Alarma por nueva moda tween de preguntar en YouTube si son bonitas

Cientos de niñas han decidido preguntar directamente por internet, qué opina la gente acerca de su belleza, desatando la preocupación de algunos usuarios y los más descalificativos posteos de otros.

Emol/AP
Sa. 10 de marzo de 2012, 07:00
Más Ménos
A Faye le preocupa que en el colegio no le digan que es bonita.

A Faye le preocupa que en el colegio no le digan que es bonita.

YouTube.com

Se habla de trescientos y hasta de mil videos en YouTube, con niñas menores de 11 años, haciendo la misma pregunta: ¿soy bonita o fea?, desatando la alarma entre padres y psicólogos infantiles que aún no logran comprender porqué, cada día más menores deciden exponerse públicamente a que les digan lo peor.

“Eres tan fea como un pedazo de %$&#”, “tienes bigote”, “¿Por qué tú viven y los niños en África se mueren?”, “Lo que necesitas es un abrazo... En tu cuello... Con una soga”, con algunas de las respuestas que entregan los usuarios, bajo el anonimato que permite internet.

Y mientras algunos les piden a las menores que saquen los videos, que hablen con sus papás y les aseguran que no necesitan preguntar nada a nadie porque sí son lindas, varios postean en los videos de las niñas insensibles calificativos como “attention whores” (prostitutas de atención) y hasta les piden que se desnuden.

Los expertos han retratado esto como una ola de angustia y una tendencia que no deja de preocupar, ya sea por los motivos por los que estas niñas se exponen a la opinión pública de su físico, como también por las respuestas que les pueden entregar.

“Parece que no soy bonita, porque, no sé, en el colegio me dicen ‘Faye, no eres bonita’”, dice una niña de 13 años que ha asegurado en otros videos ser molestada por sus compañeros y que lo está pasando mal por la separación de sus papás.

“En el fondo, todas las niñas saben que la opinión del resto no cuenta. Pero aún así, pedimos ayuda a otras personas porque no creemos lo que los otros dicen”, comentó la niña.

Cuando “Good Morning America” localizó a la mamá de Faye y le comunicó lo que estaba pasando, la mujer declaró: “Me fui de espadas”.

“A cualquier edad, los comentarios negativos sobre uno, nunca son fáciles de escuchar, pero para los preadolescentes y adolescentes que piensan que son un indicio de lo que valen, pueden ser devastadores”, dijo a AP la enfermera y experta en seguridad infantil en internet, Elizabeth Dowdell.

En Chile, la psiquiatra de niños y adolescentes de la Clínica Alemana, Katerina Sommer, explica que durante la adolescencia, la opinión del resto influye mucho en el desarrollo de la identidad.

Sin embargo, los padres pueden trabajar de manera positiva el concepto de sí mismos que tengan sus hijos, ya en los primeros años de vida, de manera de que ellos crezcan con una autoestima más reforzada. “Si los vínculos son seguros y generan la sensación de aceptación, los niños desarrollan confianza en sí mismos y en sus capacidades”, señaló.

Una nueva automutilación

Uno de los videos que más llamó la atención, fue uno hecho por una supuesta adolescente, que en realidad se trataba de una joven de 21 años, Sophia Roessler, estudiante de arte, que decidió hacer su tesis, nada menos, que con un video del tipo “¿Soy bonita?”.

Tal como comentó, una vez que desenmascaró su proyecto ante los usuarios del sitio y a los medios, su intención fue “explorarla transición de niña a mujer”, en un mundo donde las menores crecen confusas acerca de si encajan con los prototipos de belleza y sensualidad.

“Es una experiencia difícil y confusa, y mi video tiene como objetivo expresar algunos de los sentimientos asociados a este período de vida tan incierto. El video actuó como un experimento social y como una opinión de esta preocupante tendencia”, dijo Roessler.

“Hacer preguntas en público, como ¿soy feo? -algo que antes podría haber sido personal-, tiene sentido dentro de este cambio de cultura, señaló la profesora de estudios de los medios de comunicación en la Universidad Pace de Nueva York, agregando que para los investigadores, la manera de actuar de las nuevas generaciones, que desde el comienzo tuvieron acceso a las redes sociales y al “mundo online”, aun no es del todo comprendido.

“A esto se suman las presiones inalcanzables de la industria de la belleza, una dosis de realidad televisiva donde las personas comunes pueden ser famosas súper estrellas que son descubiertas por videos que se vuelven virales en YouTube”, comentó, advirtiendo que esta tendencia se podría interpretar incluso, “como una nueva forma de automutilación, como sucede con los trastornos alimenticios”.

¿Qué pueden hacer los padres? Además de estar pendientes de aconsejar a sus hijos a no exponerse al escudriño público, Sommer pide comprender que así como la opinión y aceptación paterna es sumamente importante para un adolescente, también lo será el ser parte de un grupo, ya que “son metas centrales de esta etapa para la integración y consolidación de la identidad”.

“Lo que más protege a los adolescentes de no ser tan vulnerables a las influencias externas es el ayudarlos a que lleguen a esta etapa de la vida con un buen concepto de ellos mismos y eso se genera en base a un vínculo seguro, al refuerzo de las capacidades, evitar las críticas negativas y el corregir demasiado. Es importante que los padres valoren y refuercen en ellos otras cualidades más allá de las físicas y que mantengan una adecuada comunicación y contención emocional”, concluye la psiquiatra.