Defensa de Pinochet pide nuevos exámenes

Los abogados del senador vitalicio entregaron en la Corte de Apelaciones un "téngase presente", en el que explican que 36 horas después que el Juez Juan Guzmán, interrogó al ex mandatario, éste sufrió un preinfarto cerebral, lo que demostraría que su salud ha empeorado en el último tiempo.

14 de Febrero de 2001 | 15:36 | Loreto Flores, emol.com
SANTIAGO.- La defensa del general Augusto Pinochet, solicitó la realización de nuevos exámenes médicos al senador vitalicio, en los que a su juicio se demostraría que ha empeorado y no podrá soportar el proceso en su contra, amparado en su salud.

Los abogados presentaron un "téngase presente" en la primera sala de verano de la Corte de Apelaciones, en la que se da a conocer el mal estado de salud del general en retiro, luego del preinfarto que sufrió 36 horas después de que el juez Juan Guzmán le practicara la declaración indagatoria.

Esta petición se basa en que la salud del retirado militar habría empeorado en el último tiempo, por lo que no estaría en condiciones de soportar el juicio en su contra. Además citaron que se incluya el informe médico realizado por el perito adjunto de la defensa, dr. Sergio Ferrer.


Lo que informa El Mercurio el 28 de enero, día en que Pinochet abandona el Hospital Militar

Poco más de 24 horas permaneció el general (r) Augusto Pinochet en el Hospital Militar, donde fue internado el viernes tras sufrir un nuevo episodio de isquemia, más conocido como preinfarto cerebral.

Según informó el recinto hospitalario, el ex gobernante "ha evolucionado en forma estable y la última evaluación médica ha demostrado un adecuado control del cuadro congestivo y regresión significativa de las manifestaciones de la isquemia cerebral que motivó su ingreso".

El informe concluye que "el equipo médico que lo atiende ha accedido a que continúe su tratamiento y recuperación en su domicilio con los respectivos controles posteriores".

Durante la mañana, Pinochet recibió las visitas de su ex colaborador Alfonso Márquez y del senador institucional Julio Canessa, quien declaró haberlo visto "muy afectado, pero muy tranquilo". Añadió que "dentro de su estado está muy bien, muy optimista".

Consultado por la prensa, Canessa negó haber tratado respecto de las declaraciones del general (r) Joaquín Lagos. "Cuando usted va a visitar a un enfermo no habla de cosas delicadas; por lo demás, ése es un problema que está en tribunales y hay muchas cosas controvertidas que discutir", sentenció.
Canessa manifestó que tales declaraciones deben ser aclaradas. "A mí no me parece lo que él dijo, me parece muy grave, pero lo que a mí me interesa es la imagen del Ejército, porque es una institución vital para el país".

Minutos antes que el senador vitalicio abandonara el recinto recibió la visita del abogado defensor Gustavo Collao, quien escuetamente declaró: "Sólo vine a enterarme de su estado, pero lo vi muy bien, mejor que ayer, dentro de su gravedad".

Luego que al mediodía se le practicaran los últimos exámenes médicos que determinaron su posterior alta, Pinochet fue trasladado en un helicóptero Puma del Ejército a su residencia en Bucalemu, donde deberá permanecer en reposo y bajo estrictos controles.

El cuadro de isquemia sufrido por el general (r) Pinochet es uno de varios que lo han afectado en los últimos tres años, y que se transformaron en uno de los principales motivos por los que Londres no lo extraditó a España.
El último de estos episodios se declaró el jueves, por lo que debió ser trasladado hasta el centro asistencial, donde quedó internado en la sala de cuidados intensivos.

Esta nueva crisis se produjo tres días después de ser interrogado por el ministro de fuero Juan Guzmán, quien resolvería el próximo lunes la situación procesal del general (r).
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores