Increíble: Estudio asegura que el ‘club de Toby’ mantiene activa la vida sexual en pareja

Investigadores explicaron que si una mujer es muy cercana a los amigos de su pareja, podría desencadenar una disfunción eréctil. Además, aseguraron que, en ciertas edades, mantener la privacidad con los pares potencia la virilidad masculina.

Emol
Vi. 12 de agosto de 2011, 16:16
Más Ménos
EFE

EFE

Son siglos de peleas, pero por algún motivo, el enojo femenino por el ‘club de Toby’ parece ir más allá de cambios culturales, revoluciones y clases sociales. Y hasta hoy, no son pocas las mujeres que pasan mil rabias cuando su pololo o esposo quiere reunirse solo con los amigos y, en contraparte, son varios los hombres que llegan a inventar mil excusas para poder reunirse con sus camaradas.

Pero atención mujeres, que tales reuniones incentivarían la libido masculina para ser compartida con su pareja, según un estudio de las Universidades de Cornell y de Chicago. Y no sólo eso. Ay, de aquella que ose hacerse más amiga de los camaradas de su pareja -o al menos, más de lo que su propia pareja lo es-. Según la misma investigación, eso podría causarle a él, nada menos que disfunciones sexuales.

Este último fenómeno se llama “partner betweenness”, algo así como “intermediación -o intromisión- de la compañera”, y fue acuñado por los autores del estudio, Benjamin Cornwell y Edward Laumann, quienes trabajaron con 3.005 hombres de entre 57 y 85 años.

Cornwell y Laumann aseguraron que el 25% de los que participaron del estudio dijeron haber vivido una “partner betweeness” con al menos una de sus amistades. De estos, los investigadores dieron una cifra demoledora: El 92% de esos casos tienen más probabilidades de sufrir disfunción eréctil, en comparación a aquellos que eran más cercanos a sus amigos que su pareja.

¿La razón? Si bien las edades comprendidas para realizar el estudio son más propensas a sufrir disfunción eréctil que los hombres más jóvenes, aún tomando en cuenta factores de salud como padecer diabetes, obesidad o tomar medicamentos que pueden influir, los investigadores insistieron en que el tema del “partner betweenness”, influyó en el problema sexual, como señala la revista Time.

De hecho, los hombres más sanos, que, por ende, debían tener una vida sexual más activa, presentaron problemas cuando sus parejas se acercaron mucho a sus amigos.

Del total de los sujetos, los más afectados fueron los que se encontraban entre los 57 y 64 años, ya que, como explicó Laumann, se encuentran en una edad en la que ocurren muchos cambios en la vida del hombre, como la jubilación. “Esto pasa cuando las personas se están retirando, dejando la fuerza laboral, reorganizando sus vidas (...) Esto se ve muy amenazante para la comprensión que un hombre tiene de sí mismo”, dijo el investigador al Chicago Sun-Times.

No se aceptan niñas

Al parecer se trata de un tema que va más allá de los celos que puede darle a un hombre cuando ve que su mujer se muestra muy amiga de alguien del sexo opuesto, por mucho que éste sea un amigo.

Lo que se desprende de este estudio es que, si bien es bueno que una pareja comparta amistades, es importante la necesidad masculina de tener espacios de independencia y privacidad, algo que en ciertas etapas de la vida masculina refuerzan su sensación de virilidad. Con todo, el dilema se va pasando con la edad, ya que hacia los 70 años, los hombres de la investigación no presentaron mayores conflictos con el tema de sus parejas y amigos.

Como dijo Cornwell, los hombres mayores comienzan a cambiar su percepción de masculinidad (autonomía=virilidad), cuando comienzan a enfocarse más en sus relaciones de parentesco que han ido creciendo con el tiempo, en cómo sus hijos ya son padres y en cómo crecen sus nietos. Entonces, lo importante para ellos suele ser el transmitir sus experiencias de vida y apoyar a los suyos.