Las tendencias más deseadas de 2011

Por Carmen Martín, EFE
Lu. 26 de diciembre de 2011, 10:58
Más Ménos


MADRID.- Los colores intensos y brillantes se instalaron este año con cierto descaro en la estética “neopunk” y en la corriente marinera.


Frente a los estampados felinos y la explosión floral, la estética de los 70, el “glamour” de los 40 y la osadía del estilo navajo arrasaron a lo largo del 2011.


Estas son diez de las tendencias de moda más deseadas de 2011:

- “Grease.” En los albores del 2011 se recuperó el espíritu de la película “Grease” para sacar a la calle dos caras de una misma tendencia. Del “look” de niña buena con falda de vuelo y camisa con cuadros “vichy” al estilo más sexy y roquero, con pantalones pitillo y cazadora de cuero calzados con zapatos de punta y tacón de aguja.

- Woodstock. El espíritu de Woodstock, los ecos de la mítica discoteca neoyorquina Studio 54 y la corriente nostálgica y romántica del “boho” de los años 70 se alzaron en el 2011. El pantalón de talle alto, de silueta alargada y acampanado fue la estrella. Junto a él vestidos infinitos, monos y plataformas, prendas que respiran libertad.

- Navajo. Inspirado en el atuendo tradicional del indio norteamericano, el estilo navajo se instaló en la ciudad. Ante, pieles, flecos, borrego, colores cálidos, estampados de aire tribal y alguna que otra pluma han sido los elementos claves para reinventar el “look” de Pocahontas, una moda alegre que sirvió para imbuir optimismo a estos tiempos de crisis.

- Años 40. Ava Gardner y Lauren Bacall, iconos de belleza y elegancia, sirvieron de referencia para recrear el “glamour” y la sofisticación de los años 40, década de carestía, pero también de una elegancia exquisita. Bajo esta estela surgieron blusas de seda con lazada, faldas lápiz, vestidos ceñidos hasta la rodilla, estolas de piel y chaquetas armadas, prendas que se encargaron de dibujar la silueta femenina.

- “Punk.” De la mano de Balenciaga y Balmain, el “punk” se impuso este año en el guardarropa femenino, eso sí, enriquecido con una buena dosis de lujo. Iconos tan rebeldes como el cuero negro, las tachuelas, los imperdibles y las míticas botas Dr. Martens dulcificaron esta estética que regresó para vestir a la mujer como una auténtica “lady.”

- Salsa. Al grito de ¡viva la salsa! llegaron a los escaparates prendas con sabor caribeño, en las que “prints” tan exigentes como insolentes mostraban todo su esplendor. Sabrosas frutas tropicales, animales salvajes, plantas de paraísos exóticos y colores luminosos, todos ello envueltos en alegría y buen humor, su denominador común.

- Ye-yé. Junto a las líneas evasé se instaló la minifalda, el pichi, la vestido recto y las botas altas hasta la rodilla para hacer un “revival” de los 60. El estilo desenfadado de Twiggy y la sensualidad de Brigitte Bardot en esa década fueron la referencia para algunos diseñadores que se empeñaron en crear un nueva chica ye-yé.

- Romance de verano. Flores, pétalos y coquetos “bouquets” se prendieron en fabulosos vestidos con escotes para rendir un colorista y elegante homenaje al verano. Conscientes de que un "look” estival sin flores es tan triste como un jardín sin rosas, los diseñadores reforzaron los patrones con soberbios estampados y sugerentes escotes.

- Marineros. El tradicional código marinero, blanco y azul marino se reinventó con divertidas rayas y arriesgados colores flúor. Para la puesta de sol, los diseñadores recurrieron a los “paillettes” y a los destellos metalizados que también instalaron en minivestidos y chaquetas entalladas de lujo.

- “Gentleman.” Este año se ha visto al hombre ataviado con patrones clásicos y correctos tal y como mandan los cánones de un "gentleman.” Junto a él, también ha aparecido un varón liberado y atrevido, que vestía colores alegres y luminosos y hacía gala de accesorios tan olvidados como los guantes, los “foulares,” los sombreros, las gorras, las pajaritas y el chalecos.