Mujeres siguen discriminadas en trabajo y acceso a educación, según la CIDH

EFE
Ma. 20 de diciembre de 2011, 11:01
Más Ménos


WASHINGTON.- Las mujeres de América siguen discriminadas en el ámbito laboral, sufren altas tasas de analfabetismo y en muchas partes del continente tienen menos posibilidades que los hombres de acceder a la alimentación y a la vivienda, alertó hoy la CIDH.


En un informe sobre la situación de los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres en la región, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) insta además a los Estados a adoptar “medidas urgentes” para combatir esa discriminación.


"La discriminación contra las mujeres se sigue reflejando en el mercado de trabajo, en su acceso limitado a la seguridad social y en las altas tasas de analfabetismo,” destaca la Comisión en su informe, elaborado con apoyo financiero del Gobierno español.


También denuncia la “grave situación de pobreza y exclusión social” que viven muchas mujeres del continente, así como las "reducidas oportunidades de participación existentes” para las indígenas y afrodescendientes.


La CIDH, órgano autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA) encargado de velar por los derechos humanos en el continente, advierte de “inequidades estructurales entre hombres y mujeres,” presentes en “todos los sectores sociales” y en múltiples ámbitos como la economía, la educación, el trabajo, la salud, la justicia y la toma de decisiones.


"En muchas partes de la región, las mujeres tienen menores posibilidades que los hombres de satisfacer necesidades básicas tales como la alimentación, el acceso a vivienda y a servicios de salud especializados,” señala la CIDH.


Además, “siguen particularmente expuestas a formas de violencia física y sexual, y tienen opciones limitadas de obtener un trabajo decente y de incidir en la agenda pública de sus países.”


Por ello, la Comisión enumera en su informe una serie de recomendaciones relacionadas con el diseño de intervenciones y medidas estatales destinadas a garantizar que las mujeres ejerzan su derecho al trabajo, a la educación y a su acceso y control de los recursos económicos “en condiciones de igualdad.”


Entre esas recomendaciones figura la adopción de medidas “para promover que las mujeres incursionen y permanezcan en el ámbito laboral y educativo.”


También la elaboración de campañas “de sensibilización” para "promover la modificación de patrones socioculturales discriminatorios contra las mujeres, así como para fomentar que puedan ingresar “en profesiones no tradicionales.”


La CIDH aconseja asimismo a los Estados que tomen medidas para que las mujeres accedan al crédito y a otros recursos como la tierra y la vivienda. Por último, subraya a los Estados la necesidad de “asegurar la representación de las mujeres en todas las esferas y en todos los niveles, incluyendo los ámbitos de formulación de las políticas económicas, financieras y comerciales.”