto de 2001 | 17:23 | emol.com
WASHINGTON.- Mientras las naciones están debatiendo los efectos de la quema de combustibles fósiles sobre el clima, un estudio que será divulgado mañana por la prestigiosa revista "Science" revela, sin cuestionamientos, que la polución proveniente de tubos de escape y de chimeneas está matando a la población del planeta. Una de las ciudades evaluadas para obtener este resultado fue Santiago de Chile.

"Concluimos que más personas están muriendo por la polución del aire causado por el tránsito que por accidentes carreteros", dice Devra Lee Davis, una de los cuatro investigadores del estudio, entre los cuales está el académico de la Pontificia Universidad Católica Luis Cifuentes.

Davis, profesora en la escuela Heinz de Políticas Públicas y Administración en la Universidad Carnegie Mellon, dice que el ozono, partículas, dióxido de carbono y otras fuentes de polución derivados de combustibles fósiles pueden afectar el clima en las décadas venideras. Pero su equipo descubrió que estos elementos ya son una amenaza a la salud de la población en general.

"Hay más de mil estudios provenientes de más de 20 países todos indicando que se puede predecir una cierta cantidad de muertes basándose en la cantidad de polución", dice Davis.

La académica señala que la quema de combustibles y de carbón están causando muertes prematuras por asma, enfermedades cardíacas y problemas en los pulmones.

"Esperamos que los políticos entiendan que las decisiones sobre energía y tecnología son decisiones fundamentales para la salud pública", agrega.

En el estudio, Davis y sus colegas investigaron los efectos en la salud de la polución de combustibles fósiles y su relación con el número de muertes en cuatro ciudades: Sao Pablo, Brasil; Ciudad de México; Santiago, Chile y Nueva York, descubriendo que la adopción de tecnologías para reducir el efecto invernadero de gases podría salvar a más de 64.000 vidas en los próximos 20 años en esas ciudades. También lograría prevenir 65.000 casos de bronquitis crónica y salvaría a unas 37 millones de personas de restricciones laborales, señala el estudio.

Davis dice que pese a que el estudio se concentró en sólo cuatro ciudades, las conclusiones probablemente podrían aplicarse a ciudades de todo el mundo. Ella señala que los datos son consistentes con un estudio de la Organización Mundial de Salud (OMS) que estimó que la polución atmosférica causará 8 millones de muertes en el mundo de aquí al 2020.

El estudio recuerda la existencia de "cientos de reportes en países desarrollados y en desarrollo que muestran consistentemente que la exposición de corto y largo plazo a los actuales niveles de polución por material particulado y ozono afectan los índices de muerte, hospitalizaciones y consultas médicas, complicaciones por asma y bronquitis, pérdidas en días laborales, restricciones a la actividad y diversas clases de daño pulmonar en niños y adultos".

Agrega que "un reciente análisis hecho por gobiernos y el sector privado en varias ciudades descubrió que un aumento diario 20 miligramos por metro cúbico en el material particulado respirable (PM10) aumenta el índice de mortalidad en un 1%. Además, el re-análisis de dos estudios prospectivos confirmó que un aumento de 25 mg/m3 en la concentración de partículas finas (PM 2,5) en una ciudad durante el período de la vida de una persona incrementa el índice anual de mortalidad en alrededor de 15%. Un estudio de la Asociación Médica de Ontario, Canadá, reportó que por cada muerte causada por la contaminación hay 5,1 hospitalicaciones adicionales, 6,8 visitas de emergencia y 24.128 días perdidos por enfermedades menores. El año 2000, ocurrieron en Ontario unas 1.900 muertes prematuras a causa de la contaminación del aire".

Un ejemplo de los beneficios inmediatos que puede traer una mayor limpieza del aire fue documentado durante los Juegos Olímpicos de Atlanta, en 1996. A través de medios de transporte público limpios, con los que se obtuvo una baja de 30% en los contaminantes principales, se logró reducir los ataques agudos de asma en 40% y las emergencias pediátricas en 19%.

"Políticas para mitigar (el efecto invernadero) pueden acarrear beneficios inmediatos y sustanciales a más de 3 mil millones de personas actualmente residiendo en ciudades en todo el mundo", señala la autora del estudio.

"No estamos hablando de tecnologías futuristas", para reducir la polución proveniente de la quema de combustibles fósiles, dice Davis. "Si aplicamos rápidamente tecnologías actuales que tenemos en bodega, habría un efecto inmediato sobre la salud pública".

El Dr. Jonathan Patz de la escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad de Johns Hopkins Bloomberg dijo que el estudio de Davis y de sus colegas "revela importantes conclusiones".

"Muestran que la polución del aire tiene un importante efecto sobre la mortalidad de las personas que viven en las ciudades", manifestó. "Nos muestra que hay beneficios de salud significativos si logramos reducir las emisiones de los combustibles fósiles".

El dióxido de carbono y otros gases provenientes de la quema de carbon y otros combustibles han sido responsabilizados por muchos investigadores del calentamiento global. Algunos han predecido efectos a largo plazo sobre la tierra, incluyendo fenómenos como el crecimiento de los mares y cambios climáticos extremos.

Los autores del estudio son Luis Cifuentes, de la Pontificia Universidad Católica de Chile; Victor H. Borja-Aburto, de la Dirección General de Salud Ambiental de México; Nelson Gouveia, del Departamento de Medicina Preventiva (Faculdade de Medicina de Universidad de Sao Paulo); George Thurston, del Nelson Institute of Environmental Medicine (New York University School of Medicine), y Devra Lee Davis, del H. John Heinz III School for Public Policy and Management (Universidad Carnegie Mellon).
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores