Siete consejos para dormir lo que corresponde

Un buen descanso asegura un mejor ánimo y energía al día siguiente, siendo un paso básico para ser feliz. Es por eso que una investigadora de la felicidad entregó valiosos tips para ordenar el sueño.

Emol
Sa. 25 de febrero de 2012, 07:00
Más Ménos
El Mercurio

El Mercurio

Aunque suene demasiado simple para ser cierto, descansar bien y dormir las horas que corresponden es un hábito básico para alcanzar una meta tan ansiada como la felicidad. A esa conclusión llegó Gretchen Rubin, una ex abogada que dejó el Derecho para dedicarse a investigar cómo ser feliz.

“Desde que comencé mi proyecto de la felicidad, me convencí cada vez más de que dormir es vital para la felicidad y la energía”, dice la norteamericana, refiriéndose a “The happiness project”, su libro que muestra decenas de estudios científicos que buscan el mismo propósito que ella.

Asimismo, en su sitio web, Rubin se preocupa de actualizar datos y consejos para que sus seguidores, agobiados por la rutina y las responsabilidades, alcancen un estado de paz interior.

De esta forma, entrega siete estrategias para lograr ordenar y, sobre todo, respetar las horas de descanso que cada persona necesita y merece, y que les ayudará a estar con una mejor disposición al día siguiente.

1.- Determina una hora específica para ir a acostarte: Como explica Rubin, muchos adultos necesitan entre 7 y 9 horas de descanso, por lo que sería preciso acomodar el horario según la hora en que te levantas, para alcanzar a dormir ese tiempo.

2.- No esperes a estar muerto de sueño para decidir acostarte: Sé consciente de las tareas que asumes y los pasatiempos que realizas cerca de la medianoche, y ve si están atrasando mucho la hora en la que deberías estar durmiendo.

La abogada comenta que en el caso de que seas de esas personas que aseguran ser noctámbulas y que a la una de la mañana están frescos -por más que deban levantarse a las 6-, que pruebes con relajarte, sentado, en una habitación oscura, con la cabeza hacia atrás. Así verás realmente cuán activo estás o si tu cuerpo, en realidad, necesita un descanso.

3.- No mires internet ni televisión, por lo menos, desde una hora antes de ir a dormir: ¿Quieres darle una miradita más a tu correo antes de dormirte? Pésima idea. Ver televisión u ocupar el computador es una actividad que estimula los sentidos y aleja a Morfeo de tus sábanas.

4.- No tomes cafeína, por lo menos, desde unas cuantas horas antes de ir a dormir.

5.- Siempre recuerda lo agradable que es despertarte solo, sin que la alarma te deje pegado al techo: La gran mayoría de las personas ha adoptado ciertos hábitos para conciliar el sueño, como ver televisión, jugar con el celular, y -como mencionamos antes- revisar los correos electrónicos. ¿Vale la pena mantener esas costumbres en desmedro de un despertar reparador y liviano? Vale la pena cuestionárselo.

6.- Prepárate con mucha anticipación para acostarte: Hay veces que el cansancio físico o mental atrasa el momento de acostarse, simplemente por la flojera que da pensar en ir a lavarse los dientes y hasta ponerse el pijama.

Para eso, Rubin recomienda ir preparando el terreno con más anticipación y no dejar las cosas para el final. Además, como tema a parte, la abogada comenta que lavándose los dientes antes, puede que haya menos probabilidades de ir a darse una última vuelta por la cocina buscando algo para picar.

7.- Crea una rutina para acostarte y realízala a la misma hora cada noche: Hacer lo mismo todas las noches le indicará al cuerpo que se acerca la hora de dormir. Tómate un té, lee un libro, o realiza cualquier otra actividad que no estimule más allá de lo necesario tus sentidos y te relaje para tu merecido descanso.