Todos bailaron en la jornada inaugural del Festival

Lo hicieron Cecilia Bolocco, Juan Luis Guerra y el público que repletó la Quinta Vergara.

17 de Febrero de 2000 | 08:50 | EL MERCURIO
VIÑA DEL MAR.- Una Quinta Vergara repleta de público fue escenario anoche de la primera jornada del 41 versión del Festival de la Canción de Viña del Mar, el primero organizado por Canal 13. El certamen comenzó a las 22.00 horas, con una obertura sobria y de corta duración, cuyo elemento más llamativo fue el ingreso de la coanimadora oficial, Cecilia Bolocco.

La co-conductora de "Viva el lunes" surgió desde el subsuelo del escenario, en uno de los seis ascensores que este año tiene la Quinta Vergara, para realizar un número de baile acompañada de un cuerpo de profesionales. De malla blanca y chaqueta en el mismo tono, Cecilia Bolocco marcó un precedente: nunca en la historia del festival la animadora había sido el primer número artístico.

El público, como es habitual, respondió en todo momento con gritos. Y bastantes, ya que el recinto, con capacidad para 12 mil 324 personas, tuvo anoche a unas 14 mil instaladas desde las seis de la tarde, según los informes policiales. De acuerdo a lo informado por el prefecto de Carabineros de Viña del Mar, coronel Julio Saavedra, para la primera jornada se vendieron más entradas de las que alcanza a acoger el recinto. "Se le señaló oportunamente a Canal 13 que la capacidad de la Quinta estaría sobrepasada", explicó, aclarando que, pese a lo anterior, no hubo dificultades para controlar a los asistentes.

A las 22:20 horas, tras unos sonoros fuegos artificiales y el tradicional beso entre los conductores, Vodanovic, sin más preámbulos, repasó los artistas de la jornada y Cecilia Bolocco presentó al primero: Juan Luis Guerra.

La Solidez Dominicana

Con la seguridad de contar con una amplia y sabrosa batería de éxitos radiales, todos sonidos contagiosos y conocidos de sobra por un público amante de la catarsis masiva, Guerra volvió al escenario festivalero de la Quinta Vergara en el bolsillo.

Acompañado de una sólida y fresca banda de 16 músicos, apoyado en todo momento por un trío de coristas siempre cómplices, el artista dominicano deplegó sin descanso aquellos himnos bailables que, a comienzos de los '90, puso de moda en este lado del mundo las palabras "merengue" y "bachata".

Con su carismática sobriedad de siempre, dominando el escenario sin mover demasiado sus dos metros de esqueleto, fue llenando el aire con esa atmósfera festiva que siempre ha provocado su repertorio.

"La bilirrubina", canción a cargo de abrir su espectáculo de 50 minutos, fue seguida de la potencia de otros hits, como "Woman del Callao" y "Ojalá que llueva café". Una selección perfecta de los que ya pueden llamarse sus grandes éxitos.

Apenas tres canciones de su nuevo álbum, "Ni es lo mismo, ni es igual" (1998) - la ingeniosa "Mi PC", la inspirada "Testimonio" y la punzante "El Niágara en bicicleta"- , se encargaron de envíar una señal de vigencia y de una profundidad lírica renovada.

Sólido, Juan Luis Guerra. Un serio músico del divertimento, un hombre de un carisma y un talento natural tan espigado como su cuerpo.

El resto de la jornada de anoche se encuentra disponible en www.elmercurio.cl
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores