Regresa a tu niñez y tonifica tu cuerpo con el hula hula

Con la ayuda del famoso aro se pueden trabajar muslos, abdominales, glúteos y brazos.

Emol
Do. 25 de diciembre de 2011, 07:00
Más Ménos
AP

AP

¿Quién no ha jugado por lo menos una vez en su vida con el conocido hula hula? Sí, ese aro de plástico que se hace girar en la cintura y que hasta hace algunos años era imposible no encontrar en las casas donde hubiera niños. Aunque con el paso de los años el juguete fue perdiendo popularidad, hoy ha vuelto a tomar importancia pero no como un objeto de entretención, sino que como una herramienta para hacer ejercicio.

El famoso hula hoop, como se le conoce en inglés, tiene más de 50 años de edad. Fue creado por los empresarios Richard Knerr y Arthur Melin, quienes lo lanzaron al mercado en 1958. Sin embargo, su idea no fue original, ya que los juegos con aro ya existían con anterioridad. Incluso, hay registros de que los niños egipcios de hace 3.000 años los tenían para divertirse.

Lo novedoso del juguete de Knerr y Melin era que estaba fabricado con un plástico denominado marlex, que hacía poco tiempo había sido inventado. Rápidamente el hula hula comenzó a ser furor y fue reconocido como parte de la "cultura americana", aunque la moda también se contagió a otros países.

En la actualidad, el aro de plástico no es parte de la lista de juguetes favoritos de los niños. Sin embargo, se ha convertido en un útil implemento para que los adultos ejerciten su cuerpo. De hecho, al realizar una búsqueda rápida por internet se pueden encontrar varias páginas que promueven el entrenamiento con los hula hula.

En www.hoopappeal.com, por ejemplo, se destaca que el "hoop fitness" es ideal para quienes consideran que hacer ejercicio es aburrido, tedioso y hasta caro, además de que puede ser practicado por personas de todas las edades y contextura física. "Es estimulante, lleno de diversión, de bajo impacto y un ejercicio que hace explotar las calorías", se afirma.

Hula hula virtual

En 2008 Nintendo lanzó una nueva versión del Wii Fit, que incluyó al hula hula entre sus juegos. Así que ya no hay excusas, porque hasta quienes prefieren pararse frente a una pantalla pueden ponerse en forma haciendo girar aros virtuales.

Asimismo, se enumeran sus beneficios: quema la grasa acelerando el metabolismo; esculpe y fortalece todo el cuerpo; mejora la flexibilidad y la movilidad; mejora la autoestima y la sensación de bienestar; ayuda a fortalecer músculos, huesos y articulaciones, etc.

"Nadie te estará gritando y no estarás mirando tu reloj, rezando por un descanso para tomar agua", se asegura en
www.hoopnotica.com, otro sitio web que incentiva la ejercitación con los hula hula. La página cuenta con una tienda virtual en la que se venden aros -incluso unos para llevar de viaje-, dvd's, accesorios, etc. Además, en ella se puede acceder vía Skype a clases impartidas por un instructor.

Para practicar en casa

Hace algunas semanas, Lisa Whitmore escribió en
foxnews.com que los hula hula son un equipo de ejercicio que pueden tonificar muslos, abdominales, glúteos y brazos. Para lograrlo, recomienda una rutina de ejercicios para realizar tres veces a la semana, repitiendo la secuencia dos veces. Advierte que en los primeros movimientos es normal que el hula hula gire una vez y luego caiga. "Pero no te desesperes: la práctica hace al maestro", asegura.

De lado a lado: El movimiento clásico. Sujeta el hula hula a la altura de la cintura y párate con los pies un poco más separados que el ancho de tus hombros. Con tus manos, empuja el aro para que empiece a girar y mientras lo hace, balancea tus caderas con un movimiento de lado a lado. Realiza este trabajo por un minuto, descansa algunos segundos y luego repite.

De adelante hacia atrás: Párate con los pies uno al frente del otro. Afirma el hula hula al nivel de la cintura y empújalo para que empiece a girar. Con las rodillas semidobladas, mueve tus caderas de adelante hacia atrás para que el aro continúe moviéndose. Exagera el movimiento hacia adelante para que el hula hula no se caiga. Realiza este trabajo por un minuto, descansa algunos segundos y luego repite.

El golpe: De pie con las piernas juntas y las rodillas un poco flectadas, sujeta el hula hula a la altura de la cintura. Con la espalda recta, inclínate hacia adelante y empuja el aro con tus manos para que empiece a girar. Levanta y baja tu cuerpo para mantener el hula hula girando; doblar y estirar las rodillas te ayudará. Mantén los abdominales contraídos y centra tu peso en los dedos de tus pies. El aro debe permanecer casi perpendicular al suelo. Realiza este trabajo por 30 segundos, descansa y luego repite una o dos veces más.

La órbita: Párate con los pies juntos y sujeta el hula hula frente a tu cuerpo. Pon el aro en movimiento de manera que gire alrededor de tu mano (mueve ligeramente tu brazo de arriba hacia abajo para mantener el impulso). Lentamente levanta el brazo por encima de tu cabeza, manteniendo el hula hula en movimiento. Éste debe rodar sobre el pulgar y por la palma de la mano. Realiza este trabajo por un minuto y luego vuelve a empezar. Repite con el otro brazo.