¿Cómo salir de la creencia que este año se acaba el mundo?

Con templanza, optimismo y confianza que lo que se viene es un nuevo ciclo, un cambio en la conciencia colectiva y una nueva formas de relación basada en el amor y en el reconocimiento de una conexión divina, independiente a las religiones.

Por Francisca Vargas V.
Do. 08 de enero de 2012, 07:00
Más Ménos


La idea recurrente que el mundo se acaba a fin de año lo único real que tiene es que genera olas de pensamientos negativos que se distribuyen como un virus que contamina la psiquis y crea pánico en más de alguno.


¿De dónde surge esta creencia?


“De las interpretaciones superficiales y conjeturas interpretativas de las profecías mayas, egipcias y de Nostradamus que han realizado algunos arqueólogos, astrónomos y periodistas”, afirma Daniel Miccael Sais, (http://miccaelsais.blogspot.com/) facilitador-terapeuta en técnicas de meditación, relajación, liberación emocional y autoconocimiento.


Para Gladys Nélida (gladda@vtr.net), psicóloga y facilitadora del Merkaba, aclara que las profecías mayas no son para nada apocalípticas.


Reflexiona, que si alguien cree que el fin de un tiempo o de una era es el acabo de mundo se asustará. “Entonces esperará un cataclismo apocalíptico, pero si ha observado en su vida que el fin de una etapa permite crecer con más sabiduría, más experiencia, más conocimiento, no se asustará porque pasa de la infancia a la adolescencia, o de ésta a la adultez”, subraya.


Por eso invita aprender a interpretar a los mayas. Explica que según su cosmología, la conciencia humana avanza a través de etapas de crecimiento que abarcan grandes períodos de tiempo conformados por ciclos.


“Con cada nuevo ciclo, la conciencia se desarrolla y tenemos la oportunidad de ir más allá del pensamiento que nos ha limitado o destruído en el pasado. Según el científico de la Nueva Era, Gregg Braden, la actual era mundial que aún no concluimos, empezó el 11 de agosto del año 3114 a. C. y su fin estará marcado por el raro alineamiento de nuestro sistema solar con el núcleo de la galaxia de la Vía Láctea, que ocurrirá el 21 de diciembre del 2012”, cuenta.


Si este evento trae aparejadas cosas buenas o algunas no tan buenas es posible. “La Tierra es la manifestación externa de la forma, que termina siendo un reflejo de la sumatoria de las vidas interiores de toda la humanidad. La conciencia colectiva de esta humanidad y la vida en este planeta están íntimamente conectadas”, asegura.

¿Cómo encarar el cambio?

Los especialistas aseguran que el nuevo ciclo que se está comenzando a sentir se caracteriza por el florecimiento de un estado transformado de la conciencia humana, y esto explicaría que cada persona y familia esté viviendo su propia autotransformación y a la vez, esos cambios se reflejen en el planeta.


Es decir, lo que está sucediendo hoy mismo son: quiebres dolorosos, rupturas matrimoniales, desilusiones políticas, religiosas. Todo se derrumba para que emerja lo nuevo, lo esencial y se produzca el nacimiento de una nueva era, un nuevo ciclo.


“Pueden producirse eventos difíciles, como grandes incendios, erupciones volcánicas peligrosas, terremotos, tsunamis, profundos cambios climáticos. Eso está anunciado ¿y por qué no creer, si ya lo estamos viviendo?”, se pregunta Gladys Nélida.


Otro de los aspectos que están mutando, pero que no son tan visibles al ojo humano son la amplitud de conciencia en torno al derecho de bienestar personal y colectivo a través de la energía alta del amor. Esta nueva conciencia estaría relacionada con vivir con mayor sabiduría y comprensión de que todos son uno.


“Es una conciencia más firme sobre nuestra conexión con la divinidad y un conocimiento más profundo de nosotros mismos como humanos divinos”, dice Daniel Miccael Sais.


En otras palabras, el 2012 nacería una nueva manera de relación con uno mismo, con los otros, con la tierra, el ecosistema, el universo.


¿Cómo prepararse?


Primero habrá que tomar la decisión de creer o no para luego informarse. Buscar en las librerías, asistir a ciertas charlas, tomar talleres y aprender a meditar para calmar la mente y no ser un vendaval de emociones. Aunque también la preparación pasará por tratar a diario, de ser buenas personas y agradecer el privilegio de vivir este tiempo de cambios jamás pensados y estar tranquilos que pase lo que pase, al final de año lo que resulte será algo nuevo y mejor a lo conocido.


Por tanto, no hay duda que para encarar el 2012 habrá que tener paciencia y templanza para enfrentar cada desafío o momento difícil, complicado, intenso.


Es que los cambios nunca son fáciles, pero aseguran los especialistas que el 2012 es la antesala de una era dorada, más auténtica, honesta, fraterna, equitativa y sobre todo, amorosa.


Como recomendación están los 5 sutras o (guía) de la era de Acuario que el maestro de yoga, Yogui Bhajan entregó para practicar, sobre todo este año:
1.- Reconoce que la otra persona eres tú.
2.- Existe una salida a todo obstáculo.
3.- Cuando el tiempo esté encima de ti, comienza y la presión desaparecerá.
4.- Entiende a través de la compasión o malentenderás los tiempos.
5.- Vibra el Cosmos y el Cosmos despejará tu camino.