Uruguay: Ola de rumores e incertidumbre por Passarella

Aunque el argentino dijo que dirigirá el partido del 26 de abril ante Paraguay, en Asunción, por las eliminatorias y después resolverá qué hace, también se dice hoy en Uruguay que podría irse este mismo fin de semana.

14 de Abril de 2000 | 11:46 | Agencias
MONTEVIDEO.- La prensa deportiva uruguaya sigue reflejando hoy el estado de conmoción que provocó en todos los ambientes del país el inesperado anuncio de una posible renuncia del entrenador de la selección nacional de fútbol, el argentino Daniel Passarella.

Una serie de rumores, versiones encontradas y comentarios de todo tipo se incluyen en las secciones deportivas de los diarios, las radios y los canales de televisión, y no se sabe exactamente qué ocurrirá.

Lo concreto y confirmado es que Passarella se reunirá este fin de semana en Buenos Aires con el empresario Francisco Casal, propietario de los derechos de explotación del fútbol uruguayo hasta el año 2009, y promotor de la llegada del entrenador al seleccionado "charrúa".

Passarella dijo el jueves a una radio de Montevideo que "Casal es mi hermano prácticamente, pero le tengo que decir la verdad, precisamente por esa relación tan estrecha". Aunque algunos medios creen que Casal podría convencerlo para que se quede, otras versiones afirman que todo será inútil, porque Passarella meditó bien esta decisión de abandonar su cargo.

Aunque el profesional argentino dijo que dirigirá el partido del 26 de abril ante Paraguay, en Asunción, por las eliminatorias mundialistas sudamericanas y después resolverá qué hace, también se dice hoy en Uruguay que podría irse este mismo fin de semana.

En el marco de esa profusión de noticias y rumores, también empezó a hablarse de posibles candidatos para sustituir a Passarella, aunque es una decisión que nadie sabe bien quien la tomará.

Ocurre que el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Eugenio Figueredo, se encuentra en Estados Unidos, en viaje privado; el vicepresidente Juan Pedro Damiani es un empresario que no participa mucho de la actividad de la AUF; Daniel Pastorini, que también integra el cuerpo directriz, está en Cancún, Eduardo Ache es presidente de la estatal empresa petrolera ANCAP y casi no tiene tiempo para dedicarse a la dirección del fútbol y Jorge Almada completa el cuerpo directriz.

Todo parece indicar que la última palabra será la de Francisco Casal, único capaz de convencer a Passarella que siga en el cargo, aunque también algunas versiones de prensa indican que Casal está enojado con su amigo y que se siente traicionado.

El fútbol uruguayo ingresa entonces en una nueva crisis que "nos hace retroceder muchos años nuevamente", según coinciden en opinar algunos de los futbolistas que han estado en este proceso del seleccionado, como Gustavo Poyet, del Chelsea inglés.

Uruguay había apostado fuerte a Passarella, con la ilusión de estar nuevamente en un Mundial después de quedar afuera en los dos últimos: Estados Unidos 1994 y Francia 1998, pero todo parece indicar que el proceso se alterará, y habrá que hacer nuevos ensayos.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores