Arjona arrasó con el monstruo

En su segunda noche, el Festival de Viña del Mar ya abrió con un número a nivel mundial encarnado en el guatemalteco Ricardo Arjona. Y se espera que el cierre de esta jornada sea con otro número artístico que ya lo envidian muchos escenarios del orbe: el grupo chileno ganador de Grammy, La Ley.

22 de Febrero de 2001 | 23:32 | David Abuhadba/emol.com
La jornada comenzó puntualmente con la presentación y beso de rigor de Cecilia Bolocco y Antonio Vodanovic. Saludos al monstruo y anuncio de lo que la noche depara. Rápidamente vino el anuncio de que Arjona ya estaba para entrar al circo, que esta vez era casi un escenario teatral con los elementos escenográficos con que el artista acompaña los recitales de su reciente disco "Galeria Caribe".

Con barba de dos días, vestido de negro completo con chaqueta de cuero, camisa desabotonada y jeans, abrió con "Animal Nocturno" y rompió al público ya con su segunda canción, "Te conozco", cuya última estrofa la relacionó con lo que él había dicho cuando le propusieron volver al escenario de la Quinta Vergara: "... me muero por volver". De ahí en adelante, Arjona hizo lo que quiso, mientras el público deliraba no sólo en gritos, sino en carteles, como "Yo soy tu mujer", "Te amo" y "Rico", junto con ingresos permanentes de fanáticas que eludían la seguridad y llegaban al escenario para abrazarlo e, incluso, hacer que la Bolocco se convirtiera en improvisada fotógrafa.

Palabras hay muchas, pero este Arjona desde que entró ya tenía las gaviotas en el bolsillo, la de plata, primero, la de oro, después. Son pocos los artistas que pueden darse el gusto de que el público conozca a la perfección cada una de sus canciones ("Mujeres", "El Taxista", "Señora de la Cuatro Décadas" y "Dime que No", entre otras). Con una orquesta coordinada certeramente con su potente voz , más la propia presentación que hace a cada una de sus canciones -que es una historia e impacto aparte-, y el dominio y manejo exacto de las emociones del público femenino, no podemos exagerar si hablamos de "un ídolo", tal como gritaba ansiosa la galería de la Quinta.

Sin duda, uno de los artistas que le da categoría a un festival en extremo austero, si de estrellas de primer nivel se trata, que encantó con más de una hora de actuación.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores