Cómo prevenir y tratar las grietas que aparecen en los talones de los pies

Es fundamental descartar que se trate de hongos. Si sólo son consecuencia de resequedad, la clave está en la hidratación.

Por M. Francisca Prieto, Emol
Ma. 24 de enero de 2012, 08:09
Más Ménos

¿Sabías que los talones de los pies tienen la piel más gruesa de todo el cuerpo con un espesor de cuatro milímetros? Tomando en cuenta este dato podría pensarse entonces que ese lugar es el más resistente de todo el cuerpo, pero extrañamente no es así. Basta con fijarse cómo se ponen los talones durante le verano: resecos y agrietados.

William Romero, dermatólogo de Clínica Dermovein, explica que frecuentemente los talones se descaman y pierden humedad cuando la piel de esa zona está afectada por hongos. "Pasa mucho que las personas se dan cuenta en verano de esto porque empiezan a usar sandalias, pero en realidad probablemente los han tenido durante todo el año y como antes usaban calcetines no se daban cuenta", afirma.

La segunda causa más común de agrietamiento de los talones es simplemente la resequedad de la piel. "En verano la piel se reseca con mayor facilidad y se pierde agua, y eso en los talones se refleja en estas grietas", dice el especialista.

Entonces, ¿cómo es posible diferenciar si las fisuras se deben a hongos o a simple resequedad? El doctor Romero sostiene que si además de verse reseca y agrietada, la piel de la planta del pie presenta granos rojos y descamación, lo más probable es que se trate de hongos. En ese caso, el dermatólogo recomienda consultar con un especialista, ya que no sirve que la persona se trate con cualquier crema o se automedique con una pastilla.

En tanto, si el talón sólo está reseco, la clave para prevenir y tratar esa condición está en la hidratación con cremas. "El mejor momento para aplicar cualquier hidratante siempre es después del baño, porque en ese momento la piel está más receptiva al producto", aconseja William Romero.

Respecto a la hidratación, hay dos alternativas. La primera es utilizar una crema hidratante común, cuya aplicación -dice el especialista- hay que repetir por lo menos dos veces al día. La otra opción es elegir productos específicos para la zona del pie.

¿Son las sandalias las culpables de las grietas?
William Romero afirma que todo depende de la plantilla que tenga la sandalia. "Si es como la que tienen los zapatos de vestir, no hay mayor diferencia. Pero si hablamos de hawaianas de goma, con ellas el pie transpira más y, por lo tanto, se reseca más. Pero no es que de por sí las sandalias agredan más a los talones o las plantas de los pies", dice.


"Como la piel es más gruesa, existen una serie de hidratantes que son especiales para los pies, que tienen concentraciones más altas del producto humectante", señala el dermatólogo. Vichy, por ejemplo, tiene Podexine reparador de grietas, que contiene manteca de karité y aceite de girasol, entre otros componentes. Esta crema alivia, suaviza y reduce fisuras a partir de las 48 horas de aplicada.

Por su parte, el Lipikar Podologics de La Roche-Posay es un concentrado relipidizante que alisa callosidades, repara fisuras y reconforta.

Eucerin, en tanto, dispone de una crema especial para pies con urea al 10%. Está indicada para pies extra secos, ásperos y agrietados, con callosidades, hendiduras y marcas de presión. También pueden usarla personas diabéticas, con eczema atópico y psoriasis.

La crema SOS Reparadora intensiva con Hydra IQ de Nivea no es específica para los pies, pero igualmente sirve para los talones agrietados, ya que alivia la piel extra áspera y seca. Su fórmula posee Dexpanthenol, un antiinflamatorio y regenerador cutáneo, y caléndula, que cicatriza y suaviza. Hidrata profundamente por más de 24 horas.

Weleda tiene la crema Sani-pies compuesta de caléndula y mirra. Este producto calma y fortalece la piel, y previene la formación de durezas. También tiene un efecto refrescante y desodorante.

Por último, Kiehl’s cuenta con Superbly Restorative Skin Salve, un bálsamo formulado con aceite de Argan y otros emolientes, que ayudan a suavizar y a reponer la piel seca.

Una receta casera que vale la pena probar

Es común escuchar que una buena forma de hidratar los pies es aplicarles una generosa cantidad de crema por la noche y luego dormir con calcetines. William Romero afirma que esa técnica lo que trata de imitar es un procedimiento que se realiza en dermatología y que se denomina oclusión. "Cuando tú ocluyes lo que haces es que aumenta la temperatura, la piel se dilata y el producto entra mejor", explica.

Sin embargo, el médico indica que el ponerse un calcetín de tela no ayuda mucho y en su lugar aconseja utilizar plástico. "Como receta casera, una vez a la semana se puede aplicar una crema especial para pies y envolverlos con alusa plast (plástico que por lo general se usa en la cocina para proteger los alimentos) para que el hidratante penetre más", señala.

También es frecuente que personas que tienen los talones agrietados y resecos, los limen con herramientas que parecen unas verdaderas escofinas de carpintería. Sin embargo, según el dermatólogo de Clínica Dermovein, esta alternativa no es muy aconsejable. "Si el talón está agrietado y además se le pasan estas cosas, en realidad eso puede aumentar la probabilidad de que salgan grietas. Personalmente, no se lo recomiendo a nadie", concluye.