Consejos y reflexiones antes de volver a las pistas tras un quiebre

Para “volver a las pistas” del mercado del amor primero habrá que pasar las penas, renovarse y abrirse a nuevas oportunidades y los cambios, en todo sentido.

Por Francisca Vargas V.
Lu. 30 de enero de 2012, 09:17
Más Ménos


Desde “bienvenidas de solteras”, pasando por un nuevo corte de pelo, renovación de la ropa interior, sábanas, hacer un viaje y hasta comprar aquel objeto que siempre se quiso son algunas de las alternativas que figuran entre las listas de cosas por hacer de las nuevas solteras.


Para elaborarla en detalle con lo “entretenido” por experimentar, será primordial aceptar realmente la separación, pasar las penas, perdonar, perdonarse y revisar, las consecuencias que trajo el cambio de estado civil, en todas las áreas de vida.


Partir por las finanzas y finalizar en el estado que quedaron las relaciones con los amigos, la familia y los hijos. El objetivo será establecer, si es necesario, ciertas estrategias que contribuyan a retomar el equilibrio perdido, en la tormenta que provoca un quiebre amoroso importante.


La terapeuta Soledad Burmeister del Método Yuen y rectificación energética (www.metodoyuenchile.com), aconseja que antes de tirar la casa por la ventana lo viejo y abrirse a nuevas posibilidades, habrá que trabajar la confianza en uno mismo.


“La separación afecta la confianza y cuando se ve vulnerada, la tendencia natural es cerrarnos a nuevas experiencias. Nadie quiere sufrir, nadie quiere que le duela, y eso es lo primero que pensamos frente a la posibilidad de volver a amar”.


Además, agrega, que se debe practicar la libertad de sentir. “Experimentar sin juicios ni prejuicios y permitirse explorar nuevas sensaciones y que no todo sea pensamiento o fantasía sino acción concreta”.


Fernando Marchant, psicólogo de Vidaintegra, añade, que en la etapa de cierre de la relación, las emociones y los pensamientos se encuentran más ordenados, claros y se siente alivio. “Pese al dolor de llegar al final de una relación, hay también un cierto grado de dicha interna, porque se abre un mundo para cada uno, un universo de nuevas oportunidades que debes pensar que son siempre para mejor”, afirma.

¿Y, por qué no?

“Amar es tan natural como respirar”, dice la terapeuta Burmeister y para volver a las pistas, aconseja que la persona debe reconocer una nueva identidad post separación. “Saber quién eres ahora, libre de frustraciones y tristezas, porque en un contexto de conquista, nadie quiere sentarse a escuchar las desgracias del pasado”.


Además, indica que solo la idea de abrirse al amor, ingresar a las “pistas” o preguntarse un ¿por qué no? Son acciones beneficiosas pues indican que la persona está sólida, dispuesta, confiada y libre de las influencias y experiencias del pasado para volver a interactuar socialmente.


“Conquistar y ser conquistado es un juego que puede ser entretenido mientras no afecte las emociones. Quien entiende el juego, que lo juegue… El que se siente más indefenso o vulnerable debe fortalecerse para el juego”, aconseja.


Otros de los ¿por qué no?, que aparecen tienen que ver con la apariencia estética.


Cambiar el ropero, un buen corte de pelo, el maquillaje, convertirse en runner hasta entrar a pabellón, si es necesario, son todos actos recomendables. Cada caso en su propio contexto y posibilidades y bajo la idea de mejorar la autoestima y valoración.


Una acción práctica será mirarse al espejo y preguntarse: ¿cómo estoy?, ¿qué me gustaría cambiar?, ¿cómo me quiero ver?, ¿me acepto como soy?. ¿qué tengo que hacer?


“Externamente somos la manifestación de lo que nos sucede internamente, por lo tanto, lo que sugiero es trabajar a profundidad en el autoconocimiento de este nuevo ser, con esta nueva experiencia, con estos nuevos deseos de vida más el reconocimiento de las novedades que la experiencia de la separación aportó”, promueve Soledad Burmeister .


“Siéntete un rey o reina, créete el cuento y aparece con fuerza, sin miedo o timidez. Piensa que tienes todo para ser feliz y hagas lo que hagas, tienes que ser auténtico y que vaya en la línea de tu personalidad”, aconseja Fernando Marchant.


En definitiva, renovarse y abrirse a nuevas posibilidades son sinónimos de haber dejado atrás la mochila emocional de la separación y estar dispuesto o dispuesta a darle la bienvenida a la soltería, con una sabia sonrisa amorosa.