Enrique Iglesias: Gaviotazo de Plata

En un gesto sin precedentes, el cantante español hizo el favor del romper el anodino protocolo de la Gaviota de Plata y arrojó al público su trofeo. Dos mujeres resultaron lesionadas, y una de ellas quedó encantada.

22 de Febrero de 2000 | 01:11 | El Mercurio
Al menos dos jóvenes consecutivamente desmayadas hicieron ingreso, en camilla, a la enfermería de la Quinta Vergara durante el bis de la actuación de Enrique Iglesias la noche del domingo. Pero era simple rutina: a esa hora había una urgencia mayor al interior de la caseta asistencial, con las dos mujeres que resultaron con cortes superficiales tras la actuación del cantante español.

La Gaviota de Plata que ganó Iglesias en el festival pasó, en segundos, de ser el trofeo más predecible del certamen a la primera arma blanca de tipo cortopunzante entregada oficialmente sobre el escenario de la Quinta Vergara. Tras recibir el galardón, Iglesias lo lanzó inesperadamente hacia el palco y motivó una pequeña batahola tras la cual dos de sus fans resultaron lesionadas por las aceradas puntas de la estatuilla.

"Dos mujeres, de 38 y 19 años, resultaron con cortes superficiales, la primera en la parte inferior del labio y la otra en una de las falanges de un dedo", constató el mayor Carlos Ovalle, prefecto de Carabineros de Viña del Mar, después de visitar a las lesionadas en la enfermería a un costado de la Quinta Vergara. "No se puede deducir una acción dolosa (de parte del artista); fue un hecho fortuito y suscitado cuando las personas del público empezaron a disputarse la gaviota", agregó.

"No soy perfecto sobre el escenario", dijo un nervioso Iglesias instantes después de su actuación, en la única rueda de prensa que un cantante del festival ha dado junto al productor ejecutivo del espectáculo, Gonzalo Bertrán.

No estaban solos: también los acompañó la mayor de las lesionadas, identificada como Oriana.

"Ya he conversado con la señora y está perfectamente bien. Mi intención no ha sido dañar. Fue una reacción emotiva, también he lanzado cinco discos de platino", argumentó Iglesias. Visiblemente recuperada, recompensada con un par de discos autografiados en la mano y bastante menos incómoda que el cantante con la situación, Oriana corroboró la versión.

"Yo recibí la gaviota cuando la lanzó, y después entre el ir y venir me golpeé con ella en la cara. Pero ahora estoy bien y al lado de Enrique", dijo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores