Evitan Facebook y otras redes sociales y viven para contarlo

Algunos de los que evitan el sitio dicen que puede tener el efecto opuesto de hacerlos sentir más, no menos, alienados.

Por Jenna Wortham, New York Times News Service
Sa. 17 de diciembre de 2011, 07:00
Más Ménos


Tyson Balcomb abandonó Facebook después de un encuentro fortuito en un elevador. Se descubrió parado junto a una mujer a la cual nunca había conocido, pero, a través de Facebook, él sabía cómo era su hermano, que ella era de una diminuta isla frente de la costa de Washington y que había visitado en fecha reciente la Space Needle (Aguja Espacial) de Seattle.


"Yo sabía todos estos datos sobre su persona, pero ni siquiera había hablado con ella una sola vez”, dijo Balcomb, estudiante de propedéutico de medicina en Oregón que tenía algunos amigos en común de la vida real con la mujer. "En ese punto pensé, quizá esto no es muy saludable”.


A medida que Facebook se prepara para una muy anticipada oferta pública, la empresa está impaciente por hacer alarde de su impulso acrecentando su descomunal membresía: más de 800 millones de usuarios activos por todo el mundo, informa Facebook, y casi 200 millones en Estados Unidos, o dos tercios de la población.


Sin embargo, la empresa está encontrando un bloqueo en este país. Algunas personas, incluso más bien jóvenes, sencillamente se niegan a participar, incluidas personas que lo han probado.


Uno de los principales puntos de venta de Facebook es que forja lazos más estrechos entre amigos y colegas. Sin embargo, algunos de los que evitan el sitio dicen que puede tener el efecto opuesto de hacerlos sentir más, no menos, alienados.


"Ya no me estaba comunicando con mis amigos”, dijo Ashleigh Elser, de 24 años, quien estudia un posgrado en Charlottesville, Virginia. "Tan solo estaba viendo sus fotografías y actualizaciones y sentía que eso era realmente una conexión con ellos”.


Ciertamente, la vida sin Facebook tiene sus desventajas en una era en la que la gente anuncia todo tipo de grandes sucesos de la vida en la Red. Elser ha extrañado compromisos y fotografías de bebés recién nacidos. Sin embargo, nada de eso ha dolido tanto como el espacio en blanco que, dijo, su cuenta de Facebook había creado entre ella y sus amigos más cercanos. Así que la cerró. Muchos de quienes se resisten mencionan inquietudes sobre la privacidad. Quienes estudian las redes sociales dicen que este tema se reduce a la confianza. Amanda Lenhart, quien dirige investigaciones sobre adolescentes, niños y familias en el Proyecto Pew de Internet y Vida Estadounidense, dijo que la gente que usa Facebook tiende a tener ”una sensación general de confianza en otros y confianza en las instituciones”. Agregó: "Algunas personas marcan la distinción de no usarlo porque temen lo que pudiera ocurrir”.


Lenhart notó que aproximadamente 5 por ciento de los estadounidenses no tenía teléfono celular. "Siempre habrá personas que se resistan”, dijo.


Ejecutivos de Facebook dicen que no prevén el registro de todo el país. Más bien, están trabajando en formas de mantener más tiempo en el sitio a usuarios actuales, lo cual le da a la empresa más oportunidades de mostrarles anuncios. Además, el mayor crecimiento de la empresa actualmente es en lugares como Asia y América Latina, donde efectivamente pudiera haber gente que aún no ha oído hablar de Facebook.


"Nuestro objetivo consiste en ofrecerle a la gente una manera significativa, divertida y libre de conectarse con sus amigos, y esperamos que eso sea atractivo para un amplio público”, dijo Jonathan Thaw, uno de los portavoces de Facebook.


Sin embargo, las cifras sobre crecimiento en Estados Unidos son escuetas. El número de estadounidenses que visitó Facebook creció 10 por ciento en el año que terminó en octubre; por debajo del crecimiento de 56 por ciento a lo largo del año previo, con base en comScore, que registra el tráfico de Internet.


Erika Gable, de 29 años, quien vive en Nueva York y trabaja en relaciones públicas para restaurantes, nunca entendió el atractivo de Facebook. Dice que la conversación diaria que fluye a través del sitio — actualizaciones sobre malos días y fotografías de la comida — es un desorden virtual que ella no necesita en su vida.


"Si quiero ver al segundo bebé de mi quinto primo, los llamaré por teléfono”, dijo entre risas.


Gable no es una ludita. Tiene un iPhone y a veces usa Twitter. Pero cuando se trata de crear un perfil en la mayor red social del mundo, su tolerancia llega a su límite.


"Recuerdo haber tenido MySpace por un breve periodo y la constante sensación de extrañeza al ver las cosas de otras personas todo el tiempo”, dijo. ”Eso no me atrae”.


Will Brennan, residente neoyorquino de 26 años, dijo que había ”oído demasiadas historias de horror” sobre los riesgos de seguridad de Facebook. Sin embargo, destacó que sus amigos no siempre simpatizan con su posición antisocial en las redes sociales.


”Me piden que me registre cuando menos dos veces al mes”, dijo Brennan. ”Me sermonean por arruinar sus planes porque no estoy en Facebook”.


Y sea que hay un sermón o no de por medio, los rebeldes dicen que su estatus carente de Facebook tiende a ser un tema candente de conversación; de manera muy similar a como habría sido la decisión de no tener televisión en una era anterior de los medios.


"La gente siempre se muestra sorprendida”, dijo Chris Munns, de 29 años de edad, quien trabaja como administrador de sistemas en Nueva York.


"Sin embargo, mi vida ha proseguido muy bien sin eso. No soy una persona aislada. Tengo amigos y llevo una vida bastante gozosa en Manhattan, así que no puedo decir que eso me haga sentir que estoy perdiendo algo de la vida, ni en lo más mínimo”. Sin embargo, la presión de la gente solo va a aumentar. Susan Etlinger, analista en el Grupo Altimeter, dijo que la sociedad estaba adoptando nuevas conductas y expectativas en respuesta a lo que casi era la ubicuidad de Facebook y otras redes sociales.


"La gente pudiera empezar a preguntar, si no estás en canales sociales, ¿por qué no? ¿Estás ocultando algo?”, dijo. "Las normas están cambiando”.


Este tipo de pensamiento se extiende en ambos sentidos para quienes se resisten a Facebook. Munns dijo que su vida amorosa se había beneficiado de su falta de un expediente en línea: "No han tenido la oportunidad de averiguar toda tu vida en Facebook antes de conocerlas”.


Sin embargo, Gable dijo que ese tipo de revisiones era lo único para lo que ella necesitaba Facebook.


”Si siento una fuerte atracción a un tipo, hago que mis amigos lo investiguen por mí”, dijo Gable. ”Pero, eso solo va hasta ese límite”.