Relatos de infieles

En “Corazones Rotos” se reúnen las historias más increíbles de personas que sufren por amor y consultan a la prensa. Entre ellos, infieles y engañados que hacen hasta lo imposible para no sufrir por amor.

Emol
Ju. 18 de noviembre de 2010, 13:44
Más Ménos
Emol

Emol

Los problemas del corazón siempre tienen como víctima a un alma acongojada. Y cuando se trata de la infidelidad, por más que los personajes y circunstancias varíen, sufre tanto quien ha sido engañado como el que aún mantiene en secreto su deslealtad.

De éstas y otras historias amorosas se compone el libro del periodista Axel Pickett “Corazones Rotos” (Catalonia), que presenta una antología de la prensa chilena, desde 1914 hasta 2007, centrado en esos curiosos y populares espacios en que los lectores consultan por un problema de amor.

Los hay de los más variados, pero aquí elegimos algunos extractos de los relatos contados por infieles y engañados, historias que demuestran una descarada picardía o el total remordimiento de sus protagonistas.

1.- “Merequetengue”:
“Hace unas cuantas semanas, y por casualidad, conocí a una perica harto buena y bien tentadita de la risa. Conocernos, mirarnos y decidir ir al ring de cuatro perillas fue una sola cosa (...) La mujer de marras tiene marido y éste es un marido celoso. Yo por mi cuenta tengo mujer, y también es celosa (...) ¿Qué me aconseja? Claro que la solución sería dedicarme a la ‘fidelidad conyugal’, pero creo que eso va contra mis principios y es una cuestión muy anticuada”. ("Consultorio Sentimental" por el Profesor Jean de Fremisse, Clarín, 25 de abril de 1971).

2.- Tras las rejas:
“Soy una mujer de 35 años, casada con un hombre el cual tuvo la mala ocurrencia de cometer un grave delito por el que fue condenado a 5 años de presidio (en Talcahuano) (...) (En Concepción) conocí a un hombre muy bondadoso, honrado, quien al saber mi desgracia me ayudó hasta que decidí vivir con él. Ocurre que mi esposo acaba de salir de la cárcel y me escribe que se viene a Concepción. Yo he pensado mucho y creo que le he perdido el cariño, pero es mi marido”. ("Consultorio Sentimental" por el Dr. Marcel Carrier, Crónica de Concepción, 2 de marzo de 1959).

3.- Infiel a la distancia:
“Me consideraba una mujer moderna liberada, hasta el momento que cometí el error de contestar a un aviso sentimental de un caballero, publicado en una revista extranjera. Desde entonces hemos mantenido intensa correspondencia, muy secreta de mi parte, puesto que soy casada y mi marido es muy celoso (...) creo que me he enamorado de ese hombre. Me escribe desde una cárcel venezolana donde está cumpliendo una condena próxima a enterarse”. ("A corazón abierto" por el Profesor Jacques de la Tour, Las Últimas Noticias, 14 de marzo de 1978).

4.- Bonifacio, el picaflor:
“Mi marido es un verdadero picaflor: a todas las mujeres les hace el amor y le ruego me dé un consejo para conseguir que Bonifacio (así se llama mi ídolo) se dedique por enterito a mí”. (Consultorio, revista Zumbido, Lebu, 25 de mayo de 1928).

5.- Ni con toque de queda:
“Estoy desesperada porque mi marido ha dejado de quererme; creo que tiene otra (...) Por las noches, me da vuelta la espalda. Al día siguiente sale tempranito, y ahora está llegando mucho después del toque (...)  Yo he tratado de descubrir el desfiladero por donde trajina este pícaro, pero nada he logrado, salvo cogerme algunos resfriados (...) estoy desesperada. Nada he conseguido, tampoco, siguiendo consejos de algunas vecinas que tienen a sus maridos atados a la pata del catre”. ("A corazón abierto", por el Profesor Jacques de la Tour, Las Últimas Noticias, 16 de enero de 1978).

6.- En familia:
“Soy una mujer de 47 años y conmigo vive una sobrina, la cual tiene un pololo muy simpático (...) Varias veces mi sobrina me ha dicho que piensan casarse para fines de este año, pero hay un inconveniente muy serio (...) Yo le gusto a ese joven y él me lo ha demostrado varias veces. No tengo vergüenza de decir que he sido suya con toda la pasión de mi alma”. ("A corazón abierto", "Consultorio sentimental" por el Profesor René de L’Or, Las Últimas Noticias, 2 de julio de 1974).

7.- El peor hermano:
“El sábado sorprendí a mi esposa en camita y acostada con mi hermano que tiene 29 años, Entre paréntesis, yo tengo 37 (...)  Mi hermano apretó cachete a la casa de nuestra madre, mientras que mi esposa me anda rogando que la perdone (...) el golpe fue demasiado terrible, con decirle que ni siquiera el Profesor Salomón y su cajarito Tutu Tutu me hacen reír”. ("Ventanita sentimental" por el Doctor Cariño, La Cuarta, 4 de agosto de 2003).