Cómo realizar un correcto y seguro alisado en casa

Dos estilistas entregan consejos para que tu cabello no corra riesgos y, a la vez, puedas obtener óptimos resultados.

Por M. Francisca Prieto, Emol
Ma. 24 de abril de 2012, 08:40
Más Ménos

Muchas son las mujeres que utilizan la plancha para alisarse el cabello en casa, ya sea por falta de presupuesto para hacerse un tratamiento de ese tipo en una peluquería, por falta de tiempo o por cualquier otra razón. Por esto, le preguntamos a los estilistas Óscar Mansilla y Oly Vera qué cosas hay que tener en cuenta para que el proceso sea seguro para el pelo, pero a la vez podamos obtener óptimos resultados. Aquí están sus consejos:

1.- Lavado: Según Óscar Mansilla, para obtener un buen alisado siempre es mejor tener el pelo limpio, ya que en esa condición se domina completamente la cutícula. Además, si el procedimiento se hace con el cabello sucio, el calor de la plancha actúa sobre la grasa, dejándolo con un aspecto desagradable.


El estilista hace hincapié en que al lavar el cabello, es importante no poner exceso de shampoo en medios y largos. "El shampoo siempre va dirigido a lo que es el cuero cabelludo, la espuma es la que tiene que ir al cabello", aclara. Además, para lograr un pelo fácil de dominar, aconseja utilizar productos que le aporten peso, como los shampoo y acondicionadores que contengan germen de trigo.

2.- Uso de un producto termoprotector: Ambos estilistas coinciden en la importancia de aplicar un producto termoprotector sobre el cabello que se va a alisar, de manera que éste reciba el calor de una manera menos agresiva. "Lo que (el producto termoprotector) genera es una especie de molécula que envaina o recubre el cabello, para que se genere una especie de tela invisible que lo protege y le otorga más peso", explica Mansilla. Oly Vera agrega que este tipo de productos además ayudan con el alisado y "así no tenemos que pasar diez veces la plancha por la misma mecha".

Para aplicar correctamente un producto termoprotector hay que dividir el pelo en mechones de no más de tres dedos de ancho. Hay que comenzar por detrás, y siempre colocarlo en medios y largos, nunca en la raíz. Se hacen pequeños masajes para que el producto penetre, se peina y luego se aplica el secador.

Los termoprotectores se pueden encontrar en distribuidores de productos de peluquería y también en algunos salones de belleza.

3.- Secado: "Es muy importante que la plancha sea pasada sólo con el pelo totalmente seco. ¡Las planchas no secan, su función es alisar!", resalta Oly Vera. En este sentido, Óscar Mansilla recomienda realizar el secado siempre con la boquilla del aparato en dirección de los pies de la persona. "El aire no puede ir en contra (del cabello), para no generar volumen", explica el estilista.

4.- Planchado: Una vez que se ha extraído totalmente la humedad del pelo, se puede comenzar el trabajo con la plancha. Según Óscar Mansilla, lo ideal es deslizar la plancha lentamente, dejándola no más de tres o cuatro segundos en cada lugar, ya que si se deja más tiempo se pueden generar marcas. "Si te quedas pegada con el alisador en un mechón, corres todos los riesgos de romper puentes sistinos, que son los encargados de mantener el pelo en buenas condiciones", agrega Oly Vera.

Con keratina incorporada
Remington acaba de lanzar Keratin Therapy, una novedosa plancha que contiene microacondicionadores de keratina, los cuales son transferidos al cabello durante el alisado. Además, las partículas en forma de aceite permanecen en las placas del aparato durante toda la vida útil de éste.

Asimismo, el cabello debe tomarse a medio centímetro desde la raíz y se recomienda pasar la plancha sólo dos veces por cada mechón siempre con un movimiento vertical. "Si tú vas tomando ángulos, el desplazamiento que tú generas es también el volumen que tu dejas de la raíz, por lo cual tienes que dejarlo siempre perpendicular a tu cuerpo y seguirlo en línea recta para que te dé un buen resultado", dice Mansilla.

A quienes tienen alisado químico, Oly Vera les recomienda pasar la plancha sólo en las dos primeras capas del cabello, y en el caso de disponer de poco tiempo, afirma que una buena técnica es separar el pelo en cuatro partes y cepillarlo antes de pasar el aparato.

La estilista también aconseja adquirir una buena plancha que ojalá tenga placas nano titanium y regulador de temperatura. Éste es un aspecto muy importante de considerar, ya que equivocarse en el grado de calor que se aplica puede significar quemar el cabello. Por esta razón, Óscar Mansilla sugiere trabajar con una temperatura de entre 125 y 150 grados, si se trata de pelo fino o delicado; entre 180 y 190 si es normal, y entre 210 y 220 si es muy grueso.

5.- Periodicidad: "El uso diario de la plancha provoca sequedad, quiebre de puntas y en muchos casos corta el cabello", advierte Oly Vera. Tomando en cuenta esto, Óscar Mansilla afirma que lo ideal es no utilizar el aparato más de dos o tres veces por semana. También sostiene que es importante dejar descansar el pelo. "Cuando el cabello se electriza con facilidad, hay una deshidratación superior y ahí lo ideal es trabajar con shampoo más hidratantes y evitar los excesos de calor", señala el estilista. En otras palabras, en esos casos hay que hacer la plancha a un lado. Y ¡ojo!, éstas y los secadores también hay que evitarlos durante el verano, para no exponer al pelo a demasiado calor.

“Receta” para un alisado natural en casa

Óscar Mansilla nos revela un secreto para lograr un alisado natural. Asegura que si se hace una vez a la semana, en un mes o un mes y medio el cabello toma más peso, es mucho más fácil de dominar, y está más liso y sin frizz, por lo que la plancha ya no será tan necesaria.

Los mágicos ingredientes son:

- Aceite de oliva
- Aceite de jazmín (se compra en tiendas de productos naturales o en algunos spas)
- Crema para peinar o alisar sin amoniaco

Lavar el pelo con un shampoo neutro, sin usar acondicionador. Juntar 30 ml de aceite de oliva y 50 gr de crema para peinar o alisar, y aplicar la mezcla sobre el cabello, a medio centímetro de la raíz. Peinar con un peine muy fino durante 20 minutos, hasta que la crema se haya absorbido por completo. Posteriormente, enjuagar con agua tibia, hasta que no quede ningún rastro de la mezcla y luego aplicar un poco de aceite de jazmín. Finalmente, peinarlo como de costumbre.