Los poderosos saltos que hacen quemar hasta 700 calorías

PowerJump o Rebounding es la gimnasia que está de moda. Su encanto está en que combate la celulitis, y tonifica muslos y glúteos, entre otros beneficios.

Emol
Do. 19 de febrero de 2012, 07:00
Más Ménos

Un pequeño trampolín para saltar y rebotar, como en una cama elástica de un parque de diversiones, es el principal componente distintivo de esta gimnasia.

PowerJump o Rebounding trae al presente la experiencia de los rebotes de niños, para realizar un completo y potente trabajo cardiovascular que asegura un gasto calórico de entre 400 y 700 calorías por sesión. Aunque todo dependerá de la fuerza y técnica utilizada para empujar la superficie elástica.

Este entrenamiento nació emulando los ejercicios que hacen en la NASA, donde utilizan mini trampolines para mejorar las condiciones físicas de los astronautas al volver del espacio, y fue creado en Brasil.

"El PowerJump también promueve la pérdida de grasas, mejora la coordinación y el equilibrio, fortalece la musculatura de la región lumbar, la articulación de las rodillas y caderas. Además, tonifica las glúteos y piernas, mejora la circulación sanguínea y la digestión, desintoxica el hígado, masajea los músculos, tendones y órganos internos. También aumenta la circulación sanguínea al cerebro y tonifica la piel y los músculos faciales", así de larga es la descripción de sus beneficios en Body Systems Chile una empresa que promueve diversos programas de entrenamiento a nivel nacional.

Y por si fuera poco, se publicita que con la contracción permanente de los miembros inferiores (pelvis, caderas, piernas y pies) se estimula el sistema linfático, logrando combatir la celulitis y el exceso de peso, debido a que al ser una actividad aeróbica, la grasa es utilizada como combustible y, en consecuencia, se adelgaza por la quema del tejido adiposo.

Las clases, de una hora de duración, se hacen todo el tiempo arriba del mini trampolín especial. No hay descanso, pero las coreografías con música de fondo, van mezclando secuencias con intervalos de alta y baja resistencia. Se exige el uso de zapatillas, que garantizan una mayor seguridad en el continuo aterrizaje.

Las primeras sesiones los músculos salen un poco adoloridos debido a la fuerza que tienen que hacer y a que el cuerpo no está acostumbrado, pero es un "dolor" que se pasa a medida que el o la practicante se dedica con esmero al salto.

Salto-Rebote

Mario Silva, coordinador técnico del gimnasio Gea Mutatis, afirma que el PowerJump despierta en los alumnos curiosidad y ganas de experimentar. "Es un entrenamiento que transmite mucha alegría y diversión, porque al estar todo el rato saltando, te transporta a la infancia, es muy dinámica con movimiento simples que no te hacen perder la seguridad ni tampoco piensas que te vas a caer".

En la cadena de gimnasios Sport Life también lo han incorporado y afirman en su web que mejora la resistencia general y aumenta la fuerza muscular de las piernas, abdomen y lumbares, trabajando también los brazos, caderas y mejorando la agilidad y el alineamiento o postura corporal. 

Al parecer, el efecto aeróbico del salto-rebote es tan efectivo para perder peso o como rutina de entrenamiento, como lo es andar en bicicleta o correr, y tiene la ventaja de producir menos daño en las articulaciones porque la superficie en que se salta no es rígida sino que es de tela elástica.

En tanto, las rutinas consisten básicamente en rebotes suaves o intensos con ambas piernas, una pierna; brazos estirados o ir cruzándolos enfrente; trotes con rodillas al pecho e inclinaciones de cuerpo hacia delante con las rodillas flectadas y manos en la cadera y luego saltar, rebotar. Suena intenso.

El Rebounding o PowerJump puede ser practicado por cualquier persona, pero está contraindicado para quienes tengan problemas de inestabilidad en las articulaciones de la cadera, rodillas y tobillos, dificultades de equilibrio y embarazadas.