Inesperada derivación en juicio por asesinato de Prats en Argentina

La fiscalía pidió ayer la incorporación al proceso contra el único acusado, Enrique Arancibia Clavel, ex agente de la DINA, de documentación que se le secuestró, proveniente del servicio de inteligencia del Ejército argentino, lo que se constituyó como la primera confirmación oficial de que el Ejército llevaba una prolija lista de los muertos o "desaparecidos" durante el régimen.

08 de Noviembre de 2000 | 11:22 | AP
BUENOS AIRES.- Una virtual confirmación del llamado "Plan Cóndor", de colaboración represiva entre las dictaduras militares latinoamericanas de los años setenta, surgió en el juicio oral por el asesinato en 1974 del exiliado general chileno Carlos Prats y de su esposa Sofía Cuthbert.

La fiscalía pidió ayer la incorporación al proceso contra el único acusado, Enrique Arancibia Clavel, ex agente de la DINA -la disuelta policía secreta del ex dictador Augusto Pinochet-, de documentación que se le secuestró, proveniente del servicio de inteligencia del Ejército argentino.

Fue la primera confirmación oficial de que el Ejército llevaba una prolija lista de los muertos o "desaparecidos" durante el régimen de facto. Los mandos militares, con posterioridad al restablecimiento democrático a fines de 1983, siempre negaron que existieran esas listas ante reiterados requerimientos judiciales.

La investigación oficial ordenada por el ex presidente Raúl Alfonsín comprobó la "desaparición" de casi 9.000 personas a causa de la represión ilegal. Pero organismos defensores de los derechos humanos siempre sostuvieron que el número real llegaba o superaba los 30.000, lo que parece confirmarse por los documentos secuestrados a Arancibia Clavel.

Los documentos, entregados a Arancibia Clavel para que los transmitiera a la DINA, contenían datos sobre los muertos por la represión militar argentina, desde un año antes del golpe de estado de marzo de 1976. Consignaban que entre 1975 y 1978 murieron o "desaparecieron" 22.000 personas. Fueron elaborados por el Batallón 601, nombre que tenía entonces el servicio de inteligencia militar, que operaba desde un edificio de diez pisos sobre la avenida Callao, en pleno centro de la ciudad.

El informe con que Arancibia Clavel acompañó a la documentación, consigna que la cifra de muertos, casi en un 100%, correspondían "a elementos extremistas eliminados por izquierda por las fuerzas de seguridad". La expresión "por izquierda", en la terminología policial, equivale a "ilegal" o al margen de leyes o reglamentos.

Arancibia Clavel, que firmaba su informe de 1978 a la DINA con el nombre de "Luis Felipe Alemparte Díaz", acompañaba la lista de muertos de 1975. "Se tienen computados 22.000 entre muertos y desaparecidos desde 1975 a la fecha. En los próximos envíos seguiré ampliando las listas", decía el ex agente.

Arancibia Clavel está procesado por su participación en el atentado terrorista perpetrado el 30 de septiembre de 1974 que costó la vida al exiliado general Prats y a su esposa. Agentes de la DINA hicieron estallar una bomba en el automóvil del matrimonio Prats frente al domicilio de la pareja, en el barrio de Palermo de esta Capital.

En el juicio contra Arancibia Clavel terminó la recepción de testimonios ofrecidos tanto por la acusación como por la defensa. La próxima semana se escucharán los alegatos de ambas partes.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores