Interrogatorio de juez Guzmán a senador Pinochet

24 de Enero de 2001 | 14:49 | emol.com
Corte de Apelaciones de Santiago

En Santiago, a veintitrés de enero de dos mil uno, siendo las 10,05 horas, se constituyó el tribunal en el domicilio del señor General, Augusto José Ramón Pinochet Ugarte, con el objeto de recibir su declaración indagatoria. Acto seguido se procedió a su individualización, Augusto José Ramón Pinochet Ugarte, Capitán General de Ejército, ex Presidente de la República, Senador Vitalicio, natural de Valparaíso, 85 años de edad, casado, domiciliado en Pedro Lira Urquieta N° 11.280, La Dehesa, comuna de Lo Barnechea, C.I. N° 1.128.824-1, quien exhortado a decir verdad, expuso:

¿En su calidad de jefe del Ejército o Presidente de la junta de Gobierno, u otra calidad, le encomendó al General Sergio Víctor Arellano Stark, como delegado suyo o de la Honorable Junta de Gobierno a efectuar un viaje en septiembre y octubre de 1973.

¿Qué objeto tuvo ese viaje se debió a que su misión era acelerar los procesos para instar a su pronta terminación, los que no tenían mérito, sobreseerlos.

Acto continuo se exhibió al declarante del oficio original N° 2425/376, fechado en Antofagasta el 31 de octubre de 1973 y firmado por Joaquín Lagos Osorio, General de Brigada, Comandante CASJI I.D.E.

Se le exhibió la anotación escrita con letra roja, en la segunda página de dicha comunicación como también aquella en fotocopia ampliada y en colores, reconociendo como suya esa anotación como también su letra.

Al tener en sus manos la totalidad de dicho documento que consta de cuatro hojas, señaló lo que aparece en el resumen como personas ejecutadas por orden del C.J.E.: 53, es absolutamente falso. Yo no soy ningún criminal.

Por lo demás, los encargados de los procesos de las personas detenidas eran las respectivas guarniciones.
.

Preguntado por el tribunal si una vez que supo todos los excesos que fueron cometidos con motivo del viaje del general Arellano Stark por diversas ciudades del país, adoptó medidas para que hiciera efectiva su responsabilidad, responde: como ya le dije, los encargados de agilizar los procesos eran los Comandantes de las respectivas guarniciones.

Preguntado por el tribunal acerca de si se dio órdenes de que se fusilara a gente durante el viaje del General Arellano y de su comitiva por diversas ciudades del país, en el año 1973, responde: En realidad de que hoy me acuerde de todo es imposible. Yo, en ningún momento ordené fusilamientos de nadie. Había una orden de la Junta de Gobierno, en que solamente en caso de defensa propia se podría abrir fuego.

Preguntado por el tribunal si, en algún momento, dio órdenes en el sentido de que no se entregaron los cuerpos de personas fallecidas en aquella ocasión a sus familiares, responde:
Si ello ocurrió, la razón estaba en que muchas veces los cuerpos de las personas fallecidas eran retirados por sus propios familiares y, en otros casos, como se trataba de terroristas y éstos se encontraban indocumentados, era difícil su identificación y nadie sabía donde quedaban los cuerpos porque nadie reclamaba.



Preguntado por el tribunal, según su parecer, por qué se produjeron esos excesos y por qué no se entregaron mucho cuerpos, responde: respecto de lo primero, eso no lo sé, respecto de lo segundo, ya lo respondí.

Previa lectura se ratifica y firma con el tribunal
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores