Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com

TEMAS

El perfil del Emprendedor

La más excelsa cualidad de un emprendedor es descubrir posibilidades de negocios donde otros solo ven confusión y señales de alarma.
Ari Wurmann,
Guía de emprendimiento
Martes 26 de enero de 2010 10:30

El perfil del emprendedor

La principal característica de los emprendedores es que son capaces de transformar los desafíos en oportunidades

Foto: El Mercurio

El perfil del emprendedor

El éxito de Ebay fue el resultado de la visión de su fundador, quien detectó un negocio donde otros no lo hicieron.

Foto: AP

VEA MÁS SOBRE ESTE TEMA EN GUIOTECA.COM

El emprendedor no es necesariamente un creador de compañías, sino alguien capaz de transformar cada desafío en oportunidades. Su más excelsa cualidad es descubrir posibilidades de negocios donde otros solo ven confusión y señales de alarma.

Millones de escritos tratan de encontrar el perfil de un emprendedor de éxito, una coincidencia fundamental es la poca relación entre el espíritu emprendedor y ciertas características personales, edad, sexo, o disponibilidad de dinero. Tampoco son muy claros los nexos entre el espíritu emprendedor y la profesión, raza o procedencia geográfica.

No obstante hay características de los buenos emprendedores, bastante comunes, y algunas capacidades deseables son las siguientes:

• Saben que es esencial ser total e inmensamente sinceros sobre cómo van las cosas. Muchas veces están tan ansiosos por creer en algo, que oyen solo lo que quieren oír y ver solo lo que quieren ver.

• Saben a quién y cuándo escuchar y además qué preguntas formular.

• Saben qué tipo de ayuda buscar en el exterior.

• Descartan las ideas poco prometedoras tan pronto como pueden, ejerciendo juicio y reflexión, sin acumular montañas de datos.

• Piensan a un millón de kilómetros por hora, ellos también se agotan, pero la presión, el estrés, las situaciones abrumadoras y el caos general son apenas parte del juego.

Quisiera dejar claro algunas diferencias importantes entre un Emprendedor y un Ejecutivo de Empresa.

Los emprendedores están decididos a buscar oportunidades, más allá de los recursos disponibles, OPORTUNIDAD es la palabra clave, y el emprendedor va tras ella. El ejecutivo debe administrar recursos y ojala multiplicarlos.

La gran ventaja del emprendedor es su capacidad superior de iniciar una idea creativa. En cambio el buen ejecutivo en la empresa se conoce por su análisis prudente, su capacidad de planificación y su tesón al ejecutar sus decisiones.

En el pasado, los tres tipos de capital de las empresas eran: estructural, financiero e intelectual, pero en el futuro lo más probable es que la capacidad imaginativa, el potencial emprendedor y la facultad de relacionarse sean los nuevos tipos de capital realmente importantes y diferenciadores.

Las oportunidades pueden surgir de casi cualquier cosa: de lo inesperado, de incongruencias, de necesidades detectadas en los mercados, del sentido común y observación, de cambios en la percepción, de nuevos conocimientos, de ideas concebidas durante el empleo anterior, de hobbies, de eventos sociales, de la búsqueda deliberada, de lecturas, viajes, etcétera; la cuestión es aprovecharla.


“Nada es verdad, nada es mentira, todo depende del cristal con que se mira”. Este refrán habla del peso que tienen los puntos de vista. Cambiar el ángulo de observación de tu negocio permite descubrir fortalezas y debilidades insospechadas.


Nos acostumbramos tanto al estado que tienen las cosas, que no prestamos atención a las claves que nos indican la necesidad de cambio o, simplemente, tomar las grandes oportunidades que se ponen justo frente a nosotros.


Muchas ideas de nuevos desarrollos se han dado porque una persona o un grupo de ellas percibió el entorno de manera diferente al resto de mortales. Digamos que en una revista hay unos anuncios publicitarios y en uno de ellos se muestra un gran desierto y en la parte inferior dice algo así como: "Todos veían un desierto, alguien vio Las Vegas", otro anuncio de la misma revista muestra un cuarto de una casa lleno de cachivaches y desordenado al máximo, la frase del anuncio es: "todos veían un cuarto abandonado. Alguien vio subastas por internet".


Estos dos ejemplos presentan algunos casos de negocios muy exitosos, pero también muestra que nacieron de la visión de alguien que vio la oportunidad en donde nadie más la había visto.
Como estos ejemplos debe haber muchos otros, muchas veces "alguien" habrá visto una oportunidad y se habrá lanzado a convertirla en realidad.

Incluso, algunas veces cuando vemos un nuevo negocio en determinado sitio o dirigido a determinado mercado, hemos dicho ¿por qué no se me ocurrió a mí si yo paso por esta esquina casi a diario? o ¿pero cómo no vi que esas personas necesitaban eso? Es normal, no todos somos "visionarios", o mejor, muy pocos son los que detectan este tipo de oportunidades y las llevan a cabo. A lo mejor sí nos habíamos percatado de que en esa esquina podríamos poner un restaurante, pero nunca lo pensamos en serio, nunca tratamos de hacerlo realidad, tal vez porque no estaba dentro de nuestras prioridades, pero cuando pasamos y vimos el nuevo restaurante no deja de pesarnos.

En nuestro entorno hay cientos de oportunidades de negocio que no se han detectado, hay y habrá muchas necesidades de las personas que no han sido cubiertas, ni siquiera pensadas. Hay personas con iniciativa y ganas de hacer empresa y las oportunidades están ahí, afuera, ¿por qué no salir a buscarlas?

Sin embargo un emprendedor no acaba su trabajo al encontrar la oportunidad, eso es solo el principio. Quien explota una oportunidad pero no la gestiona ni desarrolla solo especula.
Para ello se requiere un ingrediente básico: PASION.

Howard Head – Inventor del Ski metálico y una raqueta más apropiada para el Tenis decía: La única característica que es común a la gente de éxito es la pasión, les distingue su energía, sus ilusiones y el deseo por lo que realizan. Lo que diferencia a un buen gerente de un líder emprendedor es la pasión, el fuego en el corazón.

La pasión hace sentir más motivación para correr riesgos y aporta el combustible necesario para seguir creciendo, aprendiendo innovando y afrontando retos.

Comentarios

Deje aquí su opinión

Más temas