¿Qué pasó aquí?

El control de dopaje efectuado después del partido entre Chile y Perú por las eliminatorias arrojó un positivo: Clarence Acuña, volante de Universidad de Chile, a quien se le detectó Isoprotenerol, un dilatador broncopulmonar.

10 de Mayo de 2000 | 09:35 | El Mercurio
Cuando el reloj marcaba las 21.14 horas, el médico de Universidad de Chile, Alejandro Orizola, dejó boquiabiertos a todos: Sí, ayer (lunes) la ANFP nos informó que Clarence (Acuña) dio positivo en el examen antidoping del partido Chile-Perú. Otro duro golpe, y cuántos van, para el fútbol chileno.

La noticia comenzó a circular como rumor durante la tarde. Y las miradas se dirigieron de inmediato hacia Acuña y el central Pedro Reyes, ambos sorteados en el ya triste encuentro jugado el 26 de abril. Pero nadie dio el paso para encarar la verdad.

Los dirigentes de la ANFP prefirieron mantenerse al margen con un lamentable no podemos hacernos cargo de rumores. Si hay algo oficial, daremos alguna respuesta, explicaron algunos integrantes de la mesa directiva. Pero esto ya se sabía el lunes. Y optaron por tapar el sol con un dedo. Pero había sido el propio presidente interino, Miguel Bauzá, quien entregó la noticia a los dirigentes azules en la víspera.

En tanto, Orizola salió al paso. Confirmó la noticia. Es muy extraño todo esto, porque salió un medicamento que ya no se usa. Se trata del Isoprotenerol (ver nota en página 4). Ya solicitamos la contramuestra, pero es extraño que le haya salido ante Perú y apenas tres días después, cuando fue sorteado para el partido con Cobreloa, no registrase nada. Y estamos hablando del mismo laboratorio (de la Universidad de Chile). En todo caso, esperaremos la contramuestra para dar una posición oficial, porque sabemos que Clarence es intachable, me dijo que no había tomado nada y yo le creo, agregó el galeno, quien aclaró de inmediato que se trata de un fármaco, no de droga. Es bueno aclarar ese punto.

El presidente del club universitario, René Orozco Sepúlveda, ya anunció que defenderán al jugador hasta las últimas consecuencias, porque ni la U ni la selección tienen dos Clarence Acuña. Está dolido por esto, es un jugador que nunca le había salido nada.

Orozco incluso expuso su confianza en que la contramuestra arroje un resultado distinto: A lo mejor vamos a encontrar algunos de esos antigripales que se tomó y tendremos que dar las excusas y explicaciones correspondientes. Además mostraremos todos los exámenes de pelo en su historia deportiva, que alguna fuerza harán para defenderlo.

La noticia filtrada sorprendió al dirigente azul Lino Díaz con la plana mayor de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF), reunida en Río de Janeiro con ocasión del sorteo de la Copa Mercosur 2000. Pese a que buscó la ratificación oficial del resultado del control (que aún no ha llegado a la ANFP), sólo encontró respuestas evasivas.

El Reglamento FIFA ahora deja todo en el aire. Según establece en el punto 1 del artículo 8, se creará una comisión investigadora que resuelva la responsabilidad del jugador o de quien le haya suministrado el medicamento. Tras dicha revisión se establece el castigo respectivo.

Este punto no es menor, porque la responsabilidad del jugador en el caso será vital también a la hora de concretar su inminente (y esperado) traspaso al Tottenham Hotspur inglés. Tal como reconoció el propio Lino Díaz, aún está por verse cuánto afectará esta situación a la trasferencia. Si Acuña no tiene ninguna culpa podría quedar incluso eximido de castigo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores